Inconsistencias ante la crítica constructiva y la autocrítica

Las inconsistencias así como la desorientación política de algunos compañeros que mal entienden la critica constructiva y la autocrítica, es una aberración, desconceptualizando la mismas como herramientas de avance y de corrección de errores, premisas que nos tienen que llevar a un intenso proceso reflexivo e inexorablemente conducir a un análisis interpretativo de las razones por las cuales satanizamos estas herramientas.

Todo esto tiene que ver con el señalamiento hecho por el presidente en relación a beneficios contractuales irracionales que algunos sindicatos le han impuesto al estado venezolano, así como las demandas de otros tantos en la discusión de dichas contrataciones colectivas. Estas contrataciones colectivas solo se producen en el estado, mas no en la empresa privada, sin embargo algunos se empeñan en descalificar al gobierno revolucionario y calificarlo como antiobrero.

La critica constructiva hecha por el máximo líder de nuestra revolución a un trabajador de VTV (generalizando, no individualizando como se ha pretendido manipular), ha desencadenado pasiones a propios y extraños. Muchos compañeros se han posesionado del lenguaje opositor para atacar al presidente, incluso han llegado a la ridícula insensatez de calificar al gobierno como antiobreristas, hecho señalado por Orlando Chirinos, dirigente sindical. Las declaraciones y escritos hechas por este señor, resultan tendenciosas y de claro compromiso con intereses al margen de la revolución, muy a pesar de señalar estar de acuerdo con este proceso político bolivariano.

En reiteradas ocasiones he manifestado que la convicción esta muy por encima de los dogmas y del oportunismo. Es perfectamente valido que hoy muchos compañeros con un pasado circunscrito a la derecha, puedan hoy militar en las filas de revolución, incluso ser parte de los órganos del poder. Las razones del cambio pueden ser muchas, para adherirse a este proyecto, como por ejemplo la naturaleza social y procesos de inclusión que encarna la revolución (estos compañeros son muy vulnerables), lo más importante es el nivel de compromiso y lealtad con que asuman las profundas trasformaciones que promueve el gobierno nacional. Esto es esencial.

Para otros compañeros las razones del cambio o su conversión a rojos rojitos, vienen determinadas por el oportunismo y su vigencia política, asumen el dogma por convicción, sin ningún tipo de compromiso, dispuestos en cualquier momento a mutar en función de sus intereses.

En ambos casos las inconsistencias son determinadas por la falta de conciencia política. La conciencia se genera a través de un proceso claro de formación ideológica e identificación de clase. El carecer de una formación política de clases no permite generar en el individuo niveles de compromiso y de conciencia., cónsonos con la coyuntura política que hoy vive Venezuela. Es ahí precisamente en que somos vulnerables y nos hacemos eco del discurso mediático que promueven los medios opositores, nos condicionan el pensamiento y moldean estímulos contrarios, adversos a situaciones que puedan influir en nuestra voluntad política y de compromiso con el discurso del líder.

Es así, como obviamos el contenido y nos sumimos en la forma, nos vamos al efecto sin analizar las causas y de manera contradictoria arremetemos irracionalmente en contra de nuestros propios intereses, sin darnos cuenta actuamos a favor de los que promueven la caída del gobierno revolucionario, pretendiendo que con nuestras acciones defendemos una causa justa.

La critica constructiva la interpretamos como autoritarismo, y la autocrítica como expresión del perdón, mas no de reflexión. En días pasados leía a una compañera (Norma Rivas S, http://www.aporrea.org/trabajadores/a61567.html) que criticaba muy duramente al presidente, el titulo de su escrito era “Así, así no se Gobierna” en el mismo daba muestra de memoria erudita, cuando relataba el hecho que había ocurrido en un Alo Presidente, en el Barrio Benito Quiroz, donde ella recordaba la forma en que un compañero fue duramente criticado por el presidente, lo que olvidó esta compañera mencionar, fue la manera en que el criticado comenzó su intervención “A usted presidente lo tienen engañado” de inmediato el presidente reaccionó, como debe ser. Las palabras introductorias utilizadas por este compañero, ya desmeritaban la majestad presidencial, subestimaban la capacidad del líder, es ahí cuando se produce la reacción del presidente Chávez y se defiende.

Si de objetividad se trata, debemos entender que el presidente no puede estar en todas partes, pueden producirse hechos que están al margen del conocimiento del líder, pero lo que no podemos hacer, son señalamientos que tomen por torpe e inepto al presidente, como lo hizo este compañero. Comienzan las manipulaciones y la vulnerabilidad a la que estamos expuestos, se trasforman en escritos como el realizado por esta compañera, en la relación al caso del Barrio Benito Quiroz. Caso contrario el de Orlando Chirinos y esto lo asumo con toda responsabilidad, lejos de ser inducido por una manipulación mediática, el discurso es preparado y atomizado con el lenguaje de la oposición, bien estructurado y sistematizado para lograr un efecto inverso en todo aquel que apoye a la revolución, creando con ello la suma de solidaridades automáticas, que no son mas que (en muchos casos) muestran de nuestras debilidades ideológicas y lo adverso que es la utilización de la critica constructiva y la autocrítica como herramientas necesarias en todo proceso revolucionario. El método de la crítica y la autocrítica tienen un valor fundamental, en cuanto permite conocer cual es la disponibilidad a cambiar, partiendo de la actitud que se asume ante la crítica, y si en la práctica se hacen esfuerzos por superar los vicios, deformaciones y errores y si hay disposición por lograr una conducta política y personal acorde a los principios revolucionarios. Las preguntas necesarias son: ¿Cuánta disposición tienen nuestros camaradas de los sindicatos a cambiar? ¿Están dispuestos a superar los vicios, deformaciones y errores de las artimañas aprendidas de los sindicatos de la cuarta republica? ¿Es el fuero sindical una herramienta esencial de lucha o una prebenda de los dirigentes sindicales? Es necesario analizar el carácter social de los sindicatos, en la revolución, así como el discurso de muchos que se abogan liderazgos.

La pasión sin el análisis dialéctico es una debilidad que nos pone al descubierto ante el enemigo, nos acerca a la disidencia, el PSUV debe acelerar la discusión política en todas sus instancias organizativas, promover el estudio consciente y productivo de la formación, educación y re-educación política de sus cuadros y militancia en general, darles herramientas para la batalla de las ideas, en contra de la guerra mediática, blindando y haciendo invulnerable la capacidad de discernimiento de todos aquellos que se sientan revolucionarios, solo así podremos vencer nuestras inconsistencias.

Hace exactamente un año escribí un articulo, sobre la naturaleza humana la critica y la autocrítica, hoy muy vigente. Aquí les dejo el enlace:

http://www.chamosaurio.org/2007/08/la-naturaleza-humana-crtica-y.html

http://chamosaurio.com/2007/08/07/la-naturaleza-humana-critica-y-autocritica/



NO HAY NADA MÁS EXCLUYENTE QUE SER POBRE



Patria, Socialismo o Muerte…

Venceremos



http://www.chamosaurio.org/

http://chamosaurio.com/



chamosaurio@gmail.com

Ricardo@chamosaurio.org




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2389 veces.



Ricardo Abud

Estudios de Pre, Post-Grado. URSS. Ing. Agrónomo, Universidad Patricio Lumumba, Moscú. Estudios en Union County College, NJ, USA.

 chamosaurio@gmail.com

Visite el perfil de Ricardo Abud para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a61650.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO