Por Ahora…Reflexiones y Algunas Preguntas Sin Respuestas

... trescientos años de calma, ¿no bastan?”

Simón Bolívar. 3 de Julio de 1811


He oído de muchos compañeros de ruta, discursos vehementes, llenos de convicciones revolucionarias; he visto el trabajo muy de cerca de muchos camaradas, su desprendimiento que los llevan a estar entre los mejores hombres y mujeres de la patria, observando también su arrojo, soñando con “amarrar los caballos en Miraflores” en una época. He visto la verdad de cerca, el trabajo y la honestidad de muchos y esto es bueno. Vi salir la esperanza a la calle finalmente en 1992 por tierra y por aire, como también conozco el respeto a la palabra, el cultivo de la disciplina y la puntualidad. Estas actitudes impregnaron las calles aquel 1998, cuando el pueblo llevó a Miraflores la esperanza, la renovó y la hizo constituyente para refundar la República mediante el sistema democrático, participativo y protagónico, dejando atrás la representatividad, por lo que menos este fue su objetivo y desde allí transformar las relaciones económicas y sociales para el vivir bien. El imperio tuvo consciente que el epicentro de la revolución mundial se trasladó a América y no iba a permitir por supuesto “bochinche subversivo” en su patio, menos que un alborotado mestizo estuviese al frente con ideales bolivarianos y de una vez apostó por su salida por todos los medios… El 20 de octubre del año 2012, este mestizo alborotado y subversivo, dejó una política elaborada y una directriz precisa; nos habló puntualmente de la democracia, la economía y lo social fusionados; la política revolucionaria bolivariana dirigiendo las transformaciones planteadas, definida, sintetizada por Hugo Chávez en la Comuna como su propia vida, la propiedad social, el vivir bien ¡La Comuna!

¿Qué hemos hecho? Algunos sesudos señalan que no les ha tocado fácil, como si fueran invitados a un parrandón, NO! Fuimos convocados un 4 de febrero a derrotar el viejo estado de cosas, no a un juego de dominó, convocados a transformar, llevar a cabo el Proyecto Nacional Simón Bolívar en sus diferentes etapas. Hoy, en plena conversación y luchando en medio de esta crisis del modelo capitalista, rentista, petrolero e importador, nuestro compañero Juan me hace éstas preguntas:

  1. ¿Los revolucionarios nos quedaremos silentes ante esta cruenta realidad del país?

  2. ¿Los revolucionarios, aún nos sentimos representados con la clase dirigente partido gubernamental?

  3. ¿Los revolucionarios formamos parte de la mesa de negociación PSUV-MUD?

  4. ¿Los revolucionarios cómo quedamos ante el pueblo? Ante el pueblo que trabaja, ante la mujer del barrio que lucha por conseguir la comida y la medicina para sus chamos, ante los millones de niños que hoy estudian, ante los millones de jóvenes que se forjan en la universidad. Ante  el liderazgo comunitario que cree en las trasformaciones comenzadas por Chávez. ¿Cómo quedamos ante la historia?

  5. ¿Los revolucionarios, seguiremos permitiendo la aniquilación del proyecto bolivariano y la imposición del monroísmo neoliberal que se restituye en nuestra América?

  6. ¿Esta clase dirigente rectificará?

  7. ¿Representan los intereses de la mayoría?

  8. Los revolucionarios, como configuramos el chavismo? ¿Un bloque histórico democrático y popular?

  9. ¿Qué podemos hacer más allá de fijar posición? ¿Con quién y con quienes se cuenta?

El compañero nos propone declarar la emergencia de ideas llamando a movilizarse en un debate nacional del poder popular para el reimpulso de la Revolución Bolivariana…

“Por eso el socialismo en el siglo XXI que aquí resurgió como de entre los muertos es algo novedoso; tiene que ser verdaderamente nuevo, y una de las cosas esencialmente nuevas en nuestro modelo es su carácter democrático, una nueva hegemonía democrática, y eso nos obliga a nosotros no a imponer, sino a convencer, y de allí lo que estábamos hablando, el tema mediático, el tema comunicacional, el tema de los argumentos, el tema de que estas cosas sean, lo que estamos presentando hoy, por ejemplo, que lo perciba el país todo, cómo lograrlo, cómo hacerlo.

El cambio cultural. Todo esto tiene que ir impactando en ese nivel cultural que es vital para el proceso revolucionario, para la construcción de la democracia socialista del siglo XXI en Venezuela”. Golpe de Timón. Hugo Chávez. Octubre 10 de 2012



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1631 veces.



Nelson Escobar

Maestro Ambulante. Diputado a la Asamblea Nacional por el circuito #3 del estado Portuguesa. www.Nelsonescobar.psuv.org.ve

 Bigotebrocha1@gmail.com      @NelsonEsc

Visite el perfil de Nelson Escobar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: