La diplomacia en un mundo multicéntrico y pluripolar

"Todos los países, sean grandes o pequeños, fuertes o débiles, deben gozar de igualdad de derechos en las relaciones internacionales. Su soberanía y su integridad territorial deben ser respetadas, nunca violadas."

Zhou Enlai. Ex primer ministro chino

Decía Kofi Annan que si la guerra es el fracaso de la diplomacia, entonces la diplomacia bilateral y multilateral debe ser la primera línea de defensa. Esta ciencia, destinada a promover las relaciones y entendimientos entre los pueblos por medios pacíficos, como es natural, también se redimensiona al paso de los tiempos, en ello juega un papel trascendental el tema de la autodeterminación, la promoción de la paz, la amistad y la cooperación. Dijo Maquiavelo (el sabio florentino), gran conocedor del arte de la diplomacia: "Donde hay disposición favorable no deben existir grandes dificultades."

Cada nación es libre de suscitar lazos comerciales, políticos y culturales con sus pares, siempre y cuando estos deriven en favor de enaltecer los más sagrados intereses de su soberanía y desarrollo. Es decir, el derecho a evocar la universalidad de la paz y la cooperación, prevaleciendo la reprocidad. Qué pensamiento tan hermoso el de Erwin W. Lutzer. "Agradezco a Dios por la forma en que te creó, distinto, especial y único. No fuiste creado en un molde común y corriente". De ahí lo que se ha dado en llamar el mundo multicéntrico y pluripolar.

La República Bolivariana de Venezuela, tiene una visión novedosa en cuanto al abordaje de la diplomacia. Novedosa, no porque "descubrió el agua tibia". La Diplomacia Bolivariana puso de relieve la naturalidad del lenguaje universal de las naciones y de sus pueblos, las relaciones sin hegemonía, sin imposiciones. Muy simple, para ello tomo un pensamiento inmortal de nuestro gran Ali Primera, "Feliz al sentirme dueños de todos y también mi propio dueño". Mi pensamiento socialista y cristiano no puede romper el puente con el amigo de una ideología distinta a la mía. Eso sí, siempre y cuando no se pretenda vulnerar mi forma de pensar y de concebir la vida. Para eso se crearon las vías del dialogo, el entendimiento, el respeto y la convivencia. Eso es sembrar un mundo multicéntrico y pluripolar.

Venezuela ha apuntalado una red de aliados estratégicos de gran importancia para la construcción del mundo multipolar del siglo XXI y en especial para el desarrollo social y económico del país. Busca diversificar sus potenciales, adquirir y fomentar tecnología y experiencia de grandes países productores, bajo un esquema que fomente su independencia y soberanía, que garantice un nuevo modelo productivo nacional con base en la justicia, la igualdad y la inclusión.

La Patria de Bolívar es partidaria de impulsar el establecimiento de nuevos mecanismos de integración y relacionamiento entre naciones y estados que faciliten el surgimiento de un nuevo orden mundial pluripolar y equilibrado, tanto en el campo social, económico, político, cultural y militar, donde prevalezcan los intereses de los pueblos por encima del capital globalizado que por años ha generado una distribución desigual de la riqueza y el agotamiento de los recursos naturales que comprometen la satisfacción de las necesidades de las generaciones futuras.

Se trata estimados compatriotas lectores de diversificar y mantener relaciones soberanas con los gobiernos y los pueblos del planeta, en el empeño de avanzar decididamente en la construcción de ese mundo pluripolar que pueda contener la voraz política depredadora de intereses neoliberales promovidos desde potencias hegemónicas. Se trata de construir la institucionalidad de un nuevo orden de integración financiera y el establecimiento del comercio justo. De ser partícipes de un nuevo orden comunicacional internacional con la puesta en marcha de diferentes estrategias que permitan el establecimiento de redes de comunicación. Se trata de avanzar en un esquema integrador con la América de nuestros ancestros, de nuestros orígenes, de nuestros hermanos, pero también de aquellos hermanos más allá de nuestras latitudes con los cuales una tradición chocarrera impidió relacionarnos, simplemente por su lenguaje, sus costumbres, el color de su piel o sus creencias, pero victimas también de un coloniaje depravado que en un momento de su historia intentó cambiar su origen y visión de cómo desarrollarse y consolidarse.

Pongo como ejemplo nuestras relaciones con el Medio Oriente y Asia Central. Concibo fundamentales las mismas. Asia Central ha adquirido en los últimos años un protagonismo relevante en el marco de las relaciones internacionales. Se trata de una región productora y exportadora de energía, una zona potencial de tránsito de mercancías entre Europa y Asia oriental y entre Rusia y Asia meridional. Ello ha conllevado a que en Asia Central confluyan intereses crecientes por parte de las grandes potencias, tanto regionales (Rusia y China) como lejanas (UE y EEUU). Por lo que es natural las relaciones con Asia Central, para el enaltecimiento de valores políticos compartidos, que posibiliten la unificación y diseño de estrategias comunes para el afianzamiento del intercambio económico y social, así como en la combinación de posiciones usuales en el concierto internacional. El criterio político unificado es lo que orienta el desarrollo de iniciativas que permitan gestionar más allá de nuestro hemisferio la apertura pluripolar, enalteciendo el principio de la integración

El libre derecho de las naciones y sus pueblos a su autodeterminación.

El 14 de diciembre de 1960, la XV Asamblea General de las Naciones Unidas emite su Resolución 1514, teniendo como propósito incentivar la persistencia del bienestar y la puesta de relieve de las relaciones pacíficas y amistosas entre los pueblos, bajo los principios de la igualdad de derechos y de la libre determinación de todos los pueblos, asegurando el respeto universal de los derechos humanos y de las libertades fundamentales para todos sin hacer distinciones de raza, sexo, idioma o religión.

Contiene dicha declaración el convencimiento "… de que todos los pueblos tienen un derecho inalienable a la libertad absoluta al ejercicio de su soberanía y a la integridad de su territorio nacional". Igualmente "Proclama solemnemente la necesidad de poner fin rápida e incondicionalmente al colonialismo en todas sus formas y manifestaciones;". Cabe igualmente señalar los siguientes numerales de su declaración: "1. La sujeción de pueblos a una subyugación, dominación y explotación extranjeras constituye una denegación de los derechos humanos fundamentales, es contraria a la Carta de las Naciones Unidas y compromete la causa de la paz y de la cooperación mundiales. 2. Todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación; en virtud de este derecho, determinan libremente su condición política y persiguen libremente su desarrollo económico, social y cultural. 3. La falta de reparación en el orden político, económico, social o educativo no deberá servir nunca de pretexto para retrasar la independencia."

A 58 años de dicha Resolución, basta con leer y releer la misma para convencernos plenamente de su vigencia, colocando como ejemplo la situación por la cual transita en estos momentos la República Bolivariana de Venezuela, sobre la cual se ciernen gestos y actitudes de algunos estados con la intención de agudizar la difícil situación por la cual transita a lo interno, cuando lo sensato es la búsqueda de acuerdos, entendimientos, unidad y cohesión para superar su crisis circunstancial. Recientemente el presidente Nicolás Maduro pidió ante funcionarios de la ONU interceder en función del diálogo por la paz, el reconocimiento mutuo, la armonía, la convivencia y la coexistencia de distintas visiones políticas en la Patria de Bolívar. Propuesta digna de ser puesta de relieve ante las naciones del mundo, para superar las absurdas sanciones económicas, la invasión foránea y el golpismo que buscan quebrar la unidad nacional.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3363 veces.



Victor Barraez


Visite el perfil de Victor Barraez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: