Follow the Flaco, osea, síguelo si puedes

Osea, ¡qué estrés! Basta mirar mi muro de Facebook para darse cuenta de lo difícil, osea hard, que es luchar contra la dictadura, porque lo difícil no es fácil, osea, y por eso tengo un líder que me dice lo que debo hacer.

Y me dijo que votáramos, que confiáramos en el sistema electoral, osea y yo voté por él, y una maquinita, delante de mis propios ojos, me dijo que la huella de mi dedo gordo era mía, yo lo vi, osea, y voté, y apreté el botoncito y salió el papelito que decía que voté por Capri, osea, el Flaco. Pero no, osea, era mentira, el CNE es maluco y tramposo, osea, yo lo vi por Globovisión.

Entonces desconocemos, osea, y el lunes salimos a descargar nuestra arrechera, tal como nos pidió nuestro flaco, y escribí en mi Facebook que quería matar a los todos chavistas, osea arrecha, y mandé como un millón de tuits súper furiosa, osea, para que el mundo supiera lo violentos que son esos chavistas cobardes que justo cuando tienen que ser violentos, para que la comunidad internacional veo lo hurriblis que son, osea, no vinieron en hordas a destruir mi casa, osea, qué frustración.

Queremos paz, osea, lo dijo el flaco el martes, al día siguiente, osea, y yo tuve que querer paz arrecha, porque queremos la paz, no como esos chavistas que solo quieren la guerra y por eso hacen trampas, para que nosotros nos arrechemos y quedemos como los malos, pero somos pacíficos, osea, lo vi por Globovisión. No hicimos nada sino arrecharnos cívicamente, osea.

Yo, que había comprado cacerolas para toda la semana, me encuentro frente a la tele, osea, escuchando que ya no vamos a cacerolear sino a poner salsa, esa música niche, osea, y a esa hora me tuve que poner a descargar mi arrechera descargando una salsa hurribli pero libertaria, para meterla en mi iPad, osea, sufro como Maricori, osea, todo esto solo por querer vivir en paz.

Fue tan intenso, osea, que nos fuimos de puente el 19 de abril, yo me fui a Mayami, osea, a respirar un poco de freedom, osea, porque tenemos derecho a respirar.

Regreso cargada de bolsas súper nice y descubro que solo queremos que cuenten las papeletas, eso dijo el flaco y eso puse en Facebook y lo tuitié mil veces para que el mundo supiera que solo queríamos eso, osea, porque ahí está la trampa, lo sé, osea, porque por eso soy una de las personas decentes y pensantes de este país.

No, que no son la papeletas, que son las máquinas. Maquinas, máquinas, máquinas, grité por la redes sociales. No, no, ahora son los cuadernos, que parte de queremos los cuadernos no entienden los chaburros, tuiteo pacíficamente.

Tampoco son los cuadernos, no queremos la auditoría que queríamos, la gente que progresa sabe que siempre querer más. Así que Capri va a impugnar, osea, qué arrechera, porque eso es lo que, hace una semana, los chavistas me decían que tenía que hacer, osea...

carolachávez.wordpress.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3914 veces.



Kiki Aranguren / Carola Chávez

Periodista y escritora. Autora del libro "Qué pena con ese señor" y co-editora del suplemento comico-politico "El Especulador Precóz". carolachavez.wordpress.com

 tongorocho@gmail.com      @tongorocho

Visite el perfil de Carola Chávez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carola Chávez

Carola Chávez

Más artículos de este autor