Hacia el Congreso Ideológico

Pensar como un Socialista y Actuar Como Alfaro Ucero

En la edición de este lunes 26/10/09 de El Correo del Orinoco apareció una nota que me dejó pensativo. No la entendí mucho en verdad, pero dejó un ruido que aún retumba en mi consciencia. La nota en cuestión estaba colocada en un recuadro de la página 4 y planteaba lo siguiente:

“El sistema de formación socialista produjo un documento de análisis que deberá ser aprobado por la Dirección Nacional del PSUV, en el que se contempla estrategias metodológicas para aprender a pensar con criterio socialista (…) Entre los ejes temáticos resaltan: Las Fases del Socialismo científico, la lectura dialéctica de la realidad y la planificación estratégica”

A pesar del esfuerzo realizado para imaginarme el contenido de esta propuesta, no alcance a entender el esquema o metodología de “Aprender a Pensar con Criterio Socialista” y no observé además, mucha relación entre los ejes temáticos que se proponen con la idea u objetivo de la propuesta. Por ahora y sin ningún elemento concreto para analizar formalmente la propuesta, el asunto tiene un olor y sabor de un arroz con mango.

Pero el asunto de la propuesta de “Aprender a Pensar con Criterio Socialista”, llega en un momento oportuno y permite observar incongruencias, inconsistencias y profundas contradicciones que precisan de un déficit de ética en algunos “cuadros revolucionarios”. La reciente elección de delegados y delegadas al Congreso Ideológico por las denuncias que se han oído desde algunas entidades federales (Carabobo, Caracas, Nueva Espata) tiene un lado oscuro y si en el pasado reciente se tuvo conocimiento de “batallones fantasmas”; hoy, por las situaciones que se han oído y leído; los batallones fantasmas se transformaron en patrullas fantasmas y el Congreso ideológico pudiera estar muy bien representado por delegados y delegadas fantasma. Es decir, pudiéramos estar en presencia de un Congreso fantasmagórico

¿Desde cuándo viene planteándose la necesidad de la formación ideológica? ¿Cuántos talleres, cursos y encuentros de Formación ideológica se han realizado hasta ahora? ¿Cuáles son los resultados?

Cada momento de elección de miembros del PSUV para alguna cosa, quedan las dudas y las penumbras que esas dudas producen se están transformando en lugares oscuros y tenebrosos para un proyecto que está construido sobre la necesidad de una nueva ética. Las distancias se hace cada vez más largas y profundas entre lo que decimos y hacemos. El “ser” y el “deber ser” toman distancias y probablemente, mi falta de entendimiento para imaginarme el sentido de una propuesta de “Aprender a Pensar con Criterio Socialista” tenga su explicación en estas inconsistencias y contradicciones marcada por déficit de ética.

He dicho en algunos reuniones de estudio que por alguna razón, el objetivo número 1 del Proyecto Simón Bolívar es el número 1 y no el 7. Ese objetivo precisa de una nueva ética socialista. No tengo idea de quién redactó ese documento, pero el responsable de su diseño tiene o tuvo plena consciencia del país que hemos venido siendo y de la relación de causalidad entre la nueva ética y el socialismo del siglo XXI. El que diseñó el documento y propuesta de “Proyecto Simón Bolívar” sabe de la “viveza criolla” y de esa cultura de “ganarse” la cosas por a vía más fácil, es un gran obstáculo que el proyecto socialista debe saltar, pero aún falta una efectiva garrocha para realizarlo.

Lo cierto es que han gastado una cantidad considerable de tiempo reflexionando y justificando la necesidad de una formación, porque hay un absoluto convencimiento que sin esa formación, el socialismo del siglo XXI es un proyecto inviable, pero ese virus que conocemos como “viveza criolla” coloca sus muros. La idea de la formación ideológica ha estado presa entre cursos, talleres con alguna literatura marxista y bajo la formalidad de una esuela aislada de la realidad. Mientras a esa esuela van las esperanzas anónimas pero deseosas de entender el socialismo del siglo XXI; la realidad es como una universidad donde esas esperanzas comienzan a desarmarse y desanimarse, porque las “lecciones” y los textos que fija la realidad y los "cuadros revolucionarios" son más contundentes.

Mientras en los talleres y cursos con peguntas generadoras se les exige a los patrulleros leer textos del Che, Eduardo Galeano, un artículo de Chávez o se inventa una cosa para aprender a pensar con criterio socialista; los clones de Alfaro Ucero se multiplican muy rápidamente y se toman la responsabilidad de producir (en serie) delegados y delegadas fantasmas para un Congreso que es de alta significación para el PSUV, pero que corre el riesgo de ser un Congreso Fantasma. En esas entidades (Carabobo, Nueva Esparta y Caracas) y probablemente en otras, la elección de los delegados y delegados riñe con la “nueva ética socialista” y la Dirección Nacional permanece en la rutina o tiene la mirada fija en otro punto.

Es posible entonces que con esta propuesta metodológica para “Aprender a Pensar con Criterios Socialistas”, podamos ajustar nuestras neuronas para razonar de una manera, pero otros actúan como un clon del famoso Alfaro Ucero para que el PSUV se comporte contrariamente a lo que se piensa que es.


evaristomarcano@cantv.net

http://eltaria.blogspot.com/



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2272 veces.



Evaristo Marcano Marín


Visite el perfil de Evaristo Marcano Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Evaristo Marcano Marín

Evaristo Marcano Marín

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N Y ab = '0' /ideologia/a89253.htmlCd0NV CAC = Y co = US