Curriculum anchilargo en tiempos de cambio transición y coyuntura actual

Al ponerle fin a la Guerra Fría (1989-91), transitoria afirmación, se instauraba ante el nuevo escenario de un "nuevo orden internacional" (mundial), sobre fundamentos de un renovado bilateralismo, resultando no obstante la hegemonía desde los organismos internacionales dominados por el hegemon occidental, desde la ONU, la OEA y OTAN, el FMI, los Bancos Federales; y que ya desde el año 48 mostraban cuan eficaces serían el mantener bajo una sola voz, la de las potencias al frente del resto de países en vías de desarrollo, dejando atrás el coloniaje, pero entrando al sistema capitalista y neo burgués, recién implementado sobre la órbita de las ciudades en los países, donde la vida se convertía en ideas y pensamientos renovados, lo que respondía en alzar la voz, como en el caso de Cuba, y manifestarse socialista, comunista, marxista, anticapitalista, antiimperialista, manifiestamente cheguevarista y fidelista. Un asunto que dividió todavía más al mundo y los proyectos de desarrollo y progreso ante la crisis donde los pocos más se enriquecían, y los muchos más empobrecían. Era la nueva representación al amparo de las políticas de los políticos de Occidente, del cual estábamos marginados, en una especie de "paz perpetua kantiana" hecha a la medida del presente bajo el paraguas de "big brother".

Es el tiempo de la larga transición hacia la postmodernidad y su característica de incertidumbre, y acelerado "ritmo" histórico circadiano, en medio al ascenso generacional en conflicto cultural y civilizatorio, hostil al poder del Estado, objetivo principal a eliminar, al que aferrados en su esfera se empeñaron en que permaneciera y prevaleciera, con el uso maniqueo de la democracia, y la educación de las masas para servirse de ellas, cautivas del aparato mediático instaurado por la tecnología moderna, ya sin tradición, sin racionalidad, puesto que todo se va desmoronando a su paso; ideologías, sueños, utopías, autonomías, la dignidad, y ahora, bajo pandemia de la entropía neoliberal. Hace unos años Octavio Paz escribió: "Vivimos por primera vez a la intemperie espiritual y no a la sombra de sistemas metahistóricos, que al asignar un objetivo a la historia nos oprimían y protegían al mismo tiempo. Por ello, es cuerdo hoy en día abstenerse de legislar sobre el porvenir".

Los giros y orbitas planetarias en nada relacionados con los procesos de cambio social, donde los físicos ahora hablan de cuántica, mientras los políticos, cuyas características principales de la que hacen gala es ser <> lo afirma un académico criollo; porque asegura que se ufanan de saber mucho, una vez que se han caletreado el resumen, del cual arma su discurso, que a veces es más lo que brilla por ausencia, y no da luces hacia el porvenir. Tal vez se debe, volviendo a Paz, a que <> y además <>. Vivimos por tanto entre la soberbia y la incertidumbre de un mundo peligroso y en transición.

Esta larga cita que transcribo mientras oigo el Telemann - Orchestral Suites de la Akademie für Alte Musik Berlin y sintonizo la lectura que el presidente Maduro en la Memoria y Cuenta se explaya sobre el Plan de Gobierno del próximo sexenio, el siguiente. Es o no pertinente el artículo, cada quien evaluará desde su perspectiva; pero lo que hay es lo que ha sido y lo que acusa esta rada de propuestas. De su análisis se sacarán conclusiones y apreciarán los cabos sueltos. Contribuir a que las cosas mejoren requieren de críticas, de las cuales surjan propuestas participativas y protagónicas, democráticas, que coadyuven al proceso de cambios, a la búsqueda de la revolución real y verdadera, no la maniquea, que como las luchas en el barro solo sirven para entretener a una audiencia de aduladores. Son muchas las advertencias desestimadas, los consejos desechados por no venir de los círculos de grupos y sectores a los que les alcanza buenas tajadas en el reparto del producto de la renta dispendiosa del erario público.

Qué nos corresponde hacer en beneficio de las mayorías, pues vemos como los argumentos oficiales se contradicen con la realidad, las teorías están reñidas con la práctica, las categorías que se usan no atienden a dar respuestas, ni solucionan los problemas que se padecen en la actualidad. Se habla de bloqueo, de ataques, y de enemigos a diestra y siniestra, sobre todo se confunde a los tanques de pensamiento orgánicos, con los pensadores críticos e intelectuales radicales. Y tanto en lo nacional como en lo internacional, han perdido credibilidad, ya que del dicho al hecho llevan demasiado trecho, y no cumplen con las expectativas anunciadas hace dos décadas, de una lucha que lleva siglos planteada y que no son teorías sino puros teoremas que responden a viejos paradigmas, mientras el mundo se mueve en otra dirección.

Estas reflexiones se concatenan con lo que va de lustro, en que cada fin de año el ejecutivo promete y da esperanzas, desde Palacio, y muestra lo lindo, lo bello, lo hermoso que alumbran los arbolitos de navidad, y los venaditos, lo que es más típico de países donde impera el dólar, al que nos ha sometido la gestión actual, y que a todas luces, pero no de los arbolitos, sino de la cruda y real realidad, nos atosiga la existencia, que ni siquiera el efecto placebo, que a continuación de la reconversión coloca al bolívar rente a la dólar en cuatro o cinco moneda nacional frente a la divisa imperialista, que ahora es válvula de escape y alivio para que los que están en el poder y hacen que gobiernan, hacen es pura política, y lo que en realidad tenemos, es puro guaje, puesto que lo que viene es más que nuevas elecciones, sino una mayor debacle, pues están por destaparse nuevas pruebas de corrupciones y desfalcos a la nación.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 403 veces.



Franco Orlando


Visite el perfil de Franco Orlando para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: