Con Las Espuelas Puestas

El llamado de la historia

En la actualidad venezolana contamos con un líder que es escuchado, analizado y seguido por nuestro pueblo, Hugo Rafael Chávez Frías, lo cual significa una gran ventaja con respecto a otros tiempos históricos de Venezuela, de América y de todos aquellos pueblos que han tenido que luchar siempre para alcanzar su libertad, independencia y soberanía. Esa ventaja tiene que ser tomada en positivo por aquellos que hemos dicho estar con un modelo de cambio y transformación de nuestro país. Ese solo elemento nos debe llevar a detenernos en analizar y actualizar nuestras opiniones, nuestros criterios en un momento determinado. El líder ha dicho refiriéndose a la necesidad de construir un instrumento, una herramienta de lucha para el proceso revolucionario por el cual transitamos y ha expresado acerca de quienes deben conformarlo: “…ese partido debe ser capaz de reunir en su seno a todos los venezolanos y venezolanas dispuestos a luchar por construir el socialismo en nuestro país”…Para el líder está clara la necesidad inocultable de ser abiertos al pensamiento, a la discusión sana, ética para buscar y encontrar los verdaderos caminos para la transformación definitiva de la sociedad venezolana. Chávez habla con hechos y con la práctica de la palabra. Veamos por ejemplo lo acontecido con la Primera Cumbre Energética Suramericana, este hecho marco la pauta para una nueva independencia de los pueblos de este continente. Ese ha sido el sueño de los verdaderos revolucionarios, los que creemos en la obra libertadora de nuestros luchadores y luchadoras independentistas, ver a la América convertida en una gran nación capaz de enfrentar con fuerza, con decisión y con espíritu solidario los retos de los tiempos a vivir.

Los que de alguna manera nos hemos identificado con el pensamiento de un nuevo mundo, de un mundo mejor, no tuvimos claridad en el camino a seguir y entonces unos estábamos con una parcialidad y otros con una diferente en cuanto a color y a dirigentes se refiere, pero que en el fondo decían perseguir el mismo objetivo: el socialismo. No hubo un líder capaz de aglutinarnos a todos, de sentarnos a todos en el mismo sitio para despojarnos de individualismos o grupismos y asumir un papel de vanguardia en el hecho político. Era más fácil conservar una parcela de militantes para desde ella permitirnos exigir cuotas y participaciones en cuanta oportunidad burocrática se presentara en determinada región. Esta praxis nos desgasto en el tiempo y en el espacio y nunca pudimos superar los escollos ideológicos y electorales. Así tenemos por ejemplo que nuestro movimiento subversivo en los años correspondientes a las décadas de los 70 y los 80, valioso y combativo, no pudo, o no entendió, ganarse al pueblo en sus luchas y ello costó muchas vidas útiles y necesaria para el desarrollo de ese proceso. En lo electoral nunca pudimos superar el 10% de los votos en los diferentes procesos en los que se participó, vale decir que con los mejores candidatos de esos tiempos. Todo ello debe llevarnos a una necesaria reflexión: consolidar en la práctica la construcción del Partido de la Revolución como único bastión y fortaleza de lucha para nuestro pueblo, incluida la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, dejando de lado las pretensiones de ser los únicos en tener derecho a hablar de revolución. Aquí todo está ocurriendo al calor del pueblo y en ello debemos participar para que quede de nosotros en la memoria de nuestra gente la verdad que pregonamos y que manifestamos con nuestra diaria actividad en la política: “el compromiso de lucha para lograr una nueva sociedad, una sociedad justa, una sociedad equitativa e igualitaria donde todos podamos disfrutar de las riquezas de nuestra tierra y de nuestra patria, la SOCIEDAD SOCIALISTA DEL SIGLO XXI”.

Entendamos entonces cual es nuestro fundamental deber en estos momentos y dediquémonos a formar parte del contingente necesario para consolidar la idea de nuestro líder, Hugo Rafael Chávez Frías. Dijo el comandante, refiriéndose al partido de la revolución: No se trata de un partido electoral…debe ser un partido para la batalla de las ideas, Un partido con ética y con decisión para la lucha permanente. Está claro para nosotros lo importante que es saber hecho realidad nuestro sueño de un aparato político preocupado no solo por atender los requerimientos de procesos electorales, sino para la defensa de los más sagrados intereses de nuestra patria.

Algunos tips; Nos sentimos muy tristes por la desaparición física del cultor popular El Gordo Páez, con él compartimos algunos momentos al lado de Alí Primera, Pablo Rico y el Chivato de la Playa, solidaridad con su familia y con el mundo de la cultura popular y hermano allá nos encontraremos para seguir luchando por los mejores caminos. Lo de R.C.T.Vas y sus cómplices va más allá de nuestras fronteras para buscar desestabilizarnos unamos esfuerzos para defender la ética comunicacional en este proceso revolucionario.

culigonzalez@cantv.net culigonzalez@gmail.com.

Juan Griego, 22 de Abril de 2007.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3138 veces.



César González “El Culí”


Visite el perfil de César González para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a33652.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO