Cambio climático una amenaza para la humanidad

El cambio climático constituye una amenaza para el desarrollo en el transcurso de nuestra vida. Y se ha agravado por la implementación del sistema capitalista donde lo importante es la ganancia a cualquier precio, sin importarle las consecuencias del cambio climático. Si no se pone fin al sistema capitalista depredador no se podrá poner fin a la pobreza y se imposibilita la vida en el planeta. Mientras más pronto se actúe, más probabilidades habrá de que el costo de abordarlo sea menor. El Banco Mundial ve con preocupación que, de no adoptarse medidas audaces ahora, el calentamiento del planeta puede hacer que la prosperidad sea inalcanzable para humanidad y provocar el retroceso de décadas de avances en materia de desarrollo.

Este es el año para sentar las bases de un nuevo acuerdo mundial sobre el clima que se espera surja de las conversaciones internacionales a realizarse en diciembre de 2015 en París. El nuevo acuerdo de París debe poner el acento tanto en la transformación económica como en las metas de emisiones de carbono. La buena noticia es que la acción sobre el clima no requiere hacer sacrificios económicos. La aplicación de políticas acertadas puede arrojar como resultado beneficios económicos, sanitarios y climáticos, tal y como lo ilustra el informe Adding up the Benefits (Sumar los beneficios).

A medida que los riesgos se hacen cada vez más patentes para los Gobiernos y las empresas, se realizan acciones en todos los niveles. En la Cumbre sobre el Clima de las Naciones Unidas efectuada en septiembre, más de 73 países y 1.000 empresas e inversionistas manifestaron su apoyo a la fijación del precio del carbono, (i) considerándola una medida necesaria para impulsar inversiones en una economía más limpia y una base sobre la cual sustentar otras acciones relacionadas.

Se trata de un año extraordinario de múltiples oportunidades. Además del trabajo menos publicitado, todos los ojos están puestos en las principales economías a medida que estas preparan sus contribuciones previstas determinadas a nivel nacional (INDC, por sus siglas en inglés) para París y los instrumentos de políticas públicas que cada país elegirá para impulsar su propio avance hacia un crecimiento con bajo nivel de emisiones de carbono.

Hoy en día, para la ciencia es un hecho indiscutible que los humanos están provocando el calentamiento global. Catorce de los 15 años más calurosos, (i) desde que comenzó el registro hace más de 130 años, se han producido en el presente siglo (2000-2015). La intensidad de los fenómenos climáticos extremos también ha aumentado. Ningún país, rico o pobre, está a salvo de los impactos de los desastres vinculados con el clima.

Los informes Bajemos la temperatura, preparados para el Banco Mundial por el Potsdam Institute for Climate Impact Research, ofrecen una visión panorámica de los últimos descubrimientos científicos en la materia y sostienen que estamos en una trayectoria hacia un mundo 4°C (7,2°F) (i) más cálido a fines de este siglo si no se toman medidas. Los documentos muestran una imagen clara de los peligrosos efectos que esto tendría en la agricultura, los recursos hídricos, los ecosistemas y la salud humana si los países no actúan. Si bien todas las regiones se verán afectadas, (i) aquellas en peores condiciones para adaptarse —las más pobres y vulnerables— sufrirán las mayores repercusiones. Si el mundo se calienta en solo 2°C (3,6°F) —nivel que podría alcanzarse en 20 a 30 años— podría registrarse una escasez generalizada de alimentos, olas de calor sin precedentes y tormentas más intensas. Algunos estudios indican que el aumento de 1,5°C ya es irreversible. (i)

El Grupo Banco Mundial cree que se debe evitar un planeta 4°C más cálido y que es posible hacerlo. Para ello, se requieren medidas globales inmediatas que permitan detener el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero en esta década, ayudar a los países a prepararse para un mundo 2°C más cálido y adaptarse a los cambios que no se pueden revertir. Para avanzar en esa dirección se requieren transformaciones económicas y encaminarse hacia cero emisiones netas (i) antes de fines de siglo. Debido a ello, el Grupo Banco Mundial está intensificando su trabajo en el ámbito de la mitigación, la adaptación y la gestión del riesgo de desastres e incorpora cada vez más un enfoque climático en sus actividades.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1162 veces.



German Saltrón Negretti

Defensor de los Derechos Humanos.

 germansaltronpersonal@gmail.com

Visite el perfil de German Saltrón Negretti para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



German Saltrón Negretti

German Saltrón Negretti

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N Y ab = '0' /internacionales/a218285.htmlCd0NV CAC = Y co = US