Las Tareas Urgentes de los Socialistas luego del 3D

Balance de las Elecciones del 3D

La victoria popular del 3 de diciembre, representa un duro golpe a las pretensiones imperialistas de volver a controlar a la república de Venezuela y sus riquezas, demuestra el grado de conciencia antiimperialista adquirido por la gran mayoría del pueblo y reafirma ante el mundo el carácter democrático de esta revolución.

Si bien esta victoria es importante, significativa e histórica, este es solo el comienzo de una de las etapas más difíciles de este proceso revolucionario. A lo largo de estos años hemos derrotado las distintas tácticas imperialistas para acabar con la revolución.

La victoria del 3 de diciembre con una diferencia contundente, es motivo de júbilo y celebración para todos, pero no debe significar tranquilidad o pasividad por parte de los revolucionarios. El imperio y sus agentes internos están heridos pero no derrotados, una vez mas han cambiado su estrategia, la cual debe ser motivo de estudio y análisis, para así evitar caer en errores, que nos pudieran costar años de lucha y de trabajo.

El pueblo no debe caer en la ingenuidad de pensar que de un momento a otro la oposición se volvió democrática por haber aceptado los resultados electorales y su derrota. La vida de muchos camaradas caídos y de muchos desaparecidos nos recuerda que la derecha no es democrática y simplemente no puede serlo porque entraría en contradicción con su esencia reaccionaria. Al ser derrotados por todos los caminos, después de años de menospreciar la conciencia del pueblo, han decidido disfrazar su estrategia y llevar sus planes de una manera más discreta, se han dado cuenta que solo presentando una imagen de seriedad y de organización mantendrán la unidad a lo interno de sus seguidores, que les permita crecer paulatinamente.

A esto se le suma que la oposición venezolana entendió que necesita sumar a sectores populares que actualmente se encuentran apoyando al Presidente Chávez pero que están descontentos por la gran cantidad de vicios presentes en buena parte de los funcionarios y los partidos del Gobierno Bolivariano. El burocratismo, presente en todas las instituciones del estado, la corrupción, por parte de muchos que osan llamarse camaradas, el despotismo de algunos que hablan de socialismo pero al llegar a un cargo maltratan, humillan y se olvidan del pueblo y el oportunismo, son comportamientos de buena parte de la clase dirigente del chavismo, que han ido mermando la tolerancia del Pueblo y peor aún, la esperanza

Un sector de la oposición comprendió que si acumulaba fuerzas en vez de convocar a Guarimbas, podía, en corto plazo, ganar algunos espacios territoriales como gobernaciones y alcaldías, ya que la aceptación popular de casi la totalidad de los alcaldes y Gobernadores afectos a la Revolución está por debajo del 35% según una reciente encuesta, por lo que se prevén varios referéndum revocatorios a estos funcionarios.

¿Que Hacer?

Podríamos asegurar que en las bases del chavismo existe una situación revolucionaria que de no ser leída y atendida correctamente generaría consecuencias catastróficas para el proceso. El pueblo pide transformaciones radicales y que se generen acciones contundentes contra la burocracia, la corrupción y el oportunismo.

En esta etapa del proceso, debemos llevar a cabo efectivamente la consigna “Revolución en la Revolución”. La unidad antiimperialistas con un mero fin electoral debe acabarse, de ahora en adelante al ladrón debemos llamarlo por su nombre ladrón y al oportunistas no debemos denominarlo compañero, camarada o compatriota sino oportunista.

Paralelo a esto debemos entender esta etapa como una nueva momento en la lucha de clases y comprender que estos males no son solo causa de malas intenciones o de individualidades, sino que son características propias del sistema capitalista y de la estructura del estado burgués, por lo tanto a la par de las denuncias y la confrontación debemos impulsar las transformaciones de la estructura y la superestructura que permitan crear la nueva base económica socialista y el verdadero poder popular.

Seguir postergando estas transformaciones traerá como consecuencia que los sectores oportunistas y reformistas, la llamada quinta columna, que solo hablan de socialismo de la boca para afuera pero que no moverán un dedo para la transformación del estado, aboguen por un pacto de supuesta unidad, por un gobierno “amplio y de reconciliación” con sectores de la oposición, tal como el llamado que hace el partido reformista PODEMOS a crear la Misión Jesús para la reconciliación nacional y de amplitud del gobierno. Ya los sectores reformistas del proceso han lanzado sus tesis liberales y reformistas sobre la enmienda constitucional y sobre el Socialismo del Siglo XXI. Los Socialistas, aun no hemos presentado un programa de transición al socialismo y las consecuentes modificaciones que se necesitan hacer a la constitución. Tampoco hemos sido capaces de unificarnos organizativamente.

En este sentido, el llamado que acaba de hacer el compañero Presidente Chávez sintetiza perfectamente las necesidades urgentes de los revolucionarios: El programa de transición al socialismo y el partido para llevarlo a cabo.

Más aún, la convocatoria a crear el PSUV desde las bases, transforma cualitativamente la manera de hacer política dentro de las fuerzas bolivarianas, que hasta ahora han heredado las prácticas de la IV República. Para ascender dentro del Estado se necesita compadrazgo, amiguismo, complicidad con grupos de poder del Chavismo. No hacienden los escogidos por el Pueblo ni sus ideas y propuestas. Cuando el Presidente habla de un debate democrático, desde las bases, está hablando del Centralismo Democrático, en donde el criterio de las mayorías se impone sobre el de las minorías.

Luego, el debate sobre los cargos de dirección del PSUV es absolutamente secundario frente la discusión del Programa de Transición al Socialismo. El Programa de Transición son las medidas que debemos tomar y como tomarlas, en lo económico, político e ideológico, para transitar de la actual sociedad capitalista a la sociedad socialista, es decir ¿Como trasformar las Relaciones Sociales de Producción?, ¿Como construir el Poder Popular que sustituya el viejo Estado?, ¿Como subordinar los instrumentos de reproducción ideológica (Escuela, Universidades, Iglesias, Medios de Comunicación) al control del Pueblo?, etc.

Si nos entrampamos en este momento en la discusión de cargos, terminarán imponiéndose los aparatos actuales y el Pueblo, sencillamente, se desmoralizará. Por el contrario, el debate debe ser para unificarnos en las ideas, para unificarnos programáticamente. Luego de esto, dentro de un año o más, una vez unificados en las ideas, tendremos la madures como Pueblo para discutir el asunto organizativo y evitar que la burocracia partidista asuma el control del PSUV.

Otro asunto fundamental es que el PSUV debe ser un partido clasista, es decir, que defienda los intereses de los explotados y no como hasta ahora ha sido el MVR, un partido policlasista, que defiende los intereses de los explotados y los explotadores. El PSUV no puede tener en su seno a explotadores y mucho menos su ideología y programa. Por esto, al llamado a constituir el PSUV desde las comunidades, hay que sumarle la construcción desde las fábricas, desde las universidades, desde el campo, entre otros. Es decir, al carácter territorial le debe sumar el carácter sectorial y clasista.

Por supuesto, sería ingenuo pensar que los sectores reformistas y burocráticos aceptarán la propuesta del Presidente tranquilamente y dejarán que el Pueblo los desplace de los espacios de Poder y de la dirección de la Revolución. Ellos tratarán de secuestrar el censo de militantes, de evitar la articulación de las Asambleas de socialistas de diferentes localidades, de impedir la comunicación entre la nueva estructura que se crea y el Presidente. Debemos entonces, promover las Asambleas de Socialitas permanentes a escala barrial, parroquial, municipal, estadal y nacional, para evitar que sea la burocracia partidista quien integre las conclusiones de las discusiones.

Es tiempo de hacer un balance del camino recorrido y de limpiar las filas bolivarianas. Esta debe ser una de nuestras principales tareas, sumada a las tareas propias de la construcción Socialista que apenas comienza y sobre todo, de la unidad de los socialistas, condición sin la cual no podremos avanzar.

CONTRA EL IMPERIALISMO, LA CORRUPCIÓN, EL REFORMISMO Y EL BUROCRATISMO, AVANCEMOS UNIDOS EN EL TRANSITO AL SOCIALISMO

Carlos Mogollón/Sergio Sánchez
Utopía - Bloque Socialista

"...si usted es capaz de temblar de indignación cuando se comete una injusticia en cualquier parte del mundo, somos compañeros"

Ernesto Guevara de la Serna


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3090 veces.



Carlos Mogollón/Sergio Sánchez

Soñador, ingeniero, agricultor, músico y resiliente. Zurdo de corazón. Militante de las causas justas de la humanidad, crítico y autocrítico. Movimiento Por la Democracia.

 sergiocmb@gmail.com      @SSanchezVz

Visite el perfil de Sergio Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas