Esto no es Venezuela --- nos estamos transformando en la nueva Colombia

Aquí no quiero insultar a nadie, no, pero sí quiero expresar lo que muchos venezolanos y venezolana aquí en la frontera con Colombia --- donde vivo --- están expresando abiertamente todos los días, y con más y más rabia cada vez.

Estamos desesperados aquí en la frontera con Colombia.

Desde la muerte de Chávez hemos tenido que soportar un sinnúmero de maldades que no son típicas de nuestra Venezuela, sino que vienen a azotarnos desde Colombia.

No es mi intención que lo siguiente sea interpretado en base a la xenofobia, no, sino en base a los hechos que voy a exponer, hechos que debemos soportar a diario en estos lugares fronterizos donde posiblemente alrededor de 50% de la población hoy es colombiana.

Definición de xenofobia:

“La xenofobia … es el miedo, hostilidad, rechazo u odio al extranjero … Una de las formas más comunes de xenofobia es la que se ejerce en función de la raza, esto es el racismo … En los países occidentales, tradicionalmente han sido, y son, las formaciones de extrema derecha las que alimentan y promueven el sentimiento de xenofobia …”

Ver: https://es.wikipedia.org/wiki/Xenofobia

Hace unos días atrás mataron aquí a una muchacha de familia colombiana que albergaba a paramilitares colombianos y sus cuerdas de sapos colombianos y jóvenes venezolanos en entrenamiento para el crimen organizado colombiano que nos roban a los pobres, y nos amenazan con sus miradas, con palabras, y con armas, todos los días desde hace más de 2 años y medio.

Unos días antes, miembros de una familia se metieron a la casa de la vecina del lado, y le robaron, de día, cuando la vecina no estaba, un aparato de línea blanca. Cuando regresó la vecina, ella les fue a pedir que le devolvieran el aparato, y la familia de ladrones le dijeron, así sin ninguna vergüenza, algo como:

“Si la pagas, te la devolvemos.”

La pobre vecina no pudo, ni puede hacer nada porque tiene miedo que si ella abre la boca, esa familia de descarados criminales, quienes andan armados, la matarán a ella o a sus niñas.

Eso no es venezolano.

Desde que Chávez murió en el 2013, las colas para conseguir gasolina aquí han sido infernales, excepto durante un periodo de aproximadamente un mes en el 2015 (agosto-septiembre) cuando el gobierno de Maduro básicamente cerró la frontera con el fin de reducir el contrabando de gasolina, comida, y medicina hacia Colombia.

Bueno, después de ese corto periodo, las colas regresaron, inmensas colas, de 4 a 6 horas de espera … pero en las últimas semanas, en este país que es uno de los más grandes productores de petróleo del mundo, ya no se consigue la gasolina normalmente aquí en la frontera:

1- La gasolina se va casi toda a Colombia, a veces dejándonos varios días sin una sola gota.

2- Cuando llega la gasolina a nuestro sector, los contrabandistas, mayoritariamente colombianos o familiares de colombianos, empiezan a hacer la cola la noche anterior, con la complicidad de lo que llaman aquí ahora “los gasolineros,” sabiendo que la gente trabajadora no podrá hacer la cola, y revenden la gasolina a los gasolineros locales, de los cuales ahora hay que comprarles la gasolina a alrededor de 60 Bs cada litro, o alrededor de 3000 – 3500 Bs para llenar el tanque de un carro regular.

!!! Alrededor de 60 veces el precio regulado!!!

3- Pero ahora, en las últimas semanas, hay familias de colombianos que se vienen a Venezuela para ganarse la vida con las colas para la gasolina del lado venezolano, vendiéndonos a nosotros los venezolanos los cupos en las colas para conseguir nuestra propia gasolina venezolana, entonces aun cuando llega la gasolina, ahora hay que pagarles vacuna a criminales y descarados estafadores colombianos para conseguir lo que es nuestro, así como la mujer a quienes le robaron el aparato de línea blanca.

Todos eso es nuevo aquí en la frontera, del lado venezolano, y nadie, ni la policía, ni la Guardia Nacional Bolivariana, nadie sabe qué hacer al respecto ya que muchos andan armados, amenazándonos constantemente, y simplemente, si alguien abre la boca, los matan, de día, en cualquier lugar, frente a todos, como lo hicieron a la muchacha que albergaba a los criminales y paramilitares colombianos aquí --- entre ellos mismos se matan.

Ese modo de operación no es venezolano.

NOTA IMPORTANTE: Aquí en la frontera siempre ha habido un alto porcentaje de colombianos, pero tradicionalmente no son familias que andan metidas en la criminalidad o en el paramilitarismo colombiano, más bien son colombianos muy decentes que poco a poco se han venido a vivir a Venezuela específicamente para evadir y escapar la delincuencia, la criminalidad, la violencia, y el paramilitarismo en Colombia.

Bueno, eso dicho ….

Aquí en esta frontera, la población de este pueblito ha doblado en 3 años en mi estimación, y yo diría que casi el 100% de los nuevos habitantes son colombianos, pero son colombianos que vienen aquí a ganarse su vida utilizando las tácticas colombianas de “joder al vecino.”

Es decir, son colombianos abusadores y desalmados, delincuentes, criminales, y paramilitares o familias de aquellos que los albergan, y/o que esconden productos para el contrabando, y armas, y traen consigo las nefastas costumbres es ese país vecino, aprovechándose de nosotros ya que saben que somos presas fáciles ya que aquí no somos así, no vivimos así, siempre pendiente de que si el vecino, o algún familiar del vecino, nos va a matar.

Cada día aquí se ven las inmensas colas de cientos de colombianos, de todas las edades, familias enteras --- y algunos venezolanos --- comprando casi el 100% de los productos de necesidad básica, como arroz, leche, azúcar, caraotas, harina, etc., directamente de los camiones que arriban a este pueblo, resultando en que ellos se llevan casi todo a Colombia, mientras que a nosotros no nos queda casi nada, o, tenemos que comprárselo a esos contrabandistas colombianos casi al precio que lo venderían en Colombia, lo cual es fácilmente 10 veces el precio regular.

Esos contrabandistas colombianos nos están esencialmente robando nuestra comida --- y medicina --- para enseguida revendernos lo que nos robaron, igual a la vecina y su aparato de línea blanca, igual al asunto de la gasolina.

Ese modo de operación no es venezolano.

Lo que les conté es solamente la punta del iceberg.

Estamos viviendo aquí a la merced de esos sujetos y sus nefastas costumbres de estafar, amenazar, robarse entre ellos, robar al pobre, y asesinar para resolver disputas.

Esto no es venezolano.

Esto no es Venezuela.

En la opinión de muchos aquí en esta frontera, nos estamos transformando en la nueva Colombia.

N.B. A muchos aquí nos parece que este flagelo ha estado ocurriendo simultáneamente desde que Colombia empezó las negociaciones para la paz en ese país, donde básicamente la delincuencia, el crimen organizado, y el paramilitarismo se está barriendo hacia Venezuela desde Colombia con el fin de “limpiar” ese país.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2876 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscarheck111@yahoo.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Heck

Oscar Heck

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N Y ab = '0' /ideologia/a226826.htmlCd0NV CAC = Y co = US