¿Guerra económica o economía en guerra?

Con la llegada de comandante al gobierno producto de las elecciones presidenciales para el año 1998, se produjeron acciones conspirativas contra su sistema político, pues, su única intención siempre ha sido y es, ayudar a los excluidos o invisivilizados de políticas nefastas dirigidas por la aristocracia que hoy sigue luchando para obtener el poder a costa de las sacrificios sociales del pueblo venezolano. Hechos demostrados con el golpe de estado para el año 2002 junto al paro petrolero conducido por la Coordinadora Democrática y que aún siguen en vigencia con el paro perpetrado a la economía venezolano de la mano de FEDECAMARAS, CTV y FEDEINDUSTRIA, cuando llaman a la ruina de los microempresarios con el único motivo falaz y timador de sacar del gobierno al presidente Chávez.

En este sentido, sigue la lucha fratricida y antropófaga de la oposición en contra del pueblo venezolano,- quien apoya las acciones de inclusión con una revolución social-, producto del llamado al desconocimiento de la constitución de la República Bolivariana de Venezuela con acciones subversivas como lo es, la acción de calle después de las elecciones de Abril de 2013 al ganar el presidente obrero y chavista Nicolás Maduro Moros quien fuere canciller con el comandante eterno Chávez; el excandidato presidencial y perdedor por segunda vez en seis meses Henrique Capriles Radonski, con un discurso de incitación al odio y la violencia, dejó como saldo 13 víctimas y cerca de un centenar de heridos, además de innumerables daños materiales en centros de salud y servicios públicos del país; estos acontecimientos son parecidos a los del 2002 cuando irrumpe en la embajada de CUBA y somete junto a Leopoldo López al canciller del comandante Chávez en su momento Cap. (Ret). Ramón Rodríguez Chacín.

Estas acciones desproporcionadas y premeditas con alevosía lograron afectar a venezolana, en donde, actores políticos del sector político y económico de la extrema derecha, una vez siendo derrotados por la verdad y el amor de un pueblo a la libertad y soberanía, decidieron actuar in situ con desabastecer los anaqueles de sus principales supermercados y farmacias para luego justificar acciones violetas iniciadas simultáneamente desde San Cristóbal – Edo. Táchira el 12 de Febrero, al celebrarse el día de la Juventud venezolana en las principales plazas Bolívar del país, en donde, grupúsculos toman las principales calles y avenidas, evitando el traslado de compatriotas a los principales centros de salud y a su vez evitando la llegada de alimentos para el sustento de la familia venezolana; esto arrojo 22 fallecidos e innumerables daños a la infraestructura del estado venezolano.

Son evidentes los acontecimientos sociales dadas en pleno por la extrema derecha tanto venezolana como extranjera en contra del pueblo y esto tiene como finalidad una guerra silenciosa de desgaste llevando a cabo un impacto económico y social de cara a las venideras elecciones parlamentarias, ya que, con el desabastecimiento y la especulación de los principales productos para el consumo del pueblo, quieren provocar ira hacía el gobierno, por ende, hay una guerra económica propiciada para generar descontento y cólera en el venezolano. Estas acciones han logrado ejecutar políticas contundentes de parte del presidente obrero para mitigar las acciones y echar de un zarpazo a los especuladores y así proteger la economía de la población con la implementación de los fiscales popular para ejercer contraloría directa a los comercios surtidores de alimentos y electrodomésticos.

Se evidencia una guerra económica por la extrema derecha pero el pueblo venezolano junto al gobierno del presidente chavista y obrero, están dando la batalla para ganar otro episodio más de intento de desestabilización social, sin embargo, continúa una economía en guerra, ya que, se evidencia como el mercado paralelo ajustado por el dólar – peso continúa su avanzada en contra del Bolívar fuerte, pues si se investiga cual es el valor real de la moneda venezolana con respecto al peso, se demuestra que para el momento está en 173, 01 pesos por bolívar según fuentes oficiales del Banco República de Colombia pero en la frontera colombo – venezolana se localiza el cambio a 0,21 pesos por bolívar; es decir, están desmenuzando el bolívar a pedacitos a causa de una guerra económica de la cual la república de Miranda, Bolívar y Chávez mantiene una batalla sin cuartel en contra de una economía en guerra gracias a factores externos ya bien conocidos y señalados.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2709 veces.



Jesús Alberto Sánchez Hernández

Educador. Miembro del equipo PSUV sector universitario.

 jash79.jesusalberto@gmail.com

Visite el perfil de Jesús A. Sanchez H. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús A. Sanchez H.

Jesús A. Sanchez H.

Más artículos de este autor


Notas relacionadas