Las orientaciones de la guarimba criolla

Guerra de baja intensidad y manual de campo 100-20

La guerra convencional y la competencia pacífica entre las naciones, tienen en su intermedio la Guerra de Baja Intensidad, normada en el Manual de Campo 100-20 del ejército de los Estados Unidos; aplicada hoy en Venezuela bajo la conducción de grupos fascistas debidamente entrenados según el mencionado manual; la aplicación de este instrumento de actuación en los nuevos tiempos es complementado con la guerra mediática, donde se fabrican escenarios comunicacionales amañados tendentes a ganar apoyos locales, regionales e internacionales que justifiquen la intervención militar e imposición de gobiernos apátridas que respondan a los intereses de las grandes trasnacionales y el sistema financiero transnacional.

Según este manual, deben ser considerados cinco imperativos básicos: dominio político, unidad de acción, adaptabilidad, legitimidad y perseverancia; las cuales deben ser ejes transversales a las cuatro categorías de la Guerra de Baja Intensidad, tal es el caso de: insurgencia y contrainsurgencia; luchas contra el terrorismo, operaciones de mantenimiento de paz y operaciones de contingencia en tiempos de paz.

De la categoría insurgencia y contrainsurgencia, acá en Venezuela se aplica hoy la insurgencia, esta se realiza según le manual a través de un grupo selecto de asesores o de una organización de ayuda. Las operaciones psicológicas forman parte integral del apoyo a la insurgencia para conseguir la movilización de la población en su favor, mediante el desarrollo de campañas de desprestigio del gobierno que ha sido definido como objetivo para la aplicación de una Guerra de Baja Intensidad.

Uno de los imperativos básicos es la adaptabilidad, en el caso venezolano la variante de este imperativo indica el desarrollo de la acción criolla (guarimba), garantizando la logística y la retirada segura en el bloqueo de calles, por lo cual, los grupos cierran calles y avenidas que estén a una distancia no mayor de cincuenta metros de sus casas de habitación, utilizando basura, cauchos y objetos de concreto de las casas aledañas al sitio de la acción, donde las casas alrededor de la acción se transforman en unidades de apoyo y resguardo de los guarimberos una vez que llega la fuerza pública, así mismo, la introducción de modalidades practicadas por paramilitares colombianos, como la colocación de guayas y alambrados para provocar el degollamiento de ciudadanos, lo que ya ha causado dos muertes violentas; estas modalidades se explican por la orientación del paraco mayor, Álvaro Uribe, que se constituye en la base de apoyo al imperio al interior de América Latina, asesor directo del Leopoldo López, María Machado, Ledezma y otros.

Estos pequeños focos, se articulan con grandes focos en plazas u otros espacios públicos que los opositores han convertido en sus iconos mediáticos; por ejemplo en la ciudad de Maracaibo, utilizan la Plaza la Republica; en Caracas, la Plaza Altamira; en San Cristóbal, la Plaza de las Palomas; y así, en cada estado o municipio tienen su espacio matriz previamente seleccionado; las orientaciones centrales son divulgadas a través de las redes sociales y teléfonos celulares en algunos casos satelitales, cuando se desplazan más allá de los cincuenta metros lo hacen en motos de altas cilindradas(modalidad paraca), debido a que ellos mismos anulan el desplazamiento vehicular, con ello, evitan las entradas de las fuerzas anti motín, además que causan molestias que pueden sacar a alguien de sus casillas y provocar alguna masacre que se convierta en un desencadenante.

Develado el origen, naturaleza y modo de las acciones se deben generar respuestas asertivas que alivien el desgaste de las fuerzas del orden público, objetivo de los guarimberos; fuerzas públicas imposibilitadas de estar simultáneamente en varios sitios y en número suficiente para evitar el cierre de calles, por eso, las respuestas de las armas de republica deben ser reforzadas con el pueblo organizado en cada uno de los espacios claves de actuación de los guarimberos, así como con los funcionarios revolucionarios de aquellas instituciones proclives a ser atacadas por los fascistas, tales como CORPOELEC, CANTV, PDVSA, Centros de Salud y otras instituciones sobre las cuales ellos tradicionalmente descargan su odio, y en donde además los fascistas de la quinta columna juegan su papel erosivo en estas instancias, sobre lo cual escribí en el año 2007

Estamos en un proceso cívico militar y cualquier decisión o acción en defensa de la patria, además de tener un marco político e ideológico convincente, debe responder al carácter cívico militar de nuestra revolución, atendiendo a los problemas más relevantes que he venido advirtiendo desde el año 2007: la baja capacidad política e ideológica de los cuadros medios, el paramilitarismo, los quinta columna y la mayoría de los medios de comunicación privados, que en su momento identifique a estos tres últimos factores como fuerzas de ocupación en el proceso revolucionario, así ha sido y en consecuencia actúan.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2448 veces.



Roger Lázaro


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: