A Mario Silva y el enredo global

En “La Hojilla”, hemos visto momentos supremos y en tiempos difíciles este programa se ha convertido en un soporte y un estímulo para los revolucionarios.

A mí particularmente no los desplantes de Mario y el bochinchito con sus camaradas de set, el cual revela un poco de desprecio hacia los tele videntes. Esto es una opinión personal. Por lo demás el programa es un bastión insuperable de valor y respuestas al enemigo.

En cuanto al royo de GLOBO, estoy completamente de acuerdo con muchas de sus apreciaciones, pero hay algo que quiero resaltar en todo este asunto y es el hecho de la FRUSTRACIÓN e IMPUNIDAD.

Mira Mario, si se trata de que no debemos permitir grupos anárquicos haciendo lo que les da la gana (esto ratificado por H.CH.F), pero debemos analizar por que se producen estas convulsiones.

Podría ser por la bisoña inoperancia del PSUV.

Otra, la increíble incompetencia de actores oficiales ante problemas graves.

Otra, la perfecta IMPUNIDAD en la cual vivimos en lo referente a las violaciones legales de los medios escritos y televisivos.

En Venezuela NO hay libertad de expresión, sino LIBERTINAJE de expresión y pocos le paran bolas.

Anteayer por ejemplo un medio escrito dijo que “la leche está radioactiva” e incita al caos alimentario y los órganos del poder guardan un sepulcral silencio.

No quiero nombrar a CONATEL, porque crece la arrechera. Todos los días en GLOBO se producen groseras violaciones a la LEY y en ese organismo idiota, nadie responde.

En el gobierno nadie sabe de los negocios de MACHADO ZULOAGA, dueño de GLOBO. Nadie sabe de sus dollares, impuestos, ventas y propiedades.

Todo este cuadro descorazonador, tiene como consecuencia que de cuando en vez afloran filones violentos de gente achicharrada por la rabia y sobre todo por la realidad que NO PASA NADA.

Si, si, claro, debemos tener un plan inteligente y mediático para contrarrestar la diatriba del imperio y la oposición, pero mientras tanto pacíficamente debemos aceptar que somos unos IDIOTAS.

Esto es a veces difícil y solamente mediante la estricta disciplina, se puede evitar el impulso de ir a tumbarle la puerta a estos grandes carujos.

Por otra parte Mario, esa posición asumida de ser muy severo con esas manifestaciones de pura arrechera, podrían ser interpretadas como apaciguamiento, un llamado a la resignación, mientras el Imperio nos come vivos.

Dame una medida enérgica en contra de los violadores de la Ley y te daré mucha paz.

De todos modos, no te me vuelvas una especie de “madre superiora”, tratando de imponer orden entre las monjas levantiscas.

fnatera@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3406 veces.



Francisco Natera


Visite el perfil de Francisco Natera Amundaraín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: