Una oposición vestida con sotana y crucifijo…

"Primero entra un camello por el ojo de una aguja,

que un curita de éstos al reino de los cielos"

REFLEXION

"Buen día, camarada", fue el escueto saludo de Anacleto al verme llegar. "Parece que el partido Conferencia Episcopal ha empezado de nuevo con la suyas, amparándose en el respeto que le dan las sotanas, como supuestos representantes de Dios en la tierra. ¿Será que algún día entenderán la misión de Jesús cuando se hizo hombre? ¿O será que olvidarán, como de costumbre, a quienes preferentemente atendía y curaba el Salvador? Yo sé que piensan y predican que, por ser socialistas, tenemos que ser ateos y esa es una mentira del tamaño de la bola del gas. Ellos no son los dueños de la verdad, pero utilizan el púlpito de sus iglesias para tratar de confundir al pueblo con sus ‘y que reflexiones u homilías’. No podemos olvidar a Baltazar Porras, ni a otra figura opositora al eterno comandante Chávez, Ignacio Velasco, como participantes del golpe del 2002 y firmantes del acta de Carmona El Breve. ¿Recuerdan como celebraban en Miraflores, bebida en mano, y luego aseguraron que ellos sólo firmaron una lista de asistencia? También debemos recordar a Ofidio Pérez, Monseñor Birrita, Urosa Sevino, Diego Padrón y otros, jugando a sacar al enviado del Papa de la Mesa de Diálogo, así como una carta de un tal Pietro Parolin, secretario del Vaticano, que trataron de hacer pasar como del Papa. En realidad son ellos, con su partido Conferencia Episcopal, los que ejercen la real oposición en el país y no una moribunda e insepulta MUGRE (trad. del inglés de MUD) que no se recupera de su crisis interna." Me miró fijamente y continuó: "Son ‘y que representantes’ de una iglesia, pero de una iglesia divorciada de la realidad del país. La iglesia del Papa es otra cosa."

Este fin de semana pasada pudimos observar el show mediático y politiquero de un tal monseñor Antonio López en la celebración de la Divina Pastora, en Lara. Observemos que monseñor significa "mi señor"; en este caso debiera significar "mugreseñor" ya que su discurso, aprovechando la presencia de miles de fieles devotos de la virgen, se debe analizar como el de una oposición vestida de sotana y crucifijo, que no puede ser representativa de la totalidad de la feligresía. Tal y como acertadamente aseverara Diosdado, no todos los católicos venezolanos son escuálidos, ni todos los escuálidos están de acuerdo con que su fe sea utilizada como herramienta política.

Lo expresado por ese ser, que olvidó su papel para con los pobres y menesterosos, para con los enfermos y desvalidos, para con los oprimidos y explotados, para con las víctimas de las guerras a las que esta oposición apátrida tiene sometido al pueblo, fue mas exagerado que los cuentos de Roñoquero y Mamblea. Mucha gente, entre la cual se contaban gran cantidad de opositores, no podían creer tantas mentiras juntas, sobre todo viniendo de quién debía atender a quienes él señalaba de estar pasando las de Caín. Expresiones como "Se mueren los niños y los ancianos por la falta de medicamentos", en boca de un supuesto cura, es algo vergonzoso. ¿Dónde estaba él cuando esto ocurría? ¿Dónde estaba él mientras la carroña opositora aplicaba las guerras alimentaria y sanitaria al pueblo? ¿Qué hacía para convencerlos de no martirizarlo?, ¿o mientras les escondía o bachaqueba los alimentos que con tanto esfuerzo el gobierno trataba de que llegaran a su mesa? Seguramente conspirando con la MUGRE o simplemente en la cómoda y ostentosa vivienda en la que habita e ingiriendo opíparamente sus "raciones" de alimentos, porque jamás han logrado entender que ser bondadoso no es regalar lo que nos sobra, sino compartir lo que tenemos con los necesitados; ese es el verdadero apostolado.

Es triste ver como estos personajes ofician una misa como si fuera un mitin político y se olvidan, en su amargura, de que Dios es el que pone y quita gobernantes y eso lo hace a través del pueblo, porque la voz del pueblo es la voz de Dios. Y si la oposición que él representa tuviera esa mayoría que siempre mencionan y que les dio una circunstancial mayoría en la Asamblea Nacional, ¿por qué no le ha acompañado en las marchas y protestas, a las que le convocan con falsas promesas y mentiras, para tumbar al gobierno? Eso es algo para reflexionar, porque cuando se caen las caretas se ven las verdaderas caras. ¡Por sus obras los conoceréis!

Luego de expresar "¡María nos protege de caer en sistemas totalitarios que impiden que el pueblo sea libre y digno! ¡Viva nuestro pueblo digno, que quiere vivir en verdadera democracia!" habría que preguntarle: "¿Fue el pueblo el que lo eligió en el cargo que ostenta? ¿Fue democrática su selección?" Porque que yo sepa, el papado es vitalicio, así como sus jerarquías, y el pueblo "que quiere vivir en verdadera democracia" no es consultado al respecto. Jesús y su madre María nos han abierto los ojos para que jamás volvamos a caer en las miserias de este tipo de personajes que dice representarlos, porque ellos son los verdaderos fariseos del siglo pasado y de éste, sin la menor duda.

Para colmo, el partido político "Conferencia Episcopal" tuvo la desfachatez de denunciar que "la ola de represión y persecución política que se ha desatado en los últimos días lesiona gravemente el ejercicio de la institucionalidad democrática", saliendo en defensa de conspiradores que, luego de arduas investigaciones, han sido atrapados con las manos en la masa y con armamento de guerra, entre el cual se encontró explosivos de alta potencia como el C4. Sus planes incluían la muerte de algunos de sus propios seguidores para echarle la culpa al gobierno y desatar una ola de violencia entre el soberano. Pero, ¿alguna vez se han pronunciado a favor de las víctimas de la guarimbas? Como dice el profesor Lupa "Misterios de la ciencia."

Todo esto me obliga a confesar que yo no creo en los curas y aseverar que no creo en Dios, sino que estoy seguro de El. Esa seguridad es la que me lleva a clasificarlos como "fariseos" que se escudan diciendo que son "pastores" pero que no expresan ni una palabra de fe ni de amor, sólo ira, odio y repudio. El Papa Francisco ha sido muy claro en lo que debe ser la iglesia, sobre todo en aquello de definir la iglesia como la oración colectiva de los fieles. Pero, ¿pueden ser fieles quienes vemos actuar como unos vulgares opositores con sotana y crucifijo? Si quieren ser políticos, quítense las sotanas, para que cuando alguien se defienda de sus ataques y les responda como se merecen, no salgan a vociferar que se "está atacando a la Iglesia".

Por eso siempre les recordaré la expresión de mi hermano "el bachaco": ¡Pueblo, conoce a tus verdugos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1167 veces.



Luis Semprún Jurado

Profesional, productor audiovisual, co-productor y co-moderador del programa radial El Ojo de la Ciudad en Maracaibo, estado Zulia

 luissemp2003@gmail.com      @luissemp

Visite el perfil de Luis Semprún Jurado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Semprún Jurado

Luis Semprún Jurado

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a240271.htmlCd0NV CAC = Y co = US