Pildoritas 68 (año VII)

Señores de la derecha ¡Estudien por favor!

A la vergonzosa oposición que aquí padecemos y a sus medios, una vez que termine este nuevo intento de tomarse el poder por vías diferentes a las constitucionales, hay que someterlos a un tallercito o seminario lo más elemental posible, a ver si por fin aprenden a diferenciar lo que es una manifestación, una protesta o una acción violenta como las que durante casi dos largos meses le han hecho vivir a una parte del país con la llamadas guarimbas.

Hay que intentar que diferencien entre manifestación que no es otra cosa según la RAE que: “una reunión de personas que desfilan para dar sus opiniones o reivindicar algo”, es decir es una gente que se junta para marchar entre dos puntos y hacer conocer sus peticiones o planteamientos, durante la cual muestran sus banderas, pancartas, sus canciones e himnos, si es que las tienen, (aquí, los de la oposición no, por supuesto), y por esa vía intentar despertar la atención de algún ente público o privado, a fin de lograr algún objetivo que piensa les beneficia. En cambio la protesta es por lo general una muestra de disconformidad o descontento con fines similares a los de la manifestación y que a diferencia de esta puede ser estática, es decir circunscribirse un espacio o punto de encuentro sin desplazamiento.

Ambas se caracterizan por ser pacíficas, sin daños a personas y/o bienes.

Mientras que lo otro y que hemos vivido, cada vez que a la derecha de este país se le ocurre incursionar en prácticas prohibidas, para salir del gobierno y que hemos conocido como guarimbas, que por sí solas ya son violentas, porque operan contra las libertades de los vecinos obstruyéndoles el libre tránsito, conculcándole el derecho a la educación, a la salud e incluso a la vida, es violencia pura, porque además casi que en su totalidad traen acciones que dañan la propiedad publica y privada así como el ambiente.

Ahora bien lo que exaspera de los violentos es que para ellos lo que hacen son sólo simples manifestaciones y/o protestas “pacíficas”, es decir para ellos los muertos que suman más de tres decenas, los heridos que casi llegan a un centenar, los más de 5 mil árboles quemados y/o talados, los daños a la electricidad y al agua, la quema de universidades, centros de distribución de alimentos, instalaciones de salud, incendios provocados y mil etcéteras más, son manifestaciones y/o protestas y lo más risible y doloroso a la vez, es que la mayoría de los medios, se prestan para hacerle creer a la mayoría de los venezolanos y a la comunidad internacional. que lo que aquí esos desalmados de la derecha, cobardes, porque ni siquiera dejan ver sus rostros hacen, son muestras de pacifismo puro, queriendo colocar al pueblo como portadores de una ceguera de tal magnitud y una incapacidad de raciocinio, que lo que ha logrado como en otras oportunidades, es el repudio de la mayoría y resultados adversos en cada elección.

Así que lo que nos queda es intentar educar a quienes confunden paz con guerra y manifestación y/o protesta con guarimbas cargadas de violencia y muerte.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1379 veces.



Saúl Molina


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas