Zamuros

Memorias de un escuálido en decadencia

¡Nos jodimos!, con la enfermedad del dictador y su estancia en Cuba nos fuimos de agallúos. Comenzamos a decir de todo. Mientras el régimen no informaba, a nosotros, en la oposición, nos dio por dar a conocer nuestros bajísimos instintos. Y hasta desde Washington  nos llegó un escrito de un analista internacional hablando de la transición, y que estuviéramos listos y que buscáramos unos técnicos allá, es decir, en Washington. 

Así, repito, no vamos a llegar a ninguna parte. El régimen nos enseña un trapo rojo y nosotros lo envestimos con furia. Es verdad que ya perdimos la dignidad  con todas las cosas que hemos dejado de apoyar en la Asamblea, pero coño, tampoco vamos a ir por allí mostrando lo indignos que somos. Eso de salir a declarar pendejadas todos los días sin ningún asidero, sin argumentos, esa vaina nos va a llevar a estar toda la vida en este peo. Contamos con los periodistas y los medios y sin embargo el régimen nos está dando medio palo, dígame con el desfile del 5 de Julio, no joda, allí no había nada que decir, lo hicieron bien, y se acabó, pero salimos de pajúos a mandar a los mismos estudiantes de siempre –nadie sabe qué estudian ni dónde estudian- a joder para crear nosotros la noticia, y de paso, también María Corina Machado cayó en la provocación y se fue al desfile, esas pendejadas no podemos seguirlas cometiendo. 

La verdad es que dimos una lástima del carajo. Allí está, por ejemplo, Fracaso Petkoff, ese también se empató que si el dictador no puede seguir gobernando desde Cuba, porque la sede del gobierno es Caracas y otro montón de pajas locas que ya nadie le para la mínima bola, y ese hombre dándole a la lengua allí, sin nadie que le diga en la Mesa: Cállate Fracaso, que ya tú también estuviste en el gobierno de Caldera y te dieron hasta con el tobo, pero no, que si hasta aquí llegó el régimen, que se acabó, no hay más nada, que si Adam Chávez es el sucesor, no, que Diosdado, no, José Vicente, el hombre es Elías Jaua, no, es Nicolás Maduro, no, yo creo más bien que la vaina va por el lado de la hija, en fin, la pusimos de oro. 

Y cuando el 4 de julio  -día de nuestra independencia- llegó el dictador, entones vimos un concierto de bocas abiertas en nuestros medios, y ahora cuando estamos volviendo en sí, después de este coñazo, comenzamos a decir que ese hombre parece que no está enfermo porque habló en el balcón del pueblo, recibió a los cancilleres, se reunió con los presidentes Lugo, Morales y Mujica, no joda, ahora lo criticamos porque está haciendo lo que decíamos que tenía que hacer aquí y no en Cuba. 

- Triste, no sé porqué  estoy triste, no sé.- Me canta Margot. 

robertomalaver@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3544 veces.



Roberto Malaver

Periodista y escritor. Niega ser humorista, a pesar de algunas evidencias que indican lo contrario. Co-moderador del popular programa "Los Robertos", al cual insisten en llamar "Como Ustedes Pueden Ver". Co-editor del suplemento comico-politico "El Especulador Precóz". "Co-algo" de muchos otros proyectos porque le gusta jugar en equipo.

 robertomalaver@gmail.com      @robertomalaver

Visite el perfil de Roberto Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: