¡Reformistas temblad!

Este domingo, en la emisión del programa Aló Presidente 327, transmitido desde el muelle de Puerto Sucre, en Cumaná, cuando se celebraba la eliminación de la destructora pesca de arrastre, el Presidente le dijo a los marinos, a los pescadores y a la población: “ahora vamos a crear unas empresas productoras socialistas donde ustedes tengan una mejor vida, que sean dueños de su propio trabajo”[1] Más tarde, en el mismo programa, en un ambiente de liberación de las aguas para el mercado socialista, Chávez mostró el libro Reformismo o Revolución, de Alan Woods, el cual dijo que estaba revisando, y dejó bien claro que no podemos caer en la trampa del reformismo, porque se trata de una revolución. No podemos hacer cambios en la superficie —dijo— porque eso no cambia nada. “Primero hay que cambiar el fondo para que después cambie la superficie”.

Recuerdo que cuando el Comandante llegó al gobierno no había leído la obra de Marx y Engels. Él mismo dijo en una oportunidad que no podía hablar de marxismo porque no lo había leído. Sin embargo, conocía muy bien las ideas de Bolívar. Desde el inicio, la Revolución Bolivariana ha tenido un carácter antiimperialista e integracionista, que con el tiempo se fue acentuando. Llegó un momento en que se hizo muy evidente la intervención extranjera en los asuntos internos de Venezuela, y el presidente hizo un llamado contundente a una movilización abiertamente antiimperialista.

En enero de 2005, durante el Foro Social Mundial de Porto Alegre, Chávez planteó la cuestión del socialismo. En su discurso afirmó que “con modelos capitalistas es imposible combatir la pobreza. No se va a trascender al capitalismo dentro del mismo sistema, sino a través del socialismo”[2] También ha manifestado en varias oportunidades la necesidad de un socialismo con espíritu indoamericano y afroamericano, así como la imperiosa necesidad de que el socialismo sea feminista.

Un mes después del Foro, el 27 de febrero de 2005, en su programa Aló Presidente expresó que el socialismo en Venezuela sería de carácter democrático y participativo y “en concordancia con las ideas originales de Carlos Marx y Federico Engels” [3]

Finalmente, este 20 de febrero, durante el desfile cívico-militar con motivo de la conmemoración de los 150 años de la Revolución Federal, que se realizó en Coro, dijo que “el socialismo es el único camino a la paz perdurable, a la justicia social, es el único camino para que tengamos patria. La patria o es socialista o nunca será patria". Y le da un carácter científico: “el socialismo o es científico o no es nada. El socialismo no puede ser solo un anhelo, una esperanza, un sentimiento. El socialismo debe tener cuerpo, músculo, esqueleto, nervio, carne, vida en la realidad". [4]  

Está claro que el Presidente se está orientando hacia una concepción materialista de la historia de Venezuela y de Nuestramérica, y poco a poco se va alejando de un socialismo utópico, idealista, reformista. De otra manera no estuviera releyendo Reformismo o Revolución. Chávez expresa las aspiraciones de las mujeres y los hombres como sujeto histórico de la revolución. Interpreta y analiza el pasado y el presente desde una posición de clase, sin dejar de agitar a las multitudes desde la moral comunista, cristiana, y desde una ética revolucionaria, un deber revolucionario. Está claro en que las condiciones materiales objetivas, los modos de producción, son los factores principales de cambio social, son las causas últimas de los cambios. De ahí su llamado desde Coro: “el socialismo o es científico o no es nada”.

Al terminar el programa Aló Presidente, me dispuse a revisar el libro Reformismo o Revolución, el cual está dedicado a los obreros y campesinos de Venezuela, a quienes el autor considera los protagonistas de la Revolución Bolivariana y de su libro, y pude leer planteamientos y argumentos científicos que en nada favorecen a los reformistas.

Cuando habla de Venezuela, Woods se pregunta: “¿Qué se necesita para llevar la revolución hasta el final en Venezuela?” Y se responde: “Se debería hacer un llamado a los obreros, campesinos y soldados para que tomen la tierra y las fábricas, organicen comités democráticamente elegidos y arresten a los elementos contrarrevolucionarios. Es necesario aprobar una ley habilitadora que expropie la tierra, los bancos y las industrias clave, bajo el control democrático de los trabajadores. Esto sería suficiente para eliminar el poder de los terratenientes, los banqueros y los capitalistas y establecer una economía nacionalizada y planificada. El presidente debería usar la televisión para hacer un llamamiento a las masas para que apoyen estas medidas y pasen a la acción para vencer la resistencia de los contrarrevolucionarios. Se debería establecer una milicia de obreros y campesinos para guardar el orden y evitar provocaciones. Se deberían introducir medidas con efecto inmediato para elevar las pensiones y los salarios, reducir la jornada de trabajo y mejorar las condiciones de vida de los pequeños campesinos y tenderos.” Y concluye: “Tales medidas, apoyándose en el movimiento revolucionario de las masas fuera del parlamento, serían más que suficientes para asegurar una transformación pacífica con un mínimo de conflictos. Para crédito suyo, Chávez ha dado ya algunos pasos en la dirección de la nacionalización”. Sin embargo, “reformistas y burócratas le rodean y ejercen presión sobre él. Si estos elementos prevalecen, el resultado no será una transición pacífica, sino lo contrario”.

Como el Comandante ha leído estas líneas, sabemos que conoce los riesgos que supone el reformismo para la sociedad, tal como lo señala Woods en su libro. De manera que los burócratas reformistas tienen a un líder que los va a desenmascarar, y los va a enfrentar con el apoyo de la mayoría.

¡Reformistas temblad!

[1] http://www.aporrea.org/medios/n130721.html

[2] http://www.forumsocialmundial.org.br/dinamic.php?pagina=bal_josu_2005_esp

[3] http://www.aporrea.org/actualidad/n56847.html

[4] http://www.radiomundial.com.ve/yvke/noticia.php?20076

[5] Reformismo o Revolución, Alan Woods. Fundación Federico Engels, Madrid, junio 2008, pág. 361.

Más artículos del autor en:

http://www.fernandosaldivia.blogspot.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1842 veces.



Fernando Saldivia Najul

Lector de la realidad social y defensor de la sociedad sin clases y sin fronteras.

 fernandosaldivia@gmail.com

Visite el perfil de Fernando Saldivia Najul para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Fernando Saldivia Najul

Fernando Saldivia Najul

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a74398.htmlCd0NV CAC = Y co = US