Y repetidas, de ñapa

Historia, historietas y cuentos de camino

El grupo Friosa es noticia porque el gobierno la ha intervenido por unos detallitos que van desde acaparamiento hasta sobreprecio. Aunque los medios no han hecho mucha bulla al respecto, pues le han dedicado más cobertura a don Eugenio, es bueno decir que hace unos 15 años atrás, este grupo fue noticia por cosas parecidas.

¿Recuerdan el caso de Representaciones Semaris? Se trata del mismo grupo Friosa, que en aquella oportunidad fue denunciada por contrabando de frutas. A la sazón la cabeza de ese grupo, don Serafín, quien es el flamante esposo de doña Irene Sáez, tiene por alias dentro y fuera del país, “El Rey de las frutas”. Pero no solo fue eso, poco después también quiso distribuir un lote de ajos chinos en mal estado, así como un cargamento de charcutería procedente de España, cuya venta había sido previamente prohibida por las autoridades de ese país por sospecharse su contaminación con virus de aftosa.

Por aquellas épocas cuarto republicanas, don Serafín se jactaba de tener en nómina a varios generales. Hasta un político que se le enfrentó por aquellos días, terminó aceptando financiamiento del don para su campaña política.

Por ahora, se repite la historia de las frutas.

En muchos Mercados Municipales ocurre que están rodeados de un cinturón de buhoneros, quienes tienen de todo lo que no se consigue en abastos, supermercados y en ocasiones ni en los mercados de PDVAL o Mercal. Sabemos que muchas veces, al seguir la cadena de distribución, pueden verificarse conexiones entre ese tipo de detallistas y los grandes distribuidores de alimentos. No es casual, es parte del plan de desabastecimiento, pues si los buhoneros respetaran los precios del azúcar, leche, café, aceite, margarina y hasta pollo, sería una simple derivación en la cadena de distribución. Pero la especulación anda con el moño suelto entre sus tarantines, donde el sobreprecio de dichos productos anda por 300%.

¿Cómo se explica que los empresarios promuevan escasez artificial por acaparamiento, pero los buhoneros siempre tengan de esos productos acaparados? ¿Será que grupos como Polar y Friosa han comprendido que eso de “las redes populares” es también un canal de distribución de alimentos y por ende un elemento desestabilizador? ¿Cuentos de camino?

La salud, que es algo de suma seriedad, es puesta en juego por personajes demasiado conocidos. Desde el inefable Antonio Ledesma, su consorte y sus huestes antediluvianas hasta la nueva camada fascista. Es cierto lo dicho antier por Mario en La Hojilla; ese no es un juego nuevo ni lo juega la oposición nada más. Desde que aparecieron las misiones distintos factores adversos al proceso han procurado entorpecer, ralentizar y hasta paralizar su avance, cuya esencia y razón es la salud del Pueblo. La burocracia, sorteada con éxito en principio, fue permitida por gente que hizo vida en la revolución y que estaban allí precisamente para que eso no ocurriera. Pero además dieron rienda suelta a los negociados y cuando eso ocurre, más temprano que tarde comienzan a conspirar. Aún hay especímenes que medran entre las breñas del proceso llevando las cepas de la contrarrevolución embojotadas en chaqueticas y boinas rojas. Historia vieja.

Los medios golpistas han hecho de estás episódicas guarimbas hospitalarias, una suerte de novela por capítulos, de historieta ramplona y fraudulenta entregada semana a semana por los distribuidores de basura mediática.

En la medida que nos acercamos a septiembre arreciarán los ladridos golpistas. Sus acciones, aun con matices circunstanciales, serán las mismas de siempre. No sé, pero de acuerdo a los datos de encuestas serias, pueda que la historia de no ir a elecciones se repita. Mire que no han dado pie con bola en ninguno de sus recientes intentos de golpe.


coolthin@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3531 veces.



Plácido R. Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor