Gran manipulación sobre las masas en la aldea global

"El nuevo medio, el que sea que venga, podría ser la extensión de la conciencia, incluirá a la televisión como contenido, y no como medio. (…) Los medios electrónicos cambiarán e influirán para siempre en la sociedad y hasta pueden librarnos del mundo impreso. (…) Una computadora como instrumento de investigación y comunicación será capaz de aumentar la recuperación de información, hacer obsoleta la organización masiva de las bibliotecas, recuperar la función enciclopédica del individuo y transformarla en una línea privada de comercializables rápidamente personalizados". Herbert Marshall McLuhan

También advirtió sobre el comercio de los datos personales en los medios electrónicos con una demanda cada vez mayor, interactuando en el mercado como si de otra mercancía se tratara, como parte de lo instaurado en la conciencia tribal. Aunque tales tribus ya no serían grupos pequeños y aislados, los nuevos medios de información y comunicación alcanzarían a todos y todas las personas en el planeta, es lo que se entiende como la aldea global. Es lo que anticipó sobre lo que conocemos por la internet, lo anunció dos décadas antes de aparecer en el extracto de The Mechanical bride, La novia mecánica, 1951, y ya no sería necesario dirigirse a una gran librería como Alejandría, pues el entero planeta sería la propia computadora, el cerebro electrónico, que superaría la propia ciencia ficción, al exponer todos nuestros sentidos y el Gran Hermano se instala en nuestro interior.

No todos hemos estado a la altura del acontecimiento y ser conscientes de esta dinámica, que nos mueve a actuar entre el miedo, pasando incluso al terror y el pánico masivo que superan esta pequeña aldea de tambores tribales, a través de la interdependencia de la coexistencia que se nos impone por quienes controlan la información y las comunicaciones. McLuhan, profeta de la era digital, apuntó la cita de que el medio es el mensaje, frase que nos indica la forma en que se transmite un mensaje importa tanto como el propio mensaje, o lo que es lo mismo, que el medio utilizado para comunicar un contenido influye en cómo lo percibimos. La idea de que el medio es fundamental para la comprensión del mensaje es lo relevante en este contexto, y la teoría se centra en la relación simbiótica entre medio y mensaje, y las claves de este enfoque es que el medio es la extensión del hombre, significa que la tecnología o medio utilizado para comunicar un mensaje se convierte en una extensión de nuestra propia capacidad.

Un ejemplo, la imprenta es la extensión de nuestra capacidad de escribir y comunicar en masa y a gran escala, la televisión es la extensión de nuestra capacidad de ver y escuchar a distancia; es lo que quiere decir con que el medio influye en el mensaje, y la manera en que se envía el mensaje afectará su significado, porque el medio lleva consigo un conjunto de características y limitaciones que influirán en cómo llegamos a percibir el contenido. Un mensaje transmitido por televisión tiene mayor impacto, diferente al que no da el mismo mensaje, pero impreso en papel periódico. El problema es que el contenido del mensaje puede ser que se llegue a ignorar, porque suele ocurrir que nos enfocamos más en el contenido específico del mensaje, y descuidamos el medio utilizado para transmitirlo. Contenido y medio deben considerarse para que se comprenda por completo el mensaje, por lo que hay que reflexionar en cómo los medios de comunicación nos afectan la percepción y comprensión del mundo en el que vivimos, siendo el usuario la parte activa y fundamental de la interacción con los medios, y a su vez se convierte en parte integral del propio mensaje transmitido.

Es importante recordar que no solo hay que prestar atención al qué se dice, sino también al cómo se dice. Tales modalidades han sido ordenadas al de salir las dos conflagraciones mundiales, con la primera se estableció el Nuevo Orden Mundial, y con la segunda se puso a disposición de los pocos que mantienen el poder y el control sobre los pobladores a través de los modos de producción, en base a cierto orden de consumo per cápita y masivamente, que ajustado a la información emitida es comunicado por el propio sistema capitalista, que en orden a las prioridades se va ejecutando en base a sus propios intereses, que es el de las elites, es decir, los pocos que son ricos, sobre los muchos que son pobres en esta imputada sociedad global. En tal contexto en el cual estamos insertados y bajo permanente y constante vigilancia y observación, por medio de la alta y sofisticada tecnología a través de Internet.

Un desafío que nos conduce en varias direcciones y a nuevos estadios donde las oportunidades las pintan calvas y los desafíos despeinados, ante el peligro y los graves problemas planteados en el cúmulo de maniobras y manipulaciones ahora sobre toda la propia raza humana, que nos colocan en los umbrales de una nueva era donde cambian a gran velocidad todos los referentes antes imaginados y que se hacen realidad y los estamos experimentando, y se nos manifiesta palmariamente. Deberíamos volver la mirada hacia las enseñanzas ancestrales y tantear las posibilidades que tenemos frente a lo que se ha instaurado desde las catedrales en el ciberespacio. La informática, sus aplicaciones virtuales, que afectan lo físico, lo psíquico, diríamos incluso que los propios niveles de nuestro ADN y ARN, donde se están modificando y mutando con impactante sorpresa, que han rebasado los fundamentos de nuestra propia existencia individual y la del colectivo, sin que nos percatamos, porque no conocemos en realidad las verdaderas conexiones a principios y valores que van más allá de la moral o la ética, saltándose a la torera lo que hay de suyo, y las implicaciones de lo que nos está ocurriendo como especie, en la cual la oposición que enfrentamos sigue siendo para acomodo de unos pocos, sobre la misma indefinición de lo que todos y todas queremos.

Quienes desde sus Olimpos siguen teniendo como causa el gobierno total de la humanidad, por medio de engaños, manipulaciones, mentiras, mistificaciones, mitificaciones y todo cuanto se exhibe en un mundo interconectado y monitoreado con capacidades cuánticas, rebasa sobradamente a lo que son las viejas tácticas con la transmodernidad estratégica. Basta apoyarnos en WikiLeaks, donde se revelaron con lujo de detalles cómo sacudieron los cimientos de las organizaciones y corporaciones que nos controlan desde las propias entrañas, y afuera desataron una batalla campal, una lucha generacional y filosófica en pleno desarrollo, enfrentamiento entre los antiguos sistemas y los ultramodernos de la información, las comunicación y el medio y el mensaje, donde los sujetos están sujetados a la nueva cultura abierta en el espacio virtual y total de lo real.

Con las herramientas tecnológicas el acceso es ilimitado, la capacidad abismal, las redes infinitas, donde las personas, en su mayoría comparten criterios y aspectos que se vienen manipulando como nuevos paradigmas, en superar los tradicionales modos de enfocarse en el medio periodísticos que trasmiten noticias sesgadas y no veraces, pues no son corroboradas con la realidad, sin una notable horizontalidad democratizadora de la información, sino con la casi total falta de equilibrio informativo y la obligatoria transparencia, para que todos y todas las personas puedan tener una muestra de la verdad, que se resumen en la gestión de la res pública, donde debe haber ciudadanos, y no una granja humana donde se nos mantenga sometidos a políticas ingeniadas por quienes no representan los intereses de las mayorías y el patrimonio único y exclusivo de toda la especie humana, la propia naturaleza de la que dependemos, en ella medramos, y es imposible que con las condiciones actuales y las situaciones que se nos presentan, y que afectan a la aldea global, se puedan obtener buenos y excelentes resultados por parte de unos pocos que trabajan en función de mantener las cosas como están, viendo el deterioro de la calidad de vida cada vez más atroz, y una lucha desigual contra el enemigo de todos y todas, que nos diezma con sus intervenciones exógenas para desestabilizar al mundo.

Es una lucha encarnizada por preservar el poder por el poder, mientras enfrascados en tales asuntos no obtenemos ningún beneficio, ni bienestar, siendo meras parcialidades quienes se pagan y dan el vuelto del botín que quedó de la guerra en la cual nos desgastamos y quienes se favorecen son los corruptos y los corruptores, en río revuelto, ganancia de pescadores. Solo oteamos a lo lejos la punta del iceberg que flota en la superficie, sin que podamos ver la magnitud de lo que yace bajo el agua, el grueso tejido de la trama que no se expone en las redes del diario que hacer. Las complejidades y enrevesadas maneras de maniobrar por parte de quienes mantienen el control sobre las masas, son los que hacen el trabajo sucio de los pocos que son los observadores del entero sistema que nos mantiene sedados. Si no nos sacudimos las falsas noticias y vamos al grano, cada vez será más difícil que haya cambio en beneficio de la entera humanidad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 863 veces.



Franco Orlando


Visite el perfil de Franco Orlando para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: