Pildoritas 80 (año VI)

Respuesta a la pregunta de caprichito; “¿Qué harían si uno no existiera?”

Si no existieras caprichito, muchas cosas, situaciones y dolores de las que hemos sido testigos y hemos vivido los venezolanos, simplemente no hubiesen sucedido, por ejemplo:

Si no existieras, no existiría el record de notas en tu carrera de abogado, que te configuran como un pésimo estudiante, lo que explica que en lugar de ejercer, lo que encontraste más fácil fue acogerte a la costumbre cuartorepublicana, en que los partidos cambiaban curules por prensa y como sabemos, fuiste, la nunca desmentida cuota del Bloque de La Cadena Capriles, nada menos y nada más que por el Zulia, sin siquiera conocerlo.

No hubieses pertenecido a la secta diabólica de Tradición Familia y Propiedad en la que aprendiste las prácticas fascistas que te han llevado en los últimos años a causarle tanto daño a tantos.

No hubieses publicado en tu twitter el forjamiento, nada menos que de un documento militar, para luego negar tamaña irresponsabilidad delincuencial.

No tendrías en la picota a tu compañero de lucha, el Diputado Caldera comisionado por ti, para recibir dudosas contribuciones para la Campaña.

O no tendrías un padre que recibe dinero para quién sabe qué cosas.

El general Rivero no estaría encanado por decirle a sus asesorados, cómo deberían actuar en sus guarimbas por orden tuya.

El país no hubiese sido sometido a la vergüenza de tener que cargar con un candidato presidencial de tus características que te convierten en la antítesis de un estadista, que es lo que se merece esta gloriosa Patria.

La oposición hubiese tenido otro candidato, que los hay en la cuarta sin un prontuario como el tuyo, con principios democráticos, y ahora no estaríamos lamentando las muertes de 11 compatriotas, propiedades e instalaciones de salud incendiadas y múltiples heridos.

No tendríamos a tanta gente exigiendo justicia a los organismos competentes.

El Estado Miranda, debido a tu enfermiza obsesión por ser presidente a toda costa, no estaría abandonado a su suerte y al Gobierno Nacional ocupándose en pleno de las responsabilidades que a ti te corresponden.

No tendríamos al Cuerpo Legislativo Mirandino, buscando Justicia por la burla a Las Leyes que estás cometiendo.

No tendríamos que exigir que se averigüe de dónde sacaste tantos dólares para tener un apartamento de lujo en New York.

No hubiésemos sido sometidos al espectáculo deprimente de una violencia planificada en el seno de la Asamblea Nacional y ver cómo, haciendo gala de sus dotes actorales salieron, previamente maquillados ante sus medios, a hacerse las víctimas para obtener una solidaridad que no se merecen.

No estaríamos sometidos casi a diario, a tener que verte con tus gestos destemplados, incontrolados quien sabe por qué (todo el mundo sabe pero no lo dice), los medios cómplices lo callan, desvariando con expresiones como la que inspiro este articulo: “¿Qué harían si uno no existiera?”, pregunta propia de esos que llevan en su humanidad una carga exógena de alguna sustancia muy conocida por el daño que causa.

No hubiesen sido secuestrados y amenazados de muerte Winston Vallenilla y Roque Valero, con sus familias, por desadaptados debido a tu discurso de odio, en un restaurante de Lecherías.

Si no existieras a mi y a muchos, los vecinos, envenenados por tu discurso y los medios tarifados que te apoyan, no nos estuvieran haciendo la vida imposible con sus cacerolas frente a nuestras casas y metiéndose con nuestras familias y propiedad.

Si no existieras, no estaríamos tan avergonzados ante el mundo, como estamos, precisamente porque existes.

saulmolina2006@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1597 veces.



Saúl Molina Z


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: