Pildoritas 94 (año VII)

Una “ledesmada” más, inaceptable y repudiable

La verdad es que esta oposición, que padece el país, sobre todo algunos líderes, unos devaluados hasta más no poder por sus metidas de pata, producto del desconocimiento de una realidad venezolana que casi en todo el mundo reconocen como un cambio diametral en la manera de gobernar a través de actividades inéditas, valga decir la misiones sociales y el gobierno de calle en el que por primera vez vemos a los ministros, viceministros y altos funcionarios del Estado en la calle y no en las comodidades de una oficina con aire acondicionado y aislados del pueblo, tanto que en al cuarta no era raro oír la queja que expresaba que los del gobierno se acordaban que había pueblo, sólo en época de elecciones y otros porque no se sabe a cuenta de qué, a pesar de tener sobre su conciencia crímenes de lesa humanidad y un largo prontuario en lugar de curriculum, durante la cuarta, aun permanecen vigentes en un sector de la población y han logrado engañar a mucha gente, hasta tal punto que hoy ostentan cargos de importancia, desde el cual aprovechan para conspirar en la búsqueda de resquebrajar la voluntad mayoritaria del pueblo nacional.

El más vivo ejemplo es el alcalde Metropolitano, de quien ya nadie duda es una de las piezas del ajedrez conspirativo que se mueve desde el gobierno gringo y quien en su ultima aparición en los medios, confirma su dependencia foránea, al salir a negar esta verdad tan grande como una catedral, con una declaración aberrante y ofensiva contra una sector muy querido de la sociedad venezolana, ubicado en el campo de los adultos mayores, que son nuestras abuelas a quienes señala como las financistas de las guarimbas y de la subversión que ha vivido nuestro país en los últimos tiempos.

Es de esperar que las organizaciones de adultos mayores, que existen en el país y que agrupan en su mayoría a los beneficiarios de la Misión “En amor mayor”, no se queden calladas y salgan a repudiar lo que este descerebrado ha declarado y que el gobierno realice algún acto de desagravio a los miles de abuelitas que deben estar ofendidas ante tamaña afirmación de este sujeto, pero que además, como en el caso de la madres del gobernador de Yaracuy y de la “negra” de zurdakonducta, fueron victimas de los guarimberos, criminales, inmorales y no pocos consumidores, que como sabemos gozan del apoyo de este personaje siniestro cómplice de esas muertes y quien sabe de cuántas más,.

Honra a nuestras abuelitas y que Dios perdone a este sujeto detestable de la fauna política opositora venezolana.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1443 veces.



Saúl Molina


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: