Lo que diga Chávez… y punto

A propósito de las últimas elecciones en Cuba, tuve la curiosidad de investigar lo que el Partido Comunista de Cuba, llamó “el voto unido” y resulta que este novedoso sistema unitario que utilizaron allá en la isla, solo te permite el derecho de poder votar por el dirigente que está más cercano a tu circunscripción electoral; porque el resto de los candidatos por los que tu también votas, aunque no los conozcas, vienen unidos o mejor dicho enganchados al voto de arrastre; de tal modo, que no hay forma de ejercer el libérrimo acto personalísimo, de escoger directamente a quienes tu consideras, deben ser tu representantes.

Traigo a colación esta experiencia, sui géneris de los cubanos, porque a raíz del congreso fundacional del PSUV, ha sido sometido a discusión cual debe ser la metodología que este debe usar para designar sus autoridades nacionales, y vaya que ironía o casualidad del destino político, resulta que ha sido aprobada casi la misma formula “democrática” del voto unido del Partido Comunista Cubano; es decir, cada delegado solo tiene derecho a escoger o postular, tres candidatos; porque el resto de los candidatos, aunque nuestro delegado no los conozca o no este de acuerdo con su designación, serán escogido de la terna presentada por cada delegado, para que el presidente del partido, sea en definitiva quien formule la propuesta de los ochenta candidatos, de los cuales solo se escogerán quince, quienes en definitiva conformaran la directiva nacional del naciente movimiento.

Otra modalidad “democrática” aprobada por el Congreso Fundacional, esta referida a la aprobación de los estatutos del partido. Resulta que hasta al gato se le ha consultado sobre cual debe ser el estatuto que regirá los destinos del instrumento político, que prefigura y propone el modelo de sociedad por la cual debemos luchar los venezolanos; pero esto que debe ser materia para aprobarla con las directivas de los batallones, resulta que solo contará para su aprobación con los veintidós delegados regionales y la comisión revisora; es decir, que aquella vieja consigna leninista de “todo el poder a los soviets” aquí no aplica y mucho menos el precepto constitucional de la democracia protagónica y participativa, que establece la obligación, de que toda materia de importancia nacional o constitucional , debe ser previamente sometida a referéndum. Será que a nuestros dirigentes, la angustia que le generó la ultima consulta refrendaría, lo lleva a pasar por alto, estas “minucias formales” de la democracia interna; porque en fin de cuenta, el estatuto del partido, es la Constitución que regirá a todos los militantes que activemos en él… o no? .

Así las cosas, pareciera que esto no tiene marcha atrás, vamos a escoger una dirección y unos estatutos, con el mismo argumento de siempre, “el que diga Chávez y punto”, y ese es el punto, porque detrás de este “comodín”, nuestros sacrosantos dirigentes, han escondido todos los errores, que dieron origen a las tres erres y que amenazan seriamente la pertinencia y consolidación de este proceso, si no… que lo diga Chávez.

douglas.zabala@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2591 veces.



Douglas Zabala


Visite el perfil de Douglas Zabala para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Douglas Zabala

Douglas Zabala

Más artículos de este autor


Notas relacionadas