La piquiña cerebral que le produjo la Ferrari a Delsa Solórzano

Carrao, calculé que esta picazón de alma que sintieron algunos venezolanos porque en las Mercedes se instaló un concesionario de la Ferrari, provenía de los que Maduro llama los trasnochados. Pensé lógicamente así, porque sé, que ellos saben de las muy armónicas relaciones que en el capitalismo llevan la opulencia y la miseria. Es público y notorio, que esta pareja en Venezuela se reconcilió y lleva una vida normal bajo un franco y armónico idilio. Pelé este cálculo Carrao.

Calculé también, que la nueva izquierda le entró un frito por dentro de satisfacción. No es malo para ellos observar muy concretamente, cómo esto de la burguesía nacional bolivariana se revuelven armónicamente con la otra burguesía. Ahora, ambos toletes burgueses, le están viendo el queso a la tostada. Ferrari en Las Mercedes es una señal de progreso y sabemos cómo le gusta esta palabrita a la oposición.

Pero Carrao, la sorpresa mayúscula me aconteció, cuando observé que una de la que "sufrió" una ataque serio de piquiña cerebral fue la amiga Delsa. Me costó creer lo que leí y concluí Carrao, que la amiga Delsa es muy buena, echándole mano a una de teatro y mostrarnos un aparente disgusto por la inauguración de la concesionaria Ferrari. Creerse ese disgusto o malestar, es como pensar que el zamuro le repugna la carroña. Sabemos por lógica, que la amiga con todo su derecho, milita en un sistema social en cual ella desearía ver muchas tiendas Ferrari y muchos autos así por las limpias y bonitas avenidas del este de Caracas, aunque la gente se esté muriendo de hambre.

Por la maleta Chela sacamos los pasajeros. Estoy de acuerdo contigo. Seguro, que el sistema que Delsa defiende es precisamente ese donde la opulencia y la miseria se la llevan a juro, pero se la llevan. ¿Habrá protestado Delsa Solórzano cuando una filial de PDVSA dejó de auxiliar a muchos venezolanos que necesitaban recursos para recibir atención médica fuera del país? ¿Habrá protestado Delsa por el robo de activos de los venezolanos en otras tierras? ¿Cómo es que ahora, le molestas que unos capitalistas monten una agencia de venta de carros Ferrari hacia el este de Caracas?

Es posible Carrao, que Delsa Solorzano no sepa todavía, lo divino que es poner el fundillo en el asiento principal de un Ferrari nuevo o usado. No dudo Carrao, que la panita Delsa experimente una cosa muy grande por dentro al imaginarse, en la grata situación de pisarle el acelerador a un Ferrari con unos zapaticos Stuart Weitzman, cuyo valor no baja de 2 millones de dólares. Me la imagino, con tremenda cara de felicidad frente al volante de Ferrari y poniéndole esos zapaticos tan bonitos a la chola del Ferrari.

Sucede Carrao que este malestar que mostró Delsa en las redes sociales por este hecho tan normalmente capitalista, no es una picazón que se le produce en la piel. No Carrao, es una piquiña psicológica.

Te explico Carrao, según lo que me dijo Ñango Marín. La gente tiene su amígdala cerebral, que es el sitio preferido para operar estos escenas de teatro. Me dijo Ñango que él cree, que a la panita Delsa se le presentan frecuentemente esta picazón y se las calma, diciendo cosas, como esa que digo en la redes:

"Ayer, mientras los maestros protestaban por ganar un salario de hambre de $2, se inauguraba un concesionario Ferrari en Ccs. El carro más barato cuesta $300mil. Esa es la "justicia social" del Socialismo Bolivariano. Solo para enchufados. Aquí la noticia". https://twitter.com/delsasolorzano/status/1350471657719271426

Ahora la amiga Delsa está mucho mejor. No se angustien.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2654 veces.



Amaranta Rojas


Visite el perfil de Amaranta Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas