Las y los patriotas ante el revés electoral

En una confrontación cualquiera que sea su naturaleza están en juego dos visiones de estrategias y de tácticas, el error de una contribuye a la victoria de la otra. Lo que corrobora la afirmación de que no hay praxis sin teoría, o es mejor, decir, la teoría y práctica tienen que estar en perfecta sincronía para que exista coherencia entre lo que se dice y lo que se hace, entre lo que se piensa y lo que se ejecuta.

El otro elemento que entra en juego en una confrontación de ideas y proyectos es la moral, la cual de alguna manera influye en el desenlace de cualquier contienda, lo que permite arribar a una primera conclusión: La estrategia y táctica debe de estar acompañada de un seguimiento constante, de lo que se perfila obtener, de las razones del enfrentamiento; implica esto, que si no hay suficiente moral en los seguidores de esa idea en ejecución, existe desgano, confusión, apatía de quienes se encuentran inmersos en ella.

La Revolución Bolivariana se planteó un horizonte de transformaciones con miras a superar las condiciones de la sociedad venezolana, o lo que es lo mismo el Comandante Chávez abrazo la idea de presentar un proyecto de país ante la existencia de otra visión de mundo que logró llamar la Cuarta República. Ante eso presentó un proyecto denominado, Socialismo del Siglo XXI.

Idea y razón al igual que táctica y estrategia tienen que ir acompañadas de creyentes, seguidores y defensores, lo que implica que la presentación de este proyecto por parte del Comandante Chávez necesitaba, necesitó y necesita ineludiblemente el seguimiento del Pueblo.

Este pueblo que fue abrazando las ideas de transformación de su realidad se fue haciendo cada día más consciente del porvenir que aspiraba y que estaba contribuyendo a construir, pero nada ocurre linealmente sin las contraposiciones de los contrarios y las contradicciones en el mismo seno del Pueblo y su dirección; de tal manera que la Revolución Bolivariana tuvo un tiempo florido de organización y crecimiento de victorias rápidas y tempranas, pero los aspirantes del otro proyecto (Hegemónico) nunca se retiraron del campo de batalla sino por el contrario acomodaron la táctica para cada circunstancia, utilizando todos los elementos a su disposición, para poder así debilitar la moral y la fuerza de apoyo, de sustento que sostiene el Proyecto de Revolución Bolivariana, como es la gran mayoría del Pueblo trabajador.

A este enfrentamiento entre dos modelos le siguieron varios procesos históricos signados por situaciones violentas, tergiversación de la realidad, el uso indiscriminado de la mediática, los bloqueos económicos y financieros que buscaron desinflar la moral y la convicción de gran parte de los seguidores del proceso revolucionario llamado, más comúnmente, el Chavismo; ahí pudiéramos encontrar alguna explicación de este revés electoral ocurrido en el Estado Barinas.

Es bueno recordar la historia de otros procesos emancipatorios. En una ocasión en la cual estaba de visita a nuestro país el comandante guerrillero nicaragüense Tomás Borges, le preguntaron la razón de la derrota de la Revolución en Nicaragua por parte de la representante de la Hegemonía Imperial norteamericana, Violeta Chamorro, Borges respondió: Perdimos por ahora la Revolución, porque se fue perdiendo la humildad de sus principales dirigentes; humildad que fue siendo sustituida por la arrogancia; situación que fue reforzada por los enemigos de la Patria y la revolución, a lo cual el pueblo cobró en las urnas electorales.

A este pasaje histórico ejemplarizante y lo ocurrido en Barinas, además de poseer mucho análisis y conjeturas a las cuales hay que prestarles mayor atención para volver sobre la conquista política, social y económica de este territorio, tendrá que estar en el camino de la autocrítica y la corrección

A nuestra manera de ver, hay que hacer una profunda revisión de los elementos tácticos que se montaron para esta contienda electoral, a la par de la continuidad y aplicación del Plan de la Patria que acompañen nuestra teoría y práctica para orientar las acciones venideras y llenarse de conciencia y acción de lo más humilde del Pueblo.

Estamos ante la perdida de una batalla, revisemos los errores cometidos en el campo de confrontación y corrijamos todo lo que haya que corregir y acompañemos el dolor del pueblo militante de la revolución para la reconquista de su fe, esperanza y provenir.

Vayamos pues con mucha moral hacia el encuentro de nuestro Pueblo y del proyecto inicial del Comandante Chávez con la más sublime humildad en la construcción de la nueva estrategia y la nueva táctica para revertir esta situación ocurrida el 09 de Enero de 2022.

Volver a Barinas es volver a Carabobo!

Viva la Revolución Bolivariana, viva la Patria!

Viva el Glorioso Pueblo Batallador… No hay Pueblo vencido!

Honor y Gloria al Comandante Chávez!!!!!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 400 veces.



Bartolo Hernández


Visite el perfil de Bartolo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: