Entendimiento a juro

Un cierto intelectual de “altos” vuelos, de origen alemán que, pese a sus muchos años en México conserva el fuerte acento de su origen europeo anunciaba ayer, en un artículo publicado en Aporrea, la caída de Chávez para este año. Si los deseos empreñaran, la población del mundo sería más abundante. El sujeto empieza hablando de Obama y de China, para que los revolucionarios lean el artículo, y cuando ya cree tenerlos pegados, lanza el excremento contra el Presidente. “La batalla decisiva por América Latina se da en Venezuela. Lamentablemente, el Presidente Chávez juega exactamente el papel que la estrategia de Washington le asigna: en lugar de ampliar las alianzas internas mediante un viraje incluyente de su política, la radicaliza, aislando y debilitándose cada vez más”.

Ataca la radicalización del proceso revolucionario, que se profundiza este año. Es que Dieterich sueña con un capitalismo de hecho y socialismo de nombre, porque su defensa es POR EL SISTEMA CAPITALISTA. Por eso quiere que Chávez “amplíe las alianzas internas mediante un viraje incluyente”. Interpretando las intenciones del articulista, pareciera que el Presidente debería dejar de atacar la especulación, y de sembrar las semillas del socialismo e incluir a los enemigos del pueblo en el gobierno (¿Más?) para que los yanquis estén contentos y no lo tumben. Un “entendimiento” a la fuerza.

Coincide con un periodista venezolano, de los que presumen ser de “buena familia” revolucionaria (otra de los “hijitos de...” que se parapetan en las luchas de sus ascendientes para traicionarlos, y al pueblo del cual provienen). Con desfachatez escribe: “Estábamos vacunados contra la crisis y de repente contagiados de ella. En cada aparición, el Presidente pone en evidencia las debilidades de su equipo. Y todavía persiste la idea de que el Gobierno, el Estado, deben ir ocupando áreas antes en manos de factores privados”. Finge no entender que la crisis del capitalismo va a tocar a Venezuela en tanto exista capitalismo aquí.

Este tránsfuga (un ex embajador, por cierto) clama por una conciliación de clases, arrastrado a los pies del capitalismo; y gime sus protestas porque el gobierno bolivariano avanza hacia el socialismo, “ocupando áreas antes en manos de factores privados”. En las actuales circunstancias, la participación del Estado es fundamental para avanzar hacia la instauración del Poder Popular, para dar inicio a la organización socialista de la sociedad. En el capitalismo, la participación creciente del Estado, en favor del pueblo, es un avance; en tanto que, cuando se tenga el sistema socialista y éste se haya consolidado completamente, la disolución progresiva del Estado será el signo principal del progreso revolucionario en el cumplimiento del principio: “De cada quien según su capacidad, a cada quien según su necesidad”.

Quitarle protagonismo al Estado en beneficio de los capitalistas sería una acción reaccionaria, neoliberal, como reaccionario es el planteamiento de Vladimir.

VLADIMIR CONTRA SAMÁN

En un ataque directo contra la arepera socialista, VV dice: “La revolución está engordando de estatismo. Un ministro pone a su equipo a vender arepas por turnos para demostrar que es posible redondearles sus precios. Y el Estado paga profesionales para que una parte de su jornada la dediquen a despachar “pelúas”, “reinas” o “sifrinas”. Vaya manera de interpretar al viejo Marx...”

Es así como entiende este bichito el trabajo voluntario. De su afirmación se desprende que atender al pueblo, en una jornada voluntaria, es un desperdicio para un profesional, cuando este trabajo desprendido es una manera de que estos compañeros vayan asumiendo una manera no capitalista, no interesada de trabajar. Una vez cumplido su trabajo como funcionarios, dar al pueblo.

Más adelante, este político pomalaca chilla: “La expropiación de Éxito, por hablar de lo reciente, espanta la posibilidad de estimular la inversión”.

Este sujeto repite palabra por palabra los argumentos de la oligarquía. No hay excusa, él sabe lo que es un proceso revolucionario, lo aprendió desde niño, sólo que ahora se vende al mejor postor.

Y no le importan las leyes que son violadas por las empresas de comunicación sino los oligarcas a quienes sirve, y dice: “. Y, más allá de lo que diga la Ley Resorte, el caso RCTV reaparece como un fantasma”

“Más allá de lo que diga la Ley Resorte” ...Para que quede claro de qué lado está.

Y sí, en nuestro país se profundizan las contradicciones de clases, porque los oligarcas no van a ceder voluntariamente los privilegios por los cuales son capaces de todo, hasta de matar. Y sí, intentarán tumbar a Chávez, como siempre, porque está del lado del pueblo. Y sacan a los “intelectuales” que han comprado para lanzarlos contra el proceso revolucionario. No podemos esperar sonrisas y conformidad. Así es la lucha de clases, sobre todo cuando el pueblo asume su destino histórico, porque hemos comprobado que, dentro del capitalismo, sólo nos espera la explotación, la zozobra económica, vivir en un estado de minusvalía política, económica y social. Y en la Revolución, cuando es de verdad, nos espera el Poder Popular.


andrea.coa@gmail.com





Esta nota ha sido leída aproximadamente 2360 veces.



Andrea Coa


Visite el perfil de Andrea Coa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Oposición


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social