¿Maduró Capriles con las derrotas ante Maduro, o solo cambia de apariencia para nuevos escenarios?

A decir del cantor del pueblo Ali Primera: “Si le quitas el veneno al cascabel, aunque suene las maracas deja de ser cascabel”, en el caso de Capriles se podría afirmar que: “Si le dejas el veneno al cascabel, aunque no suene las maracas sigue siendo cascabel”; y es que ahora se presenta con una cerrada barba para connotar madurez, la cual dura hasta que abre la boca para seguir drenando veneno, ahora con nueva apariencia, es así como, en diario capitalino al referirse al tema de la violencia, Capriles expreso: "Si nosotros queremos ganarle la lucha a la violencia hay que tener hechos y no retóricas. Este problema desbordó al Gobierno", entonces alrededor de un problema que afecta toda la nación este señor aprovecha para desmeritar los esfuerzos del Ejecutivo Nacional.

El “señor de la barba” en parte tiene razón, y es que él sí mostro hechos en el tema de la violencia, cuando al perder las elecciones presidenciales ante Maduro instó a sus seguidores a delinquir asesinando a trece venezolanos, y allí está este personaje campante, con su cara dura y ahora peluda para dar apariencia de madurez y seriedad, como si la madurez nace con los bellos de la cara.

Sin embargo, este cambio de apariencia no es casual, tampoco es trivial, ni fue que Capriles está limpio en estos días y no tiene para comprar una presto barba; en una era donde la imagen en los medios de comunicación juega un papel casi determinante, sus asesores pretenden borrar del inconsciente colectivo, tanto del Chavismo como de la oposición, aquel rostro sudoroso y ojos saltones que han identificado a un perdedor, por un rostro sereno, con símbolos de madurez, experiencia y dotes de estadista. Y es que, en el 2014; donde no hay elecciones, por lo tanto, necesitan posicionar un nuevo producto de marketing político para la manipulación y el engaño, probablemente estén repasando el libro de Joe Maccginnis, “Como se vende un Presidente”.

Obviamente Capriles no ha madurado políticamente y a ningún nivel a pesar de las derrotas consecutivas, y aunque en los próximos meses se esté pisando la barba y se teja moños en los bigotes, sigue siendo un gran instrumento de la burguesía nacional y sus dueños imperiales.

Mosca, el lobo disfrazado de oveja no pudo engañar al pueblo, ahora cambia de disfraz; barba y bigotes contra los mostachos de Maduro, que a alta velocidad se ha ido posicionando en el alma, corazón y conciencia del pueblo venezolano, a pesar de los errores que deben formar parte vital de su aprendizaje.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1306 veces.



Roger Lázaro


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: