Pildoritas 172 (año 03)

Los escuálidos no son saboteadores, de ninguna manera, son muy cobardes para hacerlo personalmente, eso sí tienen con qué y cómo contratar a sicarios de las diferentes especialidades, así es como han asesinado campesinos, que reclamaban su derecho a la tierra, así es como mataron a Danilo, así es como el 11 de abril asesinaron a sangre fría a decenas de venezolanos, así, así así….ahora, como el sabotaje con los alimentos, ha sido enfrentado con éxito por la Revolución, y ya contamos con una red de distribución que elimina intermediarios y a la gente le llegan los productos a buen precio y en abundancia, les ha dado por sabotear un servicio público vital como es el servicio eléctrico, ya las autoridades lo han constatado, las fallas presentadas no son fortuitas, existe fundadas sospechas de que son provocadas y nada de raro tendría, aun en las empresas del estado quedan rezagos del esculidismo, que impregnados por el odio que les ha sido insuflado por los medios no tiene nada de raro que se presten para una canallada, pero también sabemos que tenemos, un éxodo provocado y alimentado, de paramilitares, que se quedaron sin trabajo en su país y que se ofrecen al mejor postor para venir a poner en práctica lo que saben hacer muy bien, matar y sabotear.

Por ello en estas semanas que quedan de campaña, a sabiendas de que las acciones desestabilizadoras van a arreciar en proporción a la desesperación, el gobierno debe incrementar la inteligencia y ojala pueda agarrar con las manos en la masa a alguno de los criminales contratados para que cante con su mejor voz y así poder llegar a los autores intelectuales y financieros que se sabe quienes son , pero que se requeriría de pruebas contundentes para poderlos incriminar y ponerlos a buen recaudo, donde se merecen estar por traidores a la patria que es lo que en realidad son.

PRODUCTO DE SU DESESPERACIÓN

La desesperación del esculidismo es por muchas razones: No levantan cabeza en las encuestas, las que publican pretendiendo confundir, se les caen cuando vemos quienes son los propietarios de las mismas y cuál es su record de mentiras y desaciertos en las quince elecciones que conocemos , carecen de un líder quo pueda ir al frente de la batalla, carecen de movimientos políticos con arraigo popular, no tienen programa, ni proyecto, ni ideología, ni mensaje, es tal el desespero que caen en la bajeza de ofrecer tetas gratis para buscar votos,.

Quizá la peor de sus desgracias es la carencia de un conductor, con el carisma, la credibilidad y el discurso de un Hugo Chávez, que ha penetrado en el corazón de las grandes mayorías y que no tiene rival que sea capaz ni siquiera de recorrer un barrio del país con la capacidad de poder decirle a la gente que se la juega con sus candidatos a la nueva Asamblea Nacional; sufren lo indecible cuando ven cómo el pueblo se vuelca a las calles en una aceptación evidente de que dan como buena la oferta, no solo porque los candidatos han sido escogidos por el pueblo, sino porque su líder los avala, y eso para el esculidismo es imposible, no lo han logrado en 11 años, menos ahora cuando su desprestigio ha llegado al término  de tener que recurrir a prácticas detestables como lo de la inmunda foto, lo de PDVAL, la utilización descarada de la prensa de la derecha internacional, porque cual cobardes no son capaces solos, de enfrentarse a esa avalancha de pueblo que va detrás de  Chávez, anunciándoles una nueva derrota.-

He ahí pues el peligro de reacciones violentas; las posposición de la apertura del año escolar para después de las elecciones, les ha dado en la madre, pues tenían entre sus planes sacar a la calle a jóvenes y niños para actuar como lo saben hacer con violencia; sin en ellos estuviese ya habrían repetido lo del las ultimas elecciones parlamentarias, pero como esa estrategia se les cayo estrepitosamente, no les que de otra que recurrir a la violencia en la esperanza pro enésima vez que desde el Norte se dispare el gatillo de la intervención armada; pareciera que es la única esperanza que les queda, lo cual no podrían lograr sino incendiando el país para dar la sensación de ingobernabilidad, pero bien sabemos que para ello no tiene guáramo, ya lo han intentado sin éxito y al demostración que el pueblo les ha dado al no dejarse manejar y de allí la pobreza de ss movilizaciones, es más que suficiente para que desistan de su objetivo, por ello la revolución debe estar ojo avizor, ante otras acciones que como las que hemos venido observando en el campo eléctrico, puedan contribuir a crear un clima negativo para que se concrete con éxito lo que ya es un hecho irreversible, una derrota contundente el próximo 26 S.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1505 veces.



Saúl Molina Z


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: