La Nación y el Congreso del PSUV

Si hay algo que abierta y sostenidamente es motivo de confrontación entre las fuerzas del cambio revolucionario y quienes asumen la defensa abierta o encubierta del pasado noecolonial, de miseria y represión de la Cuarta República, es el tema de la Nación, porque de su representación real, depende en mucho la acumulación de fuerzas sociales y políticas necesarias para imponerse en este conflicto histórico que “… hoy mantiene a la República en permanente beligerancia”; (frase histórica del capitán bolivariano Eliécer Otaiza, en la Comisión Legislativa Nacional)

Los más recalcitrantes venezolanos y venezolanas amantes del dominio imperial, beneficiarios del orden capitalista dependiente y nostálgicos adoradores del decrépito pasado colonialista europeo, no solo no renuncian a la defensa de su visión de Nación Burguesa y Colonial, sino que han hecho de su reivindicación y propaganda, una de sus principales instrumentos de confrontación ideológica y política con el campo de los patriotas bolivarianos y nacionalistas consecuentes que aborrecemos esa Nación surgida de la dictadura de Juan Vicente Gómez y mantenida hasta el triunfo bolivariano de 1998.

En contradicción histórica con los vende patrias y amanuences del capital internacional; las grandes mayorías de la clase trabajadora, las capas medias de profesionales y de pequeños y medianos productores y comerciantes e incluso, individualidades de la burguesía agraria e industrial con larga tradición nacional, con diversos niveles de conciencia y compromiso, se identifican con un proyecto nacional bolivariano, democrático, soberanista y de Justicia Social, que reafirma las bases históricas de la Nación Bolivariana y refunda la República, rompiendo definitiva e irreversiblemente las ataduras que el antiguo y el feneciente pasado colonial, le han impuesto al pueblo venezolano.

Tal contradicción es hoy el eje fundamental del proceso de transición nacional hacia el Socialismo y se explica, no como una simple táctica de los actores de nuestra realidad político-social, sino como expresión concreta de la conciencia generalizada de que, el curso del proceso revolucionario venezolano hoy esta determinado, por la capacidad que tengan los dos bloques sociales en conflicto, de imponer en el escenario de la confrontación y mediante los medios que las circunstancias determinen, el modelo de Nación que se defienden, lo cual implica, además, el modo de producción social y el sistema político que exprese más los intereses de las clases y sectores sociales en conflicto.

Este debate no es un asunto académico ni esta reservado a quienes dirigen o dicen representar los distintos sectores de la Nación, ni tampoco se reduce al contenido de una Norma Constitucional, sino que se encuentra sostenido y en confrontación permanente en la conciencia de cada uno de los venezolanos y las venezolanas que, en estos momentos de crisis histórica de la vieja Nación burguesa y, en el marco de la crisis del Capitalismo Global y su Modernidad, necesita reivindicar referentes y construir paradigmas que sostengan el sentido de pertenencia a la Nación como producto histórico real-concreto, cimentado en la tradición y en los valores asumidos en un largo proceso de conformación, el cual es consolidado y reforzado, mediante los mecanismos producción y reproducción de valores del Estado Nacional Venezolano, desde hace casi 200 años.

Por ello, resulta esencial que todas y todos quienes formamos parte del Partido Socialista Unido de Venezuela, PSUV y especialmente, nuestras delegadas y nuestros delegados al Congreso Extraordinario y nuestro líder fundamental, el comandante Hugo Chávez Frías, asumamos el debate a partir de la definición de dos aspectos fundamentales de nuestro proceso revolucionario: el carácter de la revolución bolivariana en la actual etapa histórica y, la naturaleza de la transición del Capitalismo al Socialismo del siglo XXI.

Como parte del proyecto histórico de la OR-Liga Socialista, asumo que la contradicción principal en la presente coyuntura histórica de nuestro pueblo sigue siendo la contradicción entre la Nación y el Imperialismo, por lo que es necesario que los revolucionarios seamos capaces de construir una amplísima alianza de fuerzas sociales y políticas que, identificadas con la defensa integral de la Nación, se enfrenten al imperialismo, sus fuerzas globales y los sectores al interior de la Nación que secundan sus planes de reconquista y dominación de nuestro país.

Ello, por supuesto, no niega, antes por el contrario, afirma, las contradicciones en el seno de la sociedad burguesas entre las clases del Capital y las clases del Trabajo, cuya contradicción, aunque mediatizada por el sindicalismo reformista y algunas corrientes socialistas, tienen una importante acumulación en la conciencia en el movimiento de los trabajadores que se hace presente en el presente escenario de la lucha de clases; potenciada por la identificación plena del comandante Chávez con las tesis del marxismo, en la reivindicación del proletariado como clase revolucionaria, sin la cual no es posible la derrota del Capitalismo y la construcción de Nuestro Socialismo .

Finalmente, será inevitable en nuestro debate enfrentarnos al reconocimiento de la identidad histórica de nuestros pueblos originarios y su preservación como parte del proyecto nacional bolivariano, multiétnico y pluricultural y, a la identidad nacional en el marco de la visión bolivariana de una “Nación de Repúblicas”, que no solo se expresa en la visión de Nuestra América Martiana y Bolivariana, sino en la presencia de millones de hermanos latinoamericanos y sus descendientes, que comparten nuestros sueños y luchas, mientras se aferran, natural y legítimamente, a sus orígines nacionales.

Todo ello supone, aún en estado de lucha permanente con ese bloque enemigo, profundizar la democracia hasta el límite que las condiciones de la confrontación con el enemigo lo permita, construir alianzas con sectores no revolucionarios e inclusos burgueses con conciencia o intereses con la Nación y, promover bloques políticos y sociales que cimenten la fuerza del gobierno y del Estado en la defensa de la Nación, hoy amenazada por la reconquista, la globalización y el neoliberalismo imperialistas.

De la misma manera, debemos asumir la lucha ideológica como un nivel superior de la confrontación con el enemigo que tiene, sin mayores resistencia del Estado y la sociedad, cien años de ofensiva cultural, que hoy se desarrolla por todos los mecanismos de la educación, la información, la recreación y la comunicación, lo que obliga a demoler sus medios de dominio del pensamiento y la creación, construyendo nuevos instrumentos democráticos que recuperen la memoria histórica de nuestro pueblo y afirmen una nueva visión de Nación Socialista.

Al abordar tales temas cardinales del momento político, avanzamos por el camino de la clarificación del bloque de clases que debemos construir para hacer posible las transformaciones de la sociedad y la construcción del nuevo Estado Comunal, lo cual supone afirmar un tipo de Nación que recupere el hilo histórico desviado por la hegemonía imperialista y, que en consecuencia, se deslastre de la carga ética, estética, política y cultural impuesta por su relación subordinada con el imperio; tomando como referencia las corrientes fundamentales que alimentan hoy, en nuestra Nación y en Nuestra América, el futuro de nuestros pueblos: El Socialismo, el cristianismo liberador, el indigenismo irredento y el ecologismo. “Inventamos o erramos” (Simón Rodríguez)


yoelpmarcano@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1742 veces.



Yoel Pérez Marcano


Visite el perfil de Yoel Pérez Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema PSUV - Partido Socialista Unido de Venezuela

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre PSUV - Partido Socialista Unido de Venezuela


Otros artículos sobre el tema PSUV: I Congreso Extraordinario

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre PSUV: I Congreso Extraordinario



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a90318.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO