El Partido Unido y la Vanguardia

El derecho a disentir no es el de desunir

“No estamos en tiempos de posiciones defensivas, estamos en tiempos de ataque ,
en tiempos de posiciones de ofensiva”.

 

 

Hugo Chávez

 
La Habana, 3 de febrero de 2006

 

En estos tiempos de diatriba política donde algunos y algunas pugnan por alcanzar legítimos intereses personales o grupales, que nunca serán superiores al interés colectivo y mucho menos al del pueblo, necesario es que venza la patria, necesaria es la unidad de todas las fuerzas que apoyan el proceso revolucionario y necesaria es la reflexión y rectificación a tiempo.

Tomemos muy en serio lo que señala Juan M. Diaz en el texto que a continuación citamos:

“Una fuerza política puede quizás autoproclamarse como vanguardia política de un proceso revolucionario y no serlo en la práctica o haber dejado de serlo. Los síntomas que señalan que esa fuerza política es vanguardia sólo como título formal, y que se está convirtiendo en una élite burocrática conservadora, se revelan cuando esa fuerza trata de imponerse como vanguardia sin serlo, desarrolla una política sectaria y excluyente, pierde liderazgo y emplea su energía más para defender los privilegios y de grupo adquiridos que los intereses del pueblo. Y como resultado comienza finalmente a perder simpatía y apoyo popular (el subrayado es mío). Es el momento de rectificar a fondo o condenarse a la derrota política y moral que proponen los pueblos organizados. Sólo puede adjudicarse el honroso título de vanguardia política revolucionaria, aquella organización política que se lo gana día a día con su entrega total al servicio del pueblo. Vanguardia es aquel que incluye, no el que excluye es el que une, no el que desune; es el que aglutina, el que convence por la superioridad de sus ideas y lo demuestra con su ejemplo, el que marcha al frente de la causa revolucionaria sin miedo y sin vacilaciones. La condición de vanguardia revolucionaria no es algo que se alcanza de una vez y para siempre, no es un título nobiliario, es una cualidad que también se puede perder y que por tanto, hay que mantener con una acción consecuente y un ejemplo permanente. Vanguardia no es quien se autoproclama como tal, sino quien lo demuestra en pensamiento y acción. (...) Las ambiciones políticas personales, la percepción de los cargos públicos como un 'botín', la vanguardia y el deseo de poder como inclinación perversa, son ajenos a los verdaderos revolucionarios, y son el camino a la traición”.

Hoy en una etapa de conspiraciones internas y externas, con una oposición dispersa, pero con mucho poder económico; urge atender sin mayores reparos las orientaciones del mando único surgido de nuestro Comandante Presidente Hugo Chávez, transmitidas a través de diferentes discursos, escritos y alocusiones públicas, donde va impresa gran parte de la definición estratégica de la política de la revolución.

Si no se deponen las posiciones personales o grupales, si no se atiende a las orientaciones del líder (aunque se tengan diferencias), si nos infectamos de sectarismo, no se podrá alcanzar una gobernabilidad revolucionaria. Para ello, es vital que las organizaciones revolucionarias, grupos o individualidades, mantengamos la consigna de “ implacable con el enemigo y unidad en el combate hasta la victoria final ”.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3272 veces.



Bartolo Hernández


Visite el perfil de Bartolo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas