El mundo cartesiano, mira la destrucción de Gaza, en frío

El crimen de Israel sobre Palestina, está quedando otra vez, sin castigo. Pues, el capitalismo sigue auto superando sus falencias; en la lógica de la guerra, renovación del mercado y fortaleciendo el discurso dualista.   

Para el mundo capitalista (hegemonistas o pluralistas), la guerra por el control de los mercados, las rutas de intercambio y los recursos naturales, estén donde estén, es la brújula, la solución de la ecuación, el establecimiento y ruptura de paradigmas, con los que orientan su desarrollo. Y el discurso dualista y pragmático, es la filosofía con la que cubren el mundo de las ideas.

De manera tal que, escuchar a Lula, Erdogan, Raisi, Putin, Xi Yin Pin, Maduro, López Obrador, que se desgañitan por los niños palestinos, no difiere mucho con lo que dice Sánchez, Macrón y otros europeos; cuando en la práctica política todos mantienen estrechas relaciones con el gobierno fascista de Netanyahu. 

En ese contexto de priorización de mercados y rutas para el traslado de mercancías, sucumbió bajo el esclavismo, África y América Latina; ahora, en las primeras décadas del siglo XXI, el imperialismo acabó con Libia, Afganistán, Irak, Siria, no pudo con Rusia, ni Yemen; pero, se encarnizan con Gaza.

Y este es el caso de la epifanía criminal del sionismo sobre Gaza. Que está llevando ya al mundo, a una captación inatacable del crimen. Entre estremecedoras imágenes de la destrucción y el genocidio de Gaza; se está aceptando ya, que no se puede hacer nada por proteger a la población de Gaza, sin comprometer la seguridad de quien se solidarice prácticamente con los palestinos.  

Desde ese temor, resulta muy conveniente apoyarse filosóficamente en un discurso pragmático y dualista: el caso de Palestina es harina de otro costal; o como López Obrador y Erdogan: condenamos el genocidio, pero, diplomáticamente no podemos romper relaciones con Israel. “es que aquí frente a una hoguera que me da calor, pienso, luego existo”

Así, este mundo cartesiano, del norte o del sur, de oriente o de occidente; ya sin vergüenza, mira la destrucción de Gaza y sus niños, pero no quiere que le pase, lo mismo que a Palestina. Porque arruinaría su hoguera.

Como decía mi suegra: “Bien está el Papa en Roma, aunque no beba ni coma”

¡NO JODAN POR FAVOR!

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1038 veces.



Memo Fernández


Visite el perfil de Memo Fernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: