Duro en el "Aló"

El domingo 6 de agosto fue intenso, tanto para los que creen que la profundización de esta revolución debe llegar a los tuétanos de esta sociedad, como para los reformistas. El Presidente vino con la rabo de cochino envenenada.

Los nuevos aires, y las buenas influencias que le dirigieron los pueblos del mundo al Presidente, durante su recorrido por varios continentes, hicieron que llegara a Venezuela intraficable. Pareciera a veces que el estar sofocado, encerrado en el tareismo, en el operativismos, en la simple ejecución de los muchos quehaceres que impone esta revolución, como que consume todas las energías y absorbe la concentración solamente hacia estas actividades, olvidando elementos tan importantes como la dirección y el control, que permite ir comparando lo planificado con lo que se esta ejecutando, y en caso de desvíos llevar a cabo las correcciones pertinentes, a tiempo.

El estar inmerso de una forma casi asfixiante, en los mismos olores, las mismas personas, los mismos métodos y estrategias, y entre los mismos asesores con sus soluciones repetitivas y defectuosas; hace que vallamos asimilando las deficiencias, el reformismo, entre otras muchas cosas, lo que conlleve a que nos inmunicemos contra estas, originando que nuestro olfato no reaccione ante hechos alejado de lo correcto.

Este último viaje le sirvió al Presidente para observar nuevos paisajes y desintoxicarse de las toxinas que se apoderan de nuestro cuerpo, cuando somos sometidos con frecuencia a la mediocridad, a la ineficiencia y al reformismo. Y estas logran introducirse en nuestro cuerpo de las formas más sutiles.

La lucidez con que llegó el Presidente, lo llevó este domingo pasado, a buscarle solución a los niveles de inseguridad que vive nuestro país, al latifundismo endógeno, y declararle con mucho más fuerza la guerra a muerte a la corrupción. Criticaba a esos funcionarios que de la noche a la mañana se compraban tremenda casa, carros, y otros.

Su Gabinete Ministerial pareciera que fue victima de un terremoto, pero no ha pasado lo peor, se avizoran nuevas sacudidas, que permitan enrumbar a esta revolución.

Criticó que se siguen matando a los campesinos y nuestros cuerpos de seguridad no hacen nada por detener a los responsables. Y pidió mano dura contra los latifundistas. Dijo que si hace falta su apoyo, el se apersonará a los sitios.

Como que llegó la hora de decir basta de pasividad, lentitud, y saboteo. Hablamos de que estamos en una revolución, y las revoluciones implican transformaciones profundas.

El Presidente está dispuesto a asumir el compromiso de profundizar la revolución, pero hay muchos a los alrededores, que tienen otras ideas. El Pueblo organizado debe respaldar con fuerza el impulso que le está dando el Líder a este proceso, ya que no todos los que están detrás de la carreta, están empujando.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2230 veces.



Pedro Figueroa


Visite el perfil de Pedro Figueroa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a24356.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO