El debate sin sentido:

Desde las contradicciones de Pablo Medina y su argumento de la diarrea en Venezuela hasta el vota duro de María Corina

 

Te miré y de pronto te empecé a querer sin imaginarme que podría perder…Tropecé de nuevo y con la misma piedra…Tropecé de nuevo y con el mismo pie”.

"El político de la oposición venezolana es un ser de muy malas costumbres" suele afirmar el pueblo. Tiende a cometer los mismos errores, las más recientes investigaciones científicas en el campo de la politología, la estadística y la misma sociología lo confirman: Siempre recurren a los mismos discursos y a las mismas estrategias, a las mentiras de siempre, contra todo gobierno de izquierda, sin darse cuenta que han fracasado una y otra vez al enfrentarse con el Presidente Hugo Chávez en todos procesos electorales realizados en nuestro país.

En verdad la oposición venezolana tiene agotado su discurso, y anda del timbo al tambo dándole golpe a todo mogote para ver si pega una para poder tumbar al gobierno de Hugo Chávez. María Corina como si fuera poco contradice a Pablo Medina con su slogan de “Vota Duro”. El millón de casos de diarreas de Pablo medina pareciera darle cierta relevancia en los medios de Comunicación venezolanos.

Desde los mensajes “escatológicos” hasta el desear una invasión yanqui al estilo Libia, han argumentado los candidatos de la MUD con tal de salir del presidente Hugo Chávez. Entre tanta porquería, los candidatos más débiles como María Corina, Pablo Medina y Diego Arias no se dan cuenta que ya los consorcios de la información internacionales y los nacionales escogieron su candidato.

Enrique Capriles, es el candidato escogido por el departamento de estado norteamericano para que enfrente a Chávez. La Historia vuelve a repetirse, esta es la Segunda edición del capítulo del Frijolito Primero Salas Romer. Pablo “dedito” Pérez va a anunciar su retiro del careo interno de la MUD. La oposición en Venezuela no es nada creativa, se le nota en bojote cuando se contonea, en verdad podemos decir que Chávez los tiene locos y locas.

El discurso de la oposición se fue al caño, demostrando así que desde que apareció en el escenario político y electoral el Comandante Chávez, este se ha convertido en una dura piedra de majar en la cual se han estrellado los mediocres candidatos de la oposición.

Todos van hasta su destino, hacia el cementerio de la mediocridad, por un lado están los candidatos que quieren presentar con un nuevo rostro a la derecha fascista, valiéndose de su imagen de Yupis, y también están quienes tratan de imponer el pasado puntofijista con un discurso por demás deficiente en el cual ofrecen eliminar las Misiones creadas por el Gobierno de Chávez. También están los fracasados de la Izquierda rancia venezolana, que con su cara de arrepentimiento andan ofreciéndose al mejor postor como apoyo electoral y como bandas de choques.

Qué triste papel el Gabriel Puerta, que asiste a cuanta presentación de programas de gobierno realizan estos fracasados, y además grita sin descaro alguno que él era adeco. De cerca lo sigue el mediocre y fracasado Pablo Medina denunciando que él propuso a Chávez las medidas “Comunistas” más radicales para salvar a Venezuela, pero ahora no se atreve a proponérselas a sus actuales compinches de derecha.

Douglas Bravo, se debate entre la fantasía del bandolero de montaña nunca victorioso y su compromiso cada vez mayor con la ultra derecha venezolana e internacional. Se niega a reconocer que la Revolución en Venezuela vino por otro camino, superando con creces a aquel tercer camino que nunca concretó sino en una traición a sus ideales. Ahora es adicto a los medios de la derecha para lanzar sus viejas palabras que suenan a lo mismo que suenan las canciones de protesta de Soledad Bravo, a traición.

De Andrés Velázquez ni nos molestaremos en hablar, no tiene ni siquiera dignidad, pasó a ser una esperanza para el pueblo a convertirse en un pelele, por obra y gracia de un maletinazo convergente que le compró la presidencia de la Republica.

La oposición venezolana, en la búsqueda del poder ha echado mano a cuanto argumento inverosímil exista sin lograr que la imagen de Chávez pierda arraigo en el imaginario de la inmensa mayoría del pueblo venezolano. La oposición necesita tanto de Chávez para mantenerse viva, como necesita de un candidato outsider, que podría venir nuevamente en lo repetitivo del guión electoral del gobierno norteamericano, desde las mismas entrañas del gran empresariado venezolano o lograr que los dineros de la oligarquía pueda mantener la mediocre candidatura de algún triste Yupi de la MUD, para manejarlo a su antojo.

Ya no van las candidaturas de Leopoldo López, ni la de Diego Arria, menos la del ingenuo Pablo Medina, en pocas horas se anunciará el retiro de la candidatura de Pablo “deditos” Pérez. La candidatura de María Corina ya agotó el momento de gloria del “expropiar es robar” y comienza a decaer por el mismo peso que le imprimió el Capitalismo y no precisamente el popular. Van a tener que recurrir a la vieja táctica del supuesto fraude electoral para invocar al genio de la Invasión yanqui a nuestro país, al viejo estilo de John Wayne.

Y seguirán los falsos debates, continuará el show, y ellos volverán a plantear nuevos esquemas de desestabilización, según las cartillas que les dicte el Departamento de estado norteamericano. Volverán a decir que Chávez es un dictador, aunque les gane una nueva elección y volverán con sus discursos vacios de sentido y coherencia. Dirán las mismas cosas de siempre y el pueblo se alejara más de ellos.

Se dice que el político de la oposición venezolana, es el único ser capaz de tropezar dos, tres y hasta mil veces con la misma piedra, es decir, que son la única especie política que cae varias veces en los mismos errores y se tropieza una y otra vez ante la historia, por lo tanto caen neciamente en sus mismas trampas en cada proceso electoral.

Debido a la mala intención, pereza, tendencia a hacer siempre lo mismo, resistencia al cambio, escasa capacidad autocrítica o el deseo autoritario de querer tener siempre la razón a la fuerza, tienden a repetir una serie de graves errores históricos y conceptuales. Algunos comportamientos irracionales les impiden progresar y reconocer que Venezuela escogió un camino para su liberación y esto no tiene marcha atrás. Debido a todo lo antes dicho, los venezolanos y venezolanas debemos vivir la misma comparsa carnestolendas cada año por parte de la mediocridad de la oposición.

obedvizcaino@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4206 veces.



Obed Juan Vizcaíno Nájera


Visite el perfil de Obed Juan Vizcaíno Nájera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Obed Juan Vizcaíno Nájera

Obed Juan Vizcaíno Nájera

Más artículos de este autor