Dejemos para ellos aquello de ¨Como vaya viniendo vamos viendo¨

Pildoritas 356 (año 03)

Si hacemos un balance de las actuaciones del oposicionismo venezolano, durante los últimos años y tratamos de concretar en una sola idea lo que ella ha sido, nos encontramos con que hay que concluir que es una especie de masa informe, dependiente única y exclusivamente de lo que dispongan en el Norte, desde donde les vienen no solo instrucciones sino el financiamiento que por cierto se pelean a cuchillo a ver quien se queda con la mayor tajada.

Por otro lado la dinámica que el Presidente le ha dado a su especial forma de gobernar, atacando de frente y de manera diligente cada problema que se vaya presentando, esté o no esté previsto en los planes y proyectos que este gobierno sí tiene, mantiene a la contrarrevolución como ratón perseguido por gato o “cucaracha en baile de gallinas”, por lo que les toca aplicar aquello de “como vaya viniendo vamos viendo” y entonces lo que les queda es salir en los medios, inventando cualquier argumento, traído de los cabellos, en desesperados intentos por minimizar las acciones y los éxitos de un gobierno que, aceptando que tiene sus fallas y errores, apenas comprensibles pero aumentados mediáticamente, tiene en su haber una inconmensurable obra en todos los campos de la vida nacional.

Como ya el pueblo los conoce y se les adivina cada paso que quieren dar, cada estrategia, generalmente con visos antidemocráticos, pues sus objetivos son para desestabilizar, buscar conflictos, sumar posibilidades, para lograr su fin último que no es otro que defenestrar de Miraflores a un hombre, quien por fin les ha salido al paso a los enemigos de la Patria, de aquí y de fuera y sin pelos en la lengua los ha denunciado y puesto en evidencia.

El pueblo no es ciego y menos ahora después de 10 años en que la inclusión ha sido el norte y la columna vertebral de la administración Chávez, cuando los índices de crecimiento y desarrollo superan en mucho los casi 50 años del puntofijismo, cuando se puede palpar en millones la gota de petróleo representada, en la posibilidad de sonreír sin traumas porque tuvo acceso a la misión sonrisa, o cuando puede ver de nuevo lo bello de un paisaje y el rostro de sus seres queridos porque la misión milagro llegó a sus ojos, o cuando ve sus hijos en cualquiera de las misiones educativas manoseando la posibilidad de labrarse un futuro, o cuando cualquier miembro de la familia superó dificultades de salud sin tener que endeudarse o dejarse morir, o cuando pudo levantarse un poco más tarde porque hay un nuevo servicio de transporte que le lleva más rápido a su sitio de trabajo, o cuando tiene cerca de sus casa establecimientos que la Revolución ha creado para que adquiera sus alimentos y útiles del hogar a precios bajos, o cuando observa que donde había indigentes ya no los hay porque el gobierno se está ocupando de ellos a través de una misión que lleva el glorioso nombre de “Negra Hipólita”, o cuando ha logrado o tiene la esperanza cierta de lograr que su hábitat mejore o pueda obtener una vivienda digna lo cual era impensable con los gobiernos por los que el pueblo pasó pero el cual no pasó por ellos, o cuando ahora, puede acudir en Caracas y a futuro podrá hacerlo en muchas ciudades del país a degustar una rica arepa socialista al precio máximo de 5,00 Bs.f, o cuando, si su mujer se embaraza o si va a ser madre soltera, tiene la seguridad de que el gobierno le garantiza con la nueva Misión Niño Jesús, atención integral antes, durante y después del parto para ella y su nuevo ser, o porque los churupitos que tenia en el banco que se los robó, se los salvó el gobierno con intereses y todo, diferencia de los que le sucedió a su pariente, conocido o amigo cuando mandaban los que ahora pretenden regresar etc. etc. entonces no le queda otra posibilidad que decirse a si mismo: “no puedo cometer el error de ser un ingrato así yo no haya sido beneficiario, no puedo permitir que la gente que casi acaba con mi país, que casi entrega la soberanía, o que la entregaría como en Colombia, pueda llegar a gobernar de nuevo mi Patria” pero es que además cada hombre cada mujer, que se quiera a si mismo (a), quiera a su familia y a su país tiene que sacar de lo profundo de sus ser esa capacidad que Dios dio a todos, que es la de pensar qué es lo que más le conviene a los intereses de la tierra y a los seres queridos que el Creador nos regaló y por los cuales debemos luchar para bien.-

FELIZ 2010, un año en que, o consolidamos la Revolución, o de nuevo se puede comenzar a frustrar el sueño de Bolívar.

Nos encontramos en enero, si Dios quiere, gracias a quienes me hacen el honor de leer mis humildes reflexiones, opiniones, y lo que a veces pretenden ser análisis.-


yuviliz40@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2746 veces.



Saúl Molina Z


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: