Aborto I violación

Toda mi vida de profesional dentro de la medicina, en el campo de la obstetricia i ginecología he estado interesado en el problema del aborto; pero pocos años después de graduarme en Filosofía i fundar en L.U.Z. la cátedra de Ética Médica, la he dedicado en gran medida al problema del aborto desde todos los puntos de vista posibles; he escrito ponencias, tengo un capítulo en un libro inconcluso de Ética i Bioética Médica, he dado conferencias, charlas divulgativas, hice exposiciones en la ANC, he publicado artículos en revistas i prensa, he participado en televisión, foros, mesas redondas, he discutidos con colegas estudiantes, sacerdotes, filósofos, etc., i todavía tengo que chocar con personas que, como sucedió con Jorge Olavarría en la Asamblea Nacional Constituyente (Escarrá, Otaiza i otros) todavía hai gente que repiten el mismo error que les señalé: “quien habla apodícticamente, desorientando i regando disparates (hablar de lo que no se sabe ni se ha estudiado) es un deshonesto intelectual”. Recientemente en un artículo publicado en PANORAMA, creo que titulado DÉJALOS VIVIR, un columnista me volvió a incomodar repitiendo el disco rayado, como si el aborto fuera algo que solamente es decisión intencional de algún médico, o de una pobre o rica mujer desesperada, i no un problema médico social i ético de inmensas proporciones por lo variado de las indicaciones i las respectivas soluciones. Primero, creen que es una única entidad sin forma, sino una pelota de fútbol que patear i que la única indicación “criminal” es por la “violación”. Al respecto he visto no solamente el citado artículo (le escribí al autor) sino que uno de los políticos que me cuesta creer que sea abogado por lo obtuso de su mente al razonar, el miembro de Primero Justicia Julio Borges, en un mamarracho de libro titulado BORGES ARRECHO (de lejos me llamó la atención creyendo que se trataba del extraordinario Jorge Luis Borges) escrito por uno de los periodistas más mediocres que tenemos como es Roberto Giusti. Considerando imposible gastar aunque fuese un bolívar en comprar el libro, lo revisé en puntos clave i vi que de disparates sobre el aborto, sobre Dios i la vida eterna; citando como problema en el aborto la violación, i justificando su falta de criterio a no darle importancia a la violación “porque apenas el 4% de la violaciones” causan un embarazo no deseado. Lo debieron graduar en una universidad católica o tener ofuscación religiosa grave. I finalmente, me llegó ayer una opinión por Internet que no se queda atrás en los disparates.

Todo me recuerda lo de un sacerdote Sacramentino en el templo de San José, Maracaibo, a quien he mencionado en mis escritos cuando de estudiante de medicina, me hizo saber del disparate del INDEX de la iglesia i que podía seguir leyendo la Historia General de la Religiones de Salomón Reinch uno de los autores prohibidos; años después, con unos alumnos me porfiaba que en la Maternidad debíamos bautizar a los embriones - abortos, porque eran almas que plenarían el LIMBO. Hoi no sé que pensará de eso, cuando la iglesia romana dejó sin existencia ese “invento”, semejante al cielo i al infierno. Debe ser porque nadie ni se acordaba del limbo, pero sí del infierno que es el instrumento mete-miedo del gran negocio.

Sin embargo, coincidiendo con estos recientes disparate, aparece en prensa i en Interné, la noticia de una niña de nueve años embarazada después de ser violada. Según Borges el de primero injusticia, le debíamos decir a la niña i a los padres: no se preocupen, solamente que es uno de los cuatro casos de cada cien. El Presidente Lula, un hombre bueno de pueblo como lo es Chávez, ha protestado i seguro que pide el aborto; empero el columnista de PANORAMA i el que escribe en Internet, le dirán: primero que todo se privilegia el embrión que tienes adentro, antes que tu vida; embrión que no podrá prosperar o crecer porque no tiene espacio ni condiciones para ello;

Posiblemente lesione los genitales de la niña para siempre i si se salva será una mujer estéril, o lo más seguro que muera por tratar de salvar unas células vivas, un ser en potencia con casi cero probabilidades de vivir. Bertrand Russell decía que “es mui fácil ver los problemas demás desde lejos, mientras no nos toquen a nosotros mismos”. A quienes opinan lo contrario a Lula i a médicos conscientes, les preguntaría: supongan que esa niña de nueve años es su hija mui amada o una nieta ¿Qué decisión tomarían? A las parejas con o sin hijos, pero que tienen el diagnóstico de que la señora tiene un embarazo ectópico ¿La dejarían morir de una hemorragia interna por un embrión que jamás llegará a vivir tampoco?. Esto son apenas, dos ejemplos, de cientos que se pueden citar. Cuando algunos se atrevan a leer el libro LA VIDA SEXUAL DEL CLERO, por el escritor español Pepe Rodríguez, se conseguirán que casi el ciento por ciento de los sacerdotes que embarazan a una mujer, a una “hija de María”, lo primero que proponen i está demostrado que hacen, es recurrir a un aborto sin indicación justificada, lo que no admitimos los médicos i que se califica de aborto criminal. Sin embargo, existen muchas indicaciones legales de hacerlo, por indicaciones médicas, científicas i sociales. ¿Por qué tanta demagogia, falso cristianismo o religiosidad, tanta mentira perversa, i no les duelen los cientos o miles de niños ya formados, escolares i sanos que son asesinados en Irak, Afganistan i sobre todo en la faja de Gaza?


robertojjm@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2494 veces.



Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a74056.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO