El fracaso de la avalancha y el plan “B”

Manuelito no va para el baile ha quedado demostrado con esa escuálida concentración de sus seguidores en la avenida Libertador que ocupó a lo sumo tres cuadras y media, sobre la que intentaron sus organizadores engañar al país diciéndole que había sido programada para hacerla en la avenida Bolívar pero que la Alcaldía de Libertador les había negado el permiso.

Pero más allá de la “avalancha” que anunciaron, no obstante que se movilizaron desde distintos sitios del interior del país centenares de autobuses de super lujo que coparon las calles adyacentes a los sitios previamente señalados como los puntos de partida para marchar hacia la Libertador, el propio candidato, ya iniciado el acto, dio una vez más demostración de su escasa capacidad intelectual y de liderazgo al resultarle imposible mantener un discurso coherente y de garra política más allá de los cuarenta minutos, tiempo ese record en su campaña y que lo único que lo explica es porque todo cuanto dijo lo llevaba anotado debajo del micrófono y uno de sus acompañantes, una joven dama que se encontraba a su lado derecho, era quien le servía de apuntadora y le iba sustituyendo las hojas una vez que las leía, todo lo cual fue perfectamente captado por las transmisiones en directo de VTV.

Por supuesto que esa asistencia precaria no resultó sorpresa para nadie y aun cuando Globoterror manipuló sus transmisiones intercalando videos viejos, cometió el grave error de no impedir que se advirtiera la descoordinación de los mismos con las voces en vivo de quienes actuaban como animadores de la concentración, lo cual hacía más que evidente la deshonesta conducta de ese medio de comunicación. Un ejemplo de ello lo dio a conocer Aporrea: “…mientras la des..animadora del evento de los escuálidos gritaba a todo gañote...suban sus banderas, suban las banderas, en la imagen transmitida por el canal…las personas permanecían inmutables.”

Este fracaso estruendoso de Rosales, por supuesto divulgado por el poder mediático que ha asumido el rol de operador político de su campaña como un éxito rotundo que le abre con la absoluta seguridad la puertas de Miraflores, es una de las tantas razones que, en nuestro criterio, lo llevaran a retirarse de la contienda pocos días antes del 3 de diciembre, para de esa manera activar el Plan “B” que la oposición maneja debajo de la manga, el cual tiene como único objetivo reeditar los sucesos de abril del 2002, como única salida que en su criterio tiene para deponer a Hugo Chávez de la presidencia.

Sostengo la tesis de que el liderazgo de la oposición está consciente que la salida electoral no es la vía por ahora para salir del hombre de Sabaneta, pero como quiera que Washington le ha ordenado reventarlo ya, igualmente estoy convencido de que ese Plan “B” lo implementará en cualquier momento.

Debemos, por tanto, mantenernos en alerta máxima, pues no podemos permitir que vuelvan por sus fueros quienes tanto daño le hicieron al país el año 2002.



oliver3435@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4501 veces.



Iván Oliver Rugeles


Visite el perfil de Iván Oliver Rugeles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Oliver Rugeles

Iván Oliver Rugeles

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /oposicion/a25975.htmlCd0NV CAC = Y co = US