La verdad de la reunión entre el Papa y la Conferencia Episcopal Venezolana

El Sumo Pontífice espera en su despacho; mientras llegan los purpurados sorbe su te de moringa. Sabe que tendrá que tragar grueso en esa reunión; serán mas de cinco contra uno, una verdadera barricada de sotanas. Por fin se escucha tras la puerta un tun tun anunciando el inevitable encuentro; instintivamente se hace la señal de la cruz. "Qué mas voy a hacer, tengo que calarme a esos diablos con sotana; vamos a ver que sale de aquí, a lo mejor esta vez les da por una de diálogo y le bajamos dos a esa violencia". "¡Ave María Purísima protégeme de esta reunión pacífica!" imploró en aquel preciso momento.

Un olor extraño, una misteriosa niebla se filtraba por debajo de la puerta…

─Adelante ─Dijo el Santo Padre.

Saludaron, se sentaron e intercambiaron informalidades como suele ocurrir antes de entrar en materia. Luego de este preámbulo la reunión comienza; Monseñor Diego Padrón, Presidente de la CEV, procede a leer una carta:

----------------------------------------------------------------------

"Santo Padre,

Los Obispos de Venezuela, por nuestro intermedio, le saludan fraternalmente, le reiteran la TOTAL ADHESIÓN A SU PERSONA y magisterio y rezan cada día pidiendo a Jesucristo que sus palabras y gestos de Pastor Universal revelen a todos los hombres y mujeres la misericordia del Padre Celestial. NUESTRA OBEDIENCIA A SU PERSONA no es sólo afectiva y guiada por la empatía latinoamericana sino de carácter teológico y sacramental. No es discutible, y la explicitamos con la fórmula latina Cum Petro et sub Petro. Cualquier otra interpretación es falsa y malintencionada. De aquí que hayamos recibido con profunda estima y sincera complacencia su fraterna y honrosa carta del pasado 05 de mayo dirigida a todos los Obispos, como su continua preocupación referida a Venezuela.

(…)

Por otra parte, el Episcopado venezolano ha juzgado innecesaria, desigual desde el punto de vista social y, en consecuencia, inconveniente y peligrosa, la iniciativa presidencial de una ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE, convocada sin consultar la libre opinión del pueblo de manera directa y universal, mediante un previo referéndum consultivo. Esta Asamblea, prevista para fines del próximo mes de Julio, será impuesta por la fuerza y sus resultados serán la constitucionalización de una DICTADURA MILITAR, SOCIALISTAMARXISTA Y COMUNISTA, la permanencia ilimitada del actual Gobierno en el poder, la anulación de los poderes públicos constituidos, particularmente de la actual Asamblea Nacional, representante de la soberanía popular, el aumento de la persecución y exilio de los opositores al sistema político dominante y la ampliación de las facilidades para la corrupción de los gobernantes y sus adláteres. De aprobarse, no se descartan mayores controles a la libertad de expresión, incluso a la libertad religiosa, y mayor represión para la ciudadanía. Por estas y otras razones la Conferencia Episcopal Venezolana rechaza categóricamente la instalación y desarrollo de dicha Asamblea Constituyente, de carácter comunal y excluyente.

(…)

Muchas gracias".

-----------------------------------------------------------------------

Luego de escuchar la carta de la CEV, Su Santidad se toma su tiempo mientras medita: « ¿Se imaginan estos diablos con sotana que me voy a tragar toda esta coba? ¿Quién no sabe que la CEV ha estado saboteando mis esfuerzos por facilitar el diálogo en el conflicto venezolano? ¿Quién no sabe que son parte de la MUD y que respaldan a los violentos que incendian preescolares? ¡Fariseos!»

Padrón y el resto de los purpurados están pendientes de la reacción del Santo Padre, se diría que lo espían; parece molesto por el texto. El olor que se filtraba por debajo de la puerta, nauseabundo, infernal, inunda ahora todo el despacho; Los purpurados se miran de reojo unos a otros, con sospecha, pensando que se trata de de un acto natural de alguno de ellos, producto del exceso de vino y la resuelta papa de la noche anterior. Como se sabe, obispos y Cardenales en Venezuela llevan una vida tranquila, feliz, distante de los problemas de la gente de a pie; están bien alimentados y nunca hacen cola, es posible que alguno de ellos se haya excedido en su comilona diaria.

─ Yo no fui ─exclamó S. E. Cardenal Baltasar Porras Cardozo, Arzobispo de Mérida, como si alguien lo hubiera acusado.

─Yo tampoco ─aclaró S. E. Cardenal Jorge Urosa Savino, Arzobispo de Caracas.

─Quien tenga las orejas frías fue ─Intervino Monseñor Padrón.

─ ¡A mí que me registren! … o que me huelan… ─Dijo otro de los purpurados.

─ ¡Aquí lo que huele es a azufre! ─Declaró Francisco, visiblemente molesto por la situación ─En mi despacho jamás había ocurrido algo así; y vamos a estar claros de una vez que no me estoy chupando el dedo, ustedes han estado conspirando contra ese pueblo y hasta estuvieron con Carmona en la abolición de la Constitución y todo el Estado de Derecho ¡A otro Papa con ese hueso! ¡¡Fariseos!! …

─Pero Su Santidad… cálmese…

─ ¡Nada de calma! Hablemos ahora o callemos para siempre. Y no me vengan con cuentos de que Maduro está haciendo el socialismo o va a instaurar el comunismo con la constituyente porque estoy bien al tanto de como ha sido su gestión. Maduro es tan capitalista como ustedes que siempre quieren estar donde hay cobres. Ustedes y la MUD lo que están es arrechos porque los negocios del petróleo y la minería los está haciendo Maduro y no ustedes junto a la MUD,…

─ ¡Nos está insultando Su Santidad! ─Interrumpió Monseñor Padrón ─Nosotros somos unos caballeros aunque siempre nos hemos llevado bien con Fedecámaras y todos los gobiernos neoliberales de la IV… ¡Mas respeto!... Y deje de ser blando con nuestro déspota…

─ ¡Pero bueno vamos a calmarnos! ─Intervino el Arzoavispado de Mérida (alias Cardenal Baltasar Porras) ─Resolvamos este asunto como caballeros o como lo que somos…

...

Cuando se atemperaron los ánimos hubo otra ronda de té de moringa. Después, para los medios, hubo breves declaraciones y aquella foto donde se ve a los purpurados con el diente pela’o y a Francisco muy serio por tener que retratarse con aquellos capitalistas señores.

Días después, la revista The Economist destacó tendenciosamente que los obispos le habían cantado las cuatro verdades al Papa y que le habían dicho "Deje de ser blando con nuestro déspota", refiriéndose al Presidente Maduro.

Lo demás ha sido especulaciones ya que el Papa Francisco nada ha dicho sobre cómo fue la reunión.

olor a azufre

Uno a uno los hermanos fueron llegando con el aire taciturno de las grandes solemnidades y la mirada enrojecida y brillante de los iluminados … El primero de todos en hablar fuer el hermano Padrón ,,,

Mientras escuchaba la farragosa proclama lle pareció percibir como una sombra con cachos que se movía por la estancia…

─Sí, quién es ─Preguntó.

─La vieja Inés ─Contestó una voz; se escucharon unas risitas.

"Encima de que están saboteando mis esfuerzos por la paz vienen también a mamar gallo", pensó con desagrado; "qué se habrán creído estos diablos con sotana"

Le cayeron entre cinco

El máximo representante la Iglesia Católica, el Papa Francisco, manifestó este viernes «que en la voz de los obispos venezolanos resuena la mía»

Foto: Agencias

El Vaticano –De esta manera, el Papa Francisco recibió a la directiva de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), en una en una de las aulas del Palacio Apostólico, en una reunión de 50 minutos donde el representante monseñor Diego Padrón, ratificó su comunión con el papa y agradeció su preocupación por Venezuela.

En la exposición Padrón expresó la situación aumento de conflictividad y el empeño del Gobierno nacional por un Proceso Constituyente, al que consideró peligroso e innecesario, considerando además que «no es la solución para los graves males que aquejan a los venezolanos».

Tras la lectura del presidente de la CEV, el Papa Francisco tomó la palabra para expresar su palabra.

«Estoy al tanto de todo los eventos que se están produciendo en el país», manifestó el pontífice.

El papa agregó además que comparte completamente la percepción que tienen los obispos sobre la situación venezolana y aseguró al Episcopado Venezolano que contaban con todo el apoyo y la simpatía de todos los órganos de la Santa Sede.

De igual manera Francisco ratificó su apoyo a los obispos venezolanos y les invitó a seguir del lado de la gente, a no abandonarlos en su empeño por alcanzar un país justo, a seguir trabajando por la paz y a hacer todo lo que puedan por los más vulnerables,

«Cuenten con mi ayuda en favor de la gente que hoy pasa hambre y necesita medicamentos».

Entre los miembros de la Presidencia de la Conferencia Episcopal Venezolana, destacaron:

  • Monseñor Diego Padrón, Arzobispo de Cumaná, Presidente de la CEV;

  • Mons. José Luis Azuaje, Obispo de Barinas, Primer Vicepresidente;

  • Mons. Mario Moronta, Obispo de San Cristóbal, Segundo Vicepresidente;

  • Mons. Víctor Hugo Basabe, Obispo de San Felipe, Secretario General,

  • S. E. Cardenal Jorge Urosa Savino, Arzobispo de Caracas y

  • S. E. Cardenal Baltazar Porras Cardozo, Arzobispo de Mérida.

Cuentan que a Baltazar Porras el Papa lo castigó con 50 padrenuestro y 200 avemaría por su desobediencia a al diálogo establecido por la Santa Sede, su parcialidad política con la MUD y su apoyo a los violentos callejeros. Ya se sabe que la CEV que, teniendo sus ojitos puestos en el poder como cualquier partido político de la MUD, no harán caso de tales castigo por sus veniales pecadillos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1651 veces.



Oscar Henrrique Fuenmayor Quintero

Licenciado en Educación, mención Matemática y Física, Universidad del Zulia.

 oscar.fmyor@gmail.com

Visite el perfil de Oscar Henrrique Fuenmayor Quintero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Henrrique Fuenmayor Quintero

Oscar Henrrique Fuenmayor Quintero

Más artículos de este autor