¿Acaso se nos olvidó queel imperio asesinó a Gadaffi?

Hace casi 3 meses fue asesinado (20 de octubre 2011) por el imperio, sus socios y lacayos, el líder de la revolución socialista libia (Yamahiriya) y guía del pueblo libio Muhammad Al Gadafi. Sin ninguna justificación de ningún aspecto, aun cuando la vida de los seres humanos es un derecho  inviolable. Las razones y motivaciones esgrimidas y usadas por los asesinos, fueron suficientes para segarle la vida a ese paladín de la libertad del pueblo libio. Estos asesinos se  sintieron tan libres y justificados en su papel de verdugos, que descaradamente en un breve visita a  Trípoli por parte de la secretaria de estado del imperio la inefable Hilary Clinton, esta misma despreciable persona, se encargó de halar el gatillo del arma ejecutora con la frase lapidaria “El gobierno que represento, estará muy contento de ver muerto al presidente libio”.

Este breve recordatorio, lo traemos a colación porque, aun cuando el cadáver de muhamad Al Gadafi esta caliente, parece que ya el resto del mundo se ha olvidado  de ese asesinato, su causa y su desenlace. Este llamado de atención  va dirigido al ciudadano común quien es el que detenta el poder en nuestras naciones, y que además es quien siempre sufre las consecuencias de la opresión imperial. Sobre todo nosotros, en Venezuela y Latinoamérica parecemos destinados a recibir una buena dosis de ese procedimiento mortal que los gringos han aplicado en libia, en Costa de Marfil y también están aplicando en Siria. Es publico y notorio que ese procedimiento depredador para deshacerse de gobierno  incómodos, por razones que todos conocemos, les causa a los imperiales nefastos una gran alegría y pregonan a los cuatro vientos el orgullo por el éxito conseguido a tal punto que dejaron en el espectro radial, las hondas herzianas manchadas con la amenaza de  darnos el mismo tratamiento.

Pensamos que no podemos esperar con los brazos cruzados  a que el imperio decida la fecha del ataque inmisericorde a nuestra patria, ya en otras oportunidades cuando la agresión al pueblo libio se iniciaba, advertimos que  este hecho debía llamarnos a la unión en  América latina y el resto de los pueblos progresistas, pues aun cuando en América latina salió a flote o asomó la cara la CELAC, con la expresa intención de eliminar la hegemonía imperial en nuestro Continente; con respecto al caso libio, estamos inermes tanto en América latina como la liga Árabe, y la comunidad africana, sobre todo estos dos ultimas regiones que parecen  bailar entre la sumisión al tío Sam y, otrora colonizadores por un lado y la soberanía de esos pueblos por otro lado. A menos que, este accionar (la contra soberanía) que no se ve, ni se siente, ni se oye, sea una estrategia, me parece que le estamos dando al imperio una patente de corso, para agredirnos; cuando ya parecía que el pueblo mundial estaba listo para sacudirse ese yugo lamentable y extemporáneo.

Se hace necesario como lo he dicho en otras oportunidades estar atentos a las señales que nos envía el imperio insaciable, para evitar; contrarrestar y, contraatacar las apetencias del imperio y eso solo lo lograremos con la plena unidad de todos los pueblos oprimidos y progresistas. Todos debemos sumarnos a la lucha, no solo los países que hemos estado dando la guerra, sino observen que el cadavérico e insepulto imperio británico aun persiste en la decisión de mantener la colonia de las islas Malvinas violando la posesión argentina de esas islas, por otro, lado los Estados Unidos no aflojan su control sobre países con gobiernos entreguistas como Pto. Rico,  Costa Rica, Panamá, Colombia, Chile, México; sólo por citar países latino americanos.

Cada venezolano, cada latinoamericano, debe internalizar el objetivo de la revolución bolivariana, y debe convertirlo en el motor de su accionar político y  soberano, es necesario tener conciencia revolucionaria, para demostrar al enemigo con su actitud, que nosotros –pueblo- estamos dispuestos a defender nuestra revolución bolivariana y socialista.

Es necesario que estemos bien claros que, nosotros estamos luchando por un sistema de vida que reivindica al ser humano, no es otra forma de gobierno; es la más digna forma de vida para el ser humano. Y que no aceptamos; ni injerencia, ni invasión de nuestras patrias. Existen miles de maneras de expresar nuestra posición con respecto al destino de nuestro pueblo, y todas debemos utilizarlas, con fuerza y decisión. Recordemos que alguien dijo por ahí: se llega más pronto a la meta  de pié, que de rodillas

¡PATRIA E INDEPENDENCIA!

¡VIVIREMOS Y VENCEREMOS!

wiliancastillop@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2059 veces.



William Castillo Pérez


Visite el perfil de William Castillo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



William Castillo Pérez

William Castillo Pérez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a136055.htmlCd0NV CAC = Y co = US