Otra vez coincido con mi amigo Sant Roz: el presidente Chávez está solo

“Pensar es la nobleza del hombre”

Anatole France



Cada vez me convenzo más de que, nuestro presidente es un hombre inteligente, pensante i humano que está mui por encima de los que lo rodean; considero que a su lado hai hombres fieles i que le profesan verdadera amistad i respeto, aunque no de su condición o virtudes, e igualmente hai muchos farsantes que se hacen pasar por revolucionarios, en tanto que las decisiones tomadas por el bien de la nación, o sea el pueblo, no lesione sus intereses ocultos. Si el golpe de estado del 11 de abril dura una 48 horas más, hubiesen sido muchas las caretas por el suelo. La pronta actitud cívico militar que reestableció el hilo constitucional, impidió conocer cuantos oportunistas quedaron a su lado. Por eso mi amigo José Sant Roz, distinguido profesor i escritor universitario, piensa como yo, respecto a la soledad del presidente en cuanto a eficientes compañeros de ideales, porque sí los tiene, más no los eficientes para una inmensa realización como la pretendida aspiración a fundar un partido socialista unido, que no tenga las aberraciones de los partidos tradicionales conocidos hasta ahora. Lo de nuevo, lo de nacer de las bases o niveles más sencillos i desinteresados del pueblo, no se comprende porque no les interesa; se trata de colaboradores verdaderos, de hombres con sus mismos ideales como he dicho, pues, por otra parte si algún presidente, o quizá el único, acompañado de una inmensidad o sobrada mayoría de adeptos en el pueblo, es el comandante Hugo Rafael Chávez Frías, hombre de pensamiento i de acción, requete superior a mucho sabueso que pasó por la universidad pero la universidad no pasó por ellos, como se dice. Los cabecillas de los antiguos grandes partidos, AD i COPEI, olvídense que van a cambiar su manera de pensar i actuar, o convencerse que su lugar en la vida pública ya pasó, lo hicieron desastrosamente, i jamás volverán; i como la ambición desmedida parece que les hizo olvidar el transcurrir del tiempo, su incompetencia como discípulos de otras generaciones i maestros u orientadores de las que siguen, les impide reconocer i darle paso a la juventud, a las nuevas ideas, a la evolución de la humanidad i a los nuevos problemas de la vida planetaria. En ello juega un papel fundamental el analfabetismo cultural; muchos tuvieron o tienen profesiones, pero fuera de lo que les queda de esos conocimientos, no saben de más nada, excepto de tener, ambicionar dinero i olvidarse que todos somos mortales i que la vida es social, justa i libre. Por ello, la lucha de clases nunca desaparecerá, pues se simplifica erróneamente estableciendo clase proletaria, obrera o pobre; clase media i clase alta, poderosa i rica, cuando en cada unos de estos estratos, existen multitud de nuevos estratos, donde en gran parte, especialmente de la clase media-alta hacia arriba, el lobo sigue siendo lobo del hombre; donde existen menos valores, i donde el único dios o el fetiche, es el dinero i nada más. Donde todo se vende i todo se compra; donde el hombre se deshumaniza i va dejando caer en los estratos inferiores, todos los vicios, todos los contravalores, toda la iniquidades i miserias sociales que pervierten i arruinan la existencia. Siempre me he preguntado que valor social, económico i político pueden tener los partidos políticos i si la vida social sin esas sectas, no sería mucho mejor. Por eso el camino es ir dejando atrás en el olvido la multitud de partidos políticos, como sectas que, entre más minúsculas, más sectarias, intolerantes i fanáticas (con las excepciones de las revolucionarias perennes), para parecernos más a una gran tribu indígena que vivían en el pasado i en el presente, sin partidos i con una vida social comunitaria. Empero, la sociedad evoluciona.

Creo que puedo decir como mui pocos venezolanos al menos, que somos excepcionales como personas que jamás hemos pertenecido a un partido político (conozco algunas), ni hemos sido “pro” tal agrupación o secta, pues muchos que vanagloriaban de “independientes” eran independientes “pro” i lo proclamé diciendo que era “independiente de los independientes” por lo cual he llevado “plomo graneado” por todos los costados hasta el presente, cuando he experimentado bastantes decepciones de gorra i camisa roja) Jamás ningún partido venezolano tuvo mis simpatías; al comienzo algunos colegas de AD como Borjas Romero –el mejor rector de la Universidad del Zulia-, los doctores Arteaga Pérez, Medina Acosta i Paz Galárraga; el abogado Eloy Párraga Villamarín (todos dignos venezolanos); en COPEI, amigos distantes, porque siempre me repugnó el disfraz religioso i falso que todavía usan; i de los que surgieron después, como el MAS, admití como amigo apenas uno, el más admirado: Luis Hómez Martínez; pero también encontré la más grande basura de todos los tiempos: Teodoro Petkoff. Por el único candidato que voté en la IV República, fue por José Vicente Rangel i en su campaña electoral tuve la dicha de ofrecerle un desayuno en mi casa, junto a sus compañeros en el Zulia, i finalmente luego del 4 de febrero, conseguí un candidato al cual no abandonaré nunca: el joven militar que con pundonor i hombría, asumió el fracaso de una intentona contra el más nefasto de los presidentes de nuestra historia, lo que no fue un golpe de estado sino un intento fracasado por adecentar el país. I luego de casi 8 años de escuchar su ideas o conocer sus ideales, de verle cumplir con integridad lo prometido en su campaña electoral; comprobar que no fue un simple cambio de gobierno a los cuales estábamos acostumbrados, sino comenzar a hacer lo que Bolívar dejó sin concluir porque la vida no le dio ocasión; tener el honor de participar en la creación de una grandiosa Constitución Bolivariana i como Presidente de una Comisión Legislativa, acabar con un nido de ladrones de cuello blanco, como era la antigua Asamblea Legislativa del Estado Zulia, i seguir apoyando con mis escritos el Proceso Revolucionario, fiel reflejo de mis pensamientos de toda la vida. Mi única frustración es que la edad i la salud no me haya permitido ser un médico de Barrio Adentro a lado de esos médicos cubanos i venezolanos que han realizado proezas humanas inéditas en nuestra patria. Pues hasta en el terreno de la historia, he visto surgir como genio de América i del mundo, la figura excepcional i gloriosa del Libertador Simón Bolívar i las ideas de su maestro Simón Rodríguez, i el encanto i la firmeza fiel de Manuela Sanz, en la vibrante, bella i revolucionaria mujer venezolana con su género consagrado en la letras del idioma español, no el castellano. Por todas estas razones i por todas esta hermosas firmezas que encuentro en el Proceso Bolivariano i Revolucionario, declaro que estoi dispuesto a ser un miembro más del Partido Socialista Unido de Venezuela PSUV (o como dije, me gusta Partido Socialista Unido Revolucionario PSUR) porque lo de venezolano es obvio, pero la revolución que abre horizontes a los pueblos, es para siempre, i además alude al Sur. Quiero pertenecer como un miembro más del pueblo, como un soldado de la revolución, sin títulos ni privilegios, i ofrecer mi humilde aporte en lo que pueda ser útil, a un partido cuyos ideales son nobles, soberanos, patriotas i deseamos cambiar, no solamente a la América toda, sino al mundo, librándonos del Imperialismo, para felicidad de los pueblos de los cinco continentes del planeta.

robertojjm@hotmail.com









Esta nota ha sido leída aproximadamente 3993 veces.



Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a32260.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO