Sigamos construyendo patria socialista y haciendo historia

En cuántas oportunidades nuestra pasión por la historia, nuestras ganas por participar en sus grandes momentos, nos ha hecho que deseemos retroceder en el tiempo y vivir por al menos unas horas, los instantes que nos marcan cuando la recorremos en la lectura?. A quién no le hubiese gustado conocer y acompañar a nuestros libertadores en sus grandes hazañas, que enorgullecen tanto a nuestra nación?. Los patriotas, en algún momento de sus vidas han soñado con esta posibilidad. Tanto los que luchaban por la liberación de la patria, como los que durante los años 60 y 70 luchaban por la emancipación y por un mejor nivel de vida para el ser humano. De estos últimos, algunos murieron en el intento, muchos de los que esperaban estos nuevos tiempos lo están aprovechando, mientras que a otros les pasó como a los judíos con el Mesías, lo esperaban, y cuando este llegó, no lo reconocieron, al contrario, ellos mismos incitaron su muerte. Es el caso de (Teodoro Petkoff, Pompeyo Márquez y algunos otros).

Los tiempos actuales, sobre todo los que comienzan a finales del año 2006 y se extienden por todo este 2007 y hasta siempre, son instantes que no tienen nada que envidiarle a los ya mencionados. Los actuales, al igual que aquellos, son momentos transcendentales y no solo se escribirán en los libros de historia de Venezuela, Irán mucho más allá, porque este proceso de redención humana, ataca males que se encuentran enquistados, en casi todas las naciones del mundo. Y es la revolución bolivariana, quien representa actualmente una insurrección a ese orden capitalista mundial, que tanto daño le hace a la vida. Este proceso viene siendo acompañado por toda Latinoamérica y se va a extender al resto del mundo. Estas ni tan nuevas ideas que insurgen, representan la continuidad de la vida en el planeta tierra. Y para los revolucionarios que hoy llevan en sus espaldas, en sus diferentes espacios de lucha, el peso que representa hacer realidad esta utopía, simboliza el haber acompañado a nuestro libertador en sus muchos actos heroicos. Porque estamos hoy continuando lo que decía José Martí, nuestro libertador había dejado inconcluso. En un futuro otros desearán haber participado en esta gesta que hoy llevamos a cabo.

El comandante de esta revolución decidió en diciembre pasado, imprimirle de una vez por todas, la sobre marcha, a este proceso revolucionario. Llevábamos 8 años a pasos de tortugas, algunas veces parecía que retrocedíamos. Y si continuábamos en esa situación, simplemente íbamos a terminar diluidos en la nada.

Nuestro líder no pudo escoger un mejor momento, hace apenas unos días acaparó el 63% de las preferencias del pueblo. Nos encontramos políticamente hablando en la mejor de las situaciones, para llevar a cabo una empresa tan importante para la humanidad, como lo es la construcción de una sociedad más justa, una nación socialista. Una faena que no es para nada fácil, ya que el capitalismo cada día que transcurre, a demás de mimetizarse, trata de profundizar sus amarras.

El presidente, como esperábamos, desde el momento mismo de su juramentación, decidió transformar el actual estado y llevar a cabo un conjunto de medidas que nos hace pensar, que este proceso va realmente hacia su consolidación. Para ello viene planteando la necesidad de que los partidos se unifiquen en una sola organización y que este tenga características diferentes, a las que presentan los actuales. El otro elemento importante, es la transformación del actual estado, el cual obedece a una cultura del pasado, que queremos olvidar y que en los últimos 8 años, se ha estado reproduciendo y mutando para peor. Entre otras medidas está la nacionalización de empresas importantes para la nación y lo que debió haber ocurrido hace rato, el no otorgamiento de la concesión a las televisoras fascistas. Estas son algunos de los pasos que se han dado hacia la consolidación de la revolución.

Como era de esperarse, la burguesía nacional y la internacional, no iban a permanecer impávidos ante estas medidas revolucionarias y desde ya han empezado un ataque furibundo. No es para nada extraño, ver a CNN deformando sutilmente, lo que viene ocurriendo en el país. Globovisión y la moribunda RCTV ya han activado todas sus fuerzas en contra de todo aquello que huela a socialismo. Haciendo uso de mentiras, medias verdades y todo el arsenal propagandístico, que el imperio norteamericano creó para estos casos. Ellos como buenos estudiosos de la psiquis del ser humano, entienden que regularmente, mostramos cierta resistencia a los cambios, así estos cambios sean positivos. Cuestión que es una realidad absoluta; nos cuesta mucho cambiarnos de casas, de Universidad. En el empleo de la tecnología vemos mucho esta resistencia, personas que prefieren hacer una cola interminable en un banco, que hacer una transacción en un cajero. Nos cuesta hasta cambiar nuestros hábitos alimenticios, así sea recomendado por algún médico, para nuestro bien. Por lo general mantenemos en el tiempo, sin cambio alguno, nuestras rutas de movilización. Nos aterra lo desconocido, lo que nos altera nuestra planificación de vida, así esta no sea la mejor. Esta es la razón por la que algunos revolucionarios, al plantear su visión del socialismo, lo hacen a través, del prisma del capital, sus teorías contienen un alto contenido de los principios capitalistas, porque simplemente no se han emancipado de la alineación a la que han sido sometidos durante años. Partiendo de estos conocimientos, la burguesía ya ha comenzado a jugar con los temores de la gente, con los esquemas mentales que ellos mismos han creado. Por ello los vemos hablando de que se está atentando contra la idiosincrasia del venezolano, que nos están cubanizando, cuando lo que en realidad se está haciendo, es humanizar a nuestra nación, nos proponemos borrar los efectos empobrecedores, excluyentes y asesinos del capitalismo, y para ello nos proponemos acabar con este sistema. Ante esta realidad inminente muestran su deseo de que en Venezuela se instale un” socialismo” neoliberal, como el que funciona en Chile, España e Italia. Algo igual a lo que teníamos, pero con el nombre de socialismo. Se muestran flexibles ante su extinción, ellos dicen: que no es problema que lo llamen de otra manera, si permite mantener todo como está.

Lo que se impone ahora es que nos preparemos para dar la batalla por este nuevo sistema, se hace necesario que desmontemos las mentiras del imperio, en cada uno de los rincones del país, que el arsenal propagandístico producido durante la guerra fría, sea desactivado. Es necesario que entendamos que estamos en momentos de construcción, no de incertidumbre, como viene diciendo la oposición. Lo que implica que muchas de las cosas que hoy están, deban desaparecer, para el bien de nuestro pueblo, porque son estructuras que impiden la aparición del nuevo sistema, uno muy superior al que teníamos y al cual le debemos todas nuestras desgracias. No se puede construir una nueva casa sobre bases comprobadamente débiles y corruptas, es necesario descartar algunas cosas.

Estos son momentos complicados donde se pone a prueba a mucha gente, donde se afectan muchos intereses, lo que pudiera generar; lo ocurrido durante la discusión de las leyes habilitantes, el paro y el golpe de 2002, que muchos que considerábamos revolucionarios de los duros, temblaron ante la presencia de los maletines llenos de billetes verdes y ante las medidas y leyes populares que estaban por ser aplicadas. Y terminaron colocándose en la acera de enfrente. Todo eso puede y va a pasar, lo que no podemos permitir es que estas cosas nos atrasen. Y mucho menos que nos desvíen del camino.



Lcdo. Pedro Figueroa

PEDRO.G.FIGUEROA@GMAIL.COM


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1834 veces.



Lcdo. Pedro Figueroa


Visite el perfil de Pedro Figueroa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a29742.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO