Progresistas

Memorias de un escuálido en decadencia

De mal en peor. La vaina que acabamos de hacer no tiene nombre: La gente de Podemos, Patria Para todos, Causa R, Bandera Roja, acaban de crear un Frente Progresista para el Cambio. ¡Qué bolas! Ahora sí se montó el elefante en la vidriera. Esa vaina seguro que fue idea del fracasado Petkoff. La muestra de debilidad que estamos dando la ven desde la luna. Así no vamos a salir del autócrata, como lo llama Pompeyo.  

Ocurre que Margot, una escuálida de pelo en pecho como no pare otra madre, me llamó y me dijo: “Pana, en El Ávila es la cosa. Vámonos pallá. Y en el camino te cuento”. Y pasó la Margot en su Mercedes dos puertas buscándome y se largó con su discurso. “Yo creo que estamos derrotados. Acabados. Lo que vas a ver ahorita es una comiquita. La creación del Frente Progresista para el Cambio. No es serio este cementerio, amigo, ¿tú crees que Ismael García tiene algo de progresista? ¿Andrés Velásquez? ¿Henri Falcón? Coño, si esa gente es progresista nadie lo ha notado. Y ellos, en vista de que Ramos Allup los tiene jodidos, porque tiene gente y tiene partido y tiene organización, y ellos no tienen nada, ahora quieren montar este circo” 

Margot estacionó el Mercedes y caminamos hasta el hotel –lindo hotel, ojala que no lo expropien-. Y allí estaban las cámaras de nuestro querido canal, Globovisión, y más allá estaba Luis Miquilena –Dios mío, ¿qué hace éste hombre aquí?, me pregunté cuando lo vi. Y Américo Martín, y Eduardo Fernández y Gabriel Puerta, y Pablo Medina, y Teodoro Petkoff y “auxilio, estamos en la cuarta, Margot, sácame de aquí”. Margot muerta de la risa, me dijo: “Tápate los ojos y la nariz para que no te de vergüenza”. 

Y el locutor presentó  a pastorita tiene guararé conmigo, es decir, a Pastora Medina, y aquella mujer dijo que la oposición no había estado a la altura y que si patatín y patatán, y vino José Albornoz, y se notaba que tenía mucha pena, pero dijo sus vainas ahí, y luego vino el hombre que saltó de la liga profesional de béisbol a manager de la MUD. Es decir, se fue a las ligas menores, Ramón Guillermo Aveledo, y dijo que todos los caminos conducen a la unidad, y cuidado con una vaina que ustedes se descarrilan, porque el dictador nos va a volver a ganar. Y después vino el trío matavotos: Andrés Velásquez, Ismael García y Henry Falcón,  y se acabó aquella vaina. Teodoro Petkoff no sabia qué decir, y Eduardo Fernández, echo el loco, le preguntó a Américo Martín "y ¿para qué hicieron esta vaina?” Pablo Medina, después que había llamado cobarde a Andrés Velásquez en su libro testimonial, ahora lo abrazaba y “qué bien Andrés”. 

No es mi llanto, es el humo del cigarrillo que me hace llorar. 

robertomalaver@gmail.com

@tobertomalaver



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4052 veces.



Roberto Malaver

Periodista y escritor. Niega ser humorista, a pesar de algunas evidencias que indican lo contrario. Co-moderador del popular programa "Los Robertos", al cual insisten en llamar "Como Ustedes Pueden Ver". Co-editor del suplemento comico-politico "El Especulador Precóz". "Co-algo" de muchos otros proyectos porque le gusta jugar en equipo.

 robertomalaver@gmail.com      @robertomalaver

Visite el perfil de Roberto Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: