Financiamientos, Estados fallidos y los migrantes como nueva narrativa global de la dominación multinacional/transnacional

Fragmentos de la realidad actual.

Quienes desarrollaron la construcción ideológica (como pseudo-verdad) de la argumentación que definía las venideras pugnas y conflictos geopolíticos del siglo XXI como un choque de civilizaciones expresados a través de las guerras religiosas, se encargaron de ubicar a las mayorías de culturas y naciones practicantes del islamismo como los nuevos enemigos de la humanidad, de la civilización y de occidente como "el único portador de cultura civilizatoria". Es pertinente aclarar que todos estos grupos, equipos e individualidades que trabajan desde universidades, colegios, centros, institutos, departamentos, ONG (Organizaciones No Gubernamentales), medios de comunicación y difusión de propagandas convencionales y telemáticos, fundaciones, clubes, movimientos y partidos políticos, laboratorios de investigación, programas editoriales escritos y audiovisuales ubicados en los EEUU, Europa y el resto del mundo, reciben grandes y variados financiamientos de parte de las más diversas organizaciones y fundaciones relacionadas con las corporaciones y grupos económicos, estados y/o gobiernos, así como organismos fachadas de servicios de investigación, seguridad e inteligencia policial de muchos países del mundo global actual. Estos últimos manejan recursos económicos provenientes de las más opacas, oscuras, ilegales y secretas actividades encubiertas. Muchos autores y grupos expresan sus agradecimientos en las mismas publicaciones por haber recibido con regularidad, de forma oportuna y generosa estas ayudas. Ya quisieran recibir parte de estos "bondadosos y desinteresados" apoyos financieros los equipos de investigación, trabajo, enseñanzas y apoyo que en muchos lugares del mundo intentan, en medio de graves limitaciones económicas, desarrollar iniciativas para ayudar a grandes, medianas y pequeñas poblaciones a enfrentar graves problemas superables de salud pública, pobreza extrema, disponibilidad y acceso al agua potable, prácticas sustentables de cría de animales domesticados y agriculturas menos tóxicas.

Por ello las burocracias y elites políticas que dirigen los intentos por construir espacios nacionales de soberanía en el manejo de sus sociedades, tanto en referencia a los recursos naturales y económicos, como en sus relaciones internacionales, deben tener mucha claridad, largas miras, atalayar los amplios y lejanos escenarios, fomentar y practicar el estudio y la formación crítica más allá de la simple gritadera y repetición de consignas alienantes y propias de las actividades religiosas y de la mercadotecnia masiva. Es por eso que Estados Nacionales como México, Bolivia y Venezuela, donde el más rico de los ricos es el Estado e intentan construir, desde sus respectivas particularidades históricas, culturales, económicas, sociales y coyunturales, formas de estado capitalistas con un manejo soberanista de sus recursos y relacionamientos internacionales, tienen que estar muy claros que serán combatidos desde todos los frentes posibles. Hablamos desde los más abiertos como los medios de comunicación nacionales/internacionales tradicionales, los renovados instrumentos que permite la tecnología telemática, los organismos internacionales multilaterales controlados por los grandes estados y las corporaciones económicas multinacionales/transnacionales, las acciones recurrentes para desequilibrar la economía en sus más diversas expresiones, el financiamiento y montaje de operaciones terroristas que ocasionen dudas, confusión y debiliten la legitimidad e imagen pública del estado y gobierno, apoyo al narco - paramilitarismo, infiltración en sus propias filas gubernamentales y estatales (Caballos de Troya o 5ta Columnas), desinformación permanente, operaciones de distracción, orientaciones informativas y analíticas de los anclas y entrevistadores privados hacia una construcción falsa y unilateral de la realidad, etc., etc. Lo que resulta difícil explicarse actualmente, después de varios años de gobierno en Venezuela (20 años) y en Bolivia (14 años) es que teniendo conocimiento de todas esas prácticas y las grandes inversiones que realizan los adversarios y enemigos del soberanismo capitalista que estas burocracias y élites políticas intentan adelantar, no existan múltiples y numerosas construcciones de esos importantes espacios para defender y avanzar frente a esas permanentes acciones. Los estados que conforman una especie de grandes ligas con orientaciones imperiales agresivas tratarán de conformar cientos y miles de equipos orientados a producir insumos para ayudar a evitar que otras naciones logren convertirse en soberanas y sean capaces de diseñar su propio modelo socio-económico interno y su participación autónoma en la complejidad dialéctica de este mundo globalizado desde el siglo XVI y con marcada aceleración desde las dos guerras multinacionales del siglo XX iniciadas desde Alemania.

Desde estos grupos de investigación y construcción de insumos para alimentar las narrativas que acompañan, fundamentan y ayudan a validar/legitimar las acciones orientadas a garantizar la dominación global ante las opiniones públicas internas y externas, también se elaboraron los elementos constitutivos de otro producto ideológico que se utiliza para acorralar, debilitar, cercar, agredir, invadir y tomar el control de territorios e importantes recursos ubicados en el interior de estos Estados Nacionales. Nos referimos a la construcción de la calificación tendenciosa y absolutamente subjetiva de "Estados fallidos" y "Estados forajidos". Para promocionar esta propuesta los grupos de trabajo contaron con una gran difusión comunicacional y editorial a nivel global. Luego de publicar, difundir, replicar ampliamente los argumentos sustentadores y los parámetros de medición/clasificación en los más variados centros académicos y de debates políticos del mundo (incluyendo grupos identificados como de izquierda y progresistas), se procedió posteriormente a llevar estos instrumentos destinados a cercar y tomar naciones por asalto hasta los escenarios de los organismos multilaterales, donde hasta los representantes oficiales de las naciones que más adelante serán catalogados como "Estados fallidos", castigados, desestabilizados y tomados bajo control de las grandes y más poderosas naciones, votan a favor de la incorporación oficial de estos subjetivos mecanismos de evalución/clasificación contra naciones que intenten desarrollar proyectos nacionales autónomos y soberanistas.

En paralelo a estas construcciones cargadas de prejuicios ideológicas y pretensiones de descalificación para la dominación transnacional, estos grupos académicos de trabajo elaboraron toda una narrativa contra los migrantes y su potencial de peligro para el predominio demográfico de las etnias que han controlado estas sociedades receptoras, sus creencias/prácticas religiosas, el nacionalismo militante, la fuerza del idioma original y la supremacía de los valores culturales nacionales. Entre los planteamientos críticos se ubica a los inmigrantes como el nuevo peligro que pone en riesgo la estabilidad de estas naciones. Por cierto que entre estas construcciones narrativas contra los migrantes, no encontraremos el estudio riguroso y científico de las razones que han influido para forzarlos a huir de sus escenarios originales de vida por el efecto de los daños ocasionados por la explotación extrema de la mano de obra, el debilitamiento institucional de sus estados, la incorporación de prácticas industriales destructivas del suelo y sus sustentabilidad, la siembra y fortalecimiento desde afuera de los violentos y criminales grupos de los narco-paramilitares y otros grupos disfrazados de militantes religiosos, el asedio y los bloqueos económicos, secuestro y robo de activos nacionales, prohibiciones de las normales y CAPITALISTAS actividades de compra-venta internacional de productos, cercos diplomáticos, afectación programada y permanente contra las monedas nacionales, presiones para precarizar las actividades laborales y reducir al extremo las políticas sociales compensatorias hacia la población. Además de las agresiones militares abiertas y las encubiertas contra Estados Nacionales y sus poblaciones. Todas estas acciones de desestabilización, agresión y exterminio contra distintos pueblos ocasionan los inevitables desplazamientos migratorios hacia los países que no tienen estos conflictos y se proyectan como los espacios donde existen aparentemente mejores condiciones para comenzar una nueva vida.

Frente a esta expresión de la realidad, consecuencia de las políticas económicas, sociales, militares e institucionales que se toman contra estas naciones y sus habitantes, se producen los masivos movimientos migratorios que hemos estado observando desde finales de la década de 1980 hasta la actualidad. Las soluciones que se plantean desde estos laboratorios de asesores y constructores académicos de ideologías están orientadas a recomendar y estimular las ideas y prácticas ultranacionalistas de las naciones receptoras, aumentar las restricciones de ingresos de nuevos migrantes, proyectar la expulsión de grandes cantidades de quienes ya están como inmigrantes y finalmente la gran recomendación y solución al problema de los migrantes y sus peligrosos desplazamientos hacia los países desarrollados que consistiría en tomar el control de las naciones emisoras y evitar así que sigan saliendo de sus territorios.

En estos días de la Cumbre Mundial sobre el Cambio Climático organizada por la ONU y sus organismos adscritos, estamos siendo testigos de espectáculos publicitarios magnificados, discursos donde comienzan a relacionar migrantes y su relación de culpabilidad directa o indirecta con las alteraciones mundiales del clima. Debemos estar alertas porque parece que también apuntan a darle fuerza a las ya conocidas propuestas de exigir que amplios y muy ricos territorios suramericanos como el Amazonas, dejen de ser territorios nacionales de cada país y pasen a estar bajo la jurisdicción de organismos supranacionales y multilaterales, con sus respectivas ONG financiadas por las grandes corporaciones económicas e industriales. Es oportuno recordar cómo se produjo una interesante coincidencia entre el Secretario General del Partido Comunistas de la Unión Soviética y Jefe de Estado de la URSS, Mijail Gorbachov a finales de la década de los 80 y años más tarde el Vice-Presidente de los Estados Unidos de América durante la presidencia de Bill Clinton, Al Gore, quienes afirmaban por separado, que el amplio territorio que ocupaba el Amazonas era tan importante para la humanidad que no debería estar bajo la administración de las débiles y subdesarrolladas naciones suramericanas, planteando además que debería estar bajo la jurisdicción de organismos supranacionales escogidos por ellos en el seno de la ONU. Na`Guara, más claro no cantan los gallos…..y como se dice en el occidente venezolano a comprar alpargatas que lo que viene es joropo…..complementado con golpes y tamunangues tocuyanos.

Germán Yépez Colmenares

Historiador – Profesor de la UCV.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 637 veces.



Germán Yépez Colmenares

Historiador - Profesor de la UCV

 germilio.yeco@gmail.com

Visite el perfil de Germán Yépez Colmenares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a285130.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO