¿Está caduco el Marxismo?

Para los dueños de los medios de producción y para la población alienada, aquella que no es dueña de nada pero le hacen creer que sí, se ha hecho un cliché afirmar que el marxismo es una teoría caduca; no recuerdo en mis clases de bachillerato o de la universidad haber estudiando nunca que una teoría científica contara con fecha de vencimiento, lo que sí recuerdo es que una teoría queda caduca, en el marco científico y el marxismo es una ciencia, solo cuando otra la desplaza demostrando en la práctica que la primera estaba equivocada o simplemente incompleta en la explicación de un fenómeno, y hasta ahora ninguna teoría ha desplazado al marxismo en la explicación económica, política y social de la sociedad capitalista.

Pero lo que molesta tanto del marxismo a los poderosos no es la explicación que hace de la sociedad capitalista, lo que en realidad les molesta es que el marxismo como ciencia económica, social y política explica también como derrocar al capitalismo y construir la sociedad socialista. Marx dijo “hasta ahora los filósofos se han ocupado de interpretar al mundo, de lo que se trata es de cambiarlo”; es decir, no se conformó el viejo Marx junto a su entrañable amigo Engels solo a observar y desentrañar los “misterios” del capitalismo sino que nos legó las orientaciones necesarias para derrocarlo por ser un sistema injusto y explotador del que ya se ha dicho bastante que nunca sería capaz de tener “rostro humano” ni mucho menos ser democrático porque eso no está en su esencia. Aplicando de manera genial la dialéctica científica al estudio de la historia estos inseparables compañeros llegaron a la conclusión de que “la historia de la sociedad hasta nuestros días es la historia de la lucha de clases”, lo cual plantea una importante conclusión: todo modo de producción lleva en su seno el germen que le dará sepultura, el capitalismo, al socializar el trabajo (pero no la ganancia), crea a su sepulturero: el proletariado, clase que lo único que posee es su fuerza de trabajo.

No se limitaron Marx y Engels solo a la actividad teórica, tuvieron importante participación práctica en muchos hechos resaltantes del siglo XIX que aún alumbran el camino revolucionario de los pueblos, como por ejemplo su participación en la liga de los comunistas en Bélgica, la Comuna de Paris en Francia, la fundación de la Asociación Internacional del Trabajo (primera internacional), entre otros. Y tanto sirve la aplicación práctica del marxismo que aplicando consecuentemente a la practica sus enseñanzas Lenin junto al ala radical del POSDR realiza en 1.917 la revolución socialista en Rusia y de la misma manera todas las revoluciones de liberación nacional que abrieron y abren transito al socialismo como en Cuba, Vietnam, China y Corea del Norte están basadas en la enorme fuerza contenida en esta praxis revolucionaria, mezcla dialéctica entre teoría y práctica, que es el marxismo.

No es ajeno el marxismo al complemento de cualquier legado revolucionario como por ejemplo el significativo legado de libertad y dignidad histórica que representa en nuestros países el bolivarianismo, o en nuestro país la gesta del General Zamora entre muchos otros. Entendemos que los capitalistas, es decir los dueños de los medios de producción, tiemblen de rabia y miedo al escuchar el nombre del viejo Carlos Marx, lo cual no es excusa para los que estamos interesados en construir el socialismo en Venezuela no le demos el tratamiento justo a esta teoría revolucionaria, es decir, que se le estudie tal y como recomendó Engels y no convertirnos en reproductores del discurso de la derecha, tanto de la “tradicional” como de la “endógena”. El Marxismo está vigente.


edgarml79@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2951 veces.



Edgar Meléndez


Visite el perfil de Edgar Meléndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: