En síntesis

Cuando ser bueno acarrea pérdidas

Ninguna sociedad civilizada logró estabilizar sus instituciones, sin antes imponer orden en casa, lógicamente entendiendo la disciplina social en el mejor sentido de la palabra. Una democracia—así sea bobalicona e ingenua— tendrá dificultades para respirar cuando permite al terrorismo hacer fiesta con el derecho ajeno, me refiero a ese espacio que la constitución o contrato social acostumbra reservar a personas jurídicas y naturales.
Lamentablemente los sucesos en actos del bicentenario de la gloriosa Batalla de La Victoria en 1914, pusieron al descubierto que la canalla no tiene paz con la miseria pues son unos desarmados y monstruosos enemigos de las más nobles causas del pueblo venezolano.

Esta vez, quisieron aprovecharse del malestar que ellos mismos han generado con la guerra económica, para intentar incendiar el país con la creencia de que podrían pescar en río revuelto y derrocar al Presidente Maduro.

Y porque somos un pueblo sabio y paciente, era de esperarse que la canalla saliera con las tablas en la cabeza. Ojala que esta dolorosa lección que costo la perdida de tres inocentes vidas y de cuantiosos daños materiales, sea prodiga en enseñanzas para evitar que se repita, porque quedó demostrado que cuando nos pasamos de buenotes, por esas cosas injustas de la vida nos toca quedar como los malos de la película. Vaya ironía.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1381 veces.



Freddy Elías Kamel Eljuri

Presidente del Instituto Municipal de Patrimonio Histórico de la Alcaldía Bolivariana del Municipio Miranda del estado Falcón. Vicepresidente de la academia de Historia del Estado Falcón. Escritor. Productor radial.

 kameleljuri@gmail.com

Visite el perfil de Freddy Elías Kamel Eljuri para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: