¿Todos somos Chávez u Oposición?

Es increíble como pasamos de ser una cosa a otra. A veces me pregunto
si de verdad SOMOS CHAVEZ o la Oposición porque escuchando a chavistas
pareciera que no hemos pasado de las cosignas a la realidad.

Cuando Chávez comenzó a decir: ¡Tú eres Chávez! estaba diciéndonos que
él no solo era una persona sino una idea, un proyecto y una vida
distinta en lo que nos formaron durante 50 años.

Los que nacimos antes de esta revolución sabemos lo que fue un país
gobernado por partidos políticos que nunca tuvieron un proyecto de
país que lograra igualdad social.

Cuando Chávez recibió esta nación en el año 1999 como Jefe de Estado
las desigualdades era bien acentuadas, las riquezas paraban a las
cuentas de magnates, políticos y corporaciones extranjeras.

La pobreza fue gigantesca y el hambre profundo en las capas sociales
más desfavorecidas.

Hoy ante la crisis de la estructura capitalista mundial con su
corrupción, guerras y desequilibrio climático mucha gente quiere
endosarle la culpa a presidentes y presidentas progresistas para no
decir socialistas.

Siempre se comete el mismo error, quienes vienen ayudarnos después que
lo vemos acabados y cansados les tiramos piedra cuando ese cansancio
es causa de todo el sacrificio dado.

Así fue con Jesús que después de haber dado tanto y pueblos enteros
iban tras de él lo dejaron solo ante sus verdugos.

Cristo también dijo USTEDES SON CRISTO!!!. Esas palabras son de una
consciencia profunda porque Jesús sabía que todo conspiraba contra él
y que moriría, así fue Chávez, sabía que moriría y para que el pueblo
entendiera que el país y la nueva revolución dependía de Ellos y no de
un hombre trató ya en su último recorrido nacional entronizarlos como
el proyecto.

Hoy me pregunto: ¿Lo hemos entendido?. Creo que no lo hemos entendido...veamos:

1-Creemos que con la desaparición física de Chávez todo se acabaría.
Eso lo vemos cuando gobiernos progresistas se han dejado a la merced
de las oligarquías que hoy buscan de destruirlos. Algo pasó en el
camino para que los pueblos dudarán. Ningún pueblo debe dudar después
que se ha logrado tanto.

Nadie puede levantar su voz y mano contra quienes han trabajado para
liberarlos de una forma opresora de gobernar. Hoy vemos a Brasil,
Argentina, Venezuela y Bolivia donde las fuerzas de la oligarquía han
puesto en peligro sus nuevas democracias fundamentadas en un
pensamiento social de gobernar.

2-Los mismos que hace años elogiaban las revoluciones les leemos como
enemigas de ellas y lo más triste que están confiados que sus deseos
de que éste o tal presidente se vaya les garantiza otro hombre o mujer
de izquierda o de centro izquierda que les va a reemplazar como si la
derecha no estuviera haciendo planes de que ante el caos político van
aprovechar y tomar otra vez el poder a la fuerza o por vía electoral.

Ejemplo claro ha sido Macri en Argentina, se deja de votar o
movilizarse con fuerza y vemos los resultados donde se impone la
indiferencia perdiéndose terreno, así está la oligarquía sin armas
buscando otra vez el Poder.

3-Nos comportamos como niños ante una piñata que vemos como los más
fuertes golpean y la rompen para lanzarnos como salvajes y agarrar
cuanto podamos y hasta le arrebatamos los juguetes a otros, conducta
tan visceral. Así muchos están, golpean que golpean a Nicolás Maduro y
gritamos: ¡Dale, Sale!

4-Nos convertimos en traidores de nuestro propio proyecto. Cuando se
ha explicado a fondo que la crisis que tenemos se debe a varios
factores :
- Crisis del sistema capitalista.
- Una crisis inducida y planificada por los capitalistas dentro y
fuera del país.
- Errores de nuestro gobierno y de nuestra gente ante la ineficiencia,
la corrupción y la falta de ideología clara.

Tenemos que estar claros. La orden imperial es reconquistar su patio
trasero, como señalan a centro y sur América. Para esto necesitaban la
desaparición física de Chávez porque sabían que reemplazar a un líder
como él sería difícil por su grandeza.

Hoy lo vemos en nuestro país, cuántas veces por falta de una madurez
política y de profunda consciencia ideológica después de Chávez no
hemos puesto en peligro nuestra revolución, allí tenemos la prueba más
fehaciente haberle entregado el poder jurídico del país a la derecha.

Ahora con esta situación económica le estamos echando fuego con
nuestras dudas y rabias a la fogata que está escendida por parte de la
derecha que buscan todos los mecanismos posibles de no solo derrumbar
a Nicolás Maduro sino toda la revolución.

No olvidemos aquella converzación de Carlos Ortega y Carlos Andrés
Pérez haciéndo cálculos de cuántos chavistas necesitaban morir para
barrer esto de socialismo del siglo XXI.

Hay opinadores que se han dedicado en esta página a denigrar del
gobierno como si apartando a Maduro van a tener a sus anchas la toma
del Poder ejecutivo cuando ya vimos que hemos entregado la Asamblea
Nacional así no más.

Más bien nuestras mentes y plumas deben ser de inspiración y fortaleza
para rectificar y ahondar los logros y ganar la total confianza del
pueblo.

Ciertamente hay que ir como Estado contra las mafias enquistadas en la
revolución y fortalecer a los auténticos revolucionarios.  Es
importante dejar esa imagen de que los izquierdistas tienen buenas
intensiones pero apenas llegan al poder son absorbidos por las
estructuras que tanto atacaron y cuestionaron porque somos débiles
ante la influencia del poder.

Es tiempo de demostrar que sí estamos con el Pueblo y que también el
Pueblo sepa discernir y salvarse así mismo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1249 veces.



Julio César Colmenares

Comunicador alternativo.

 juliocesar1221@gmail.com

Visite el perfil de Julio César Colmenares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Julio César Colmenares

Julio César Colmenares

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a226357.htmlCd0NV CAC = Y co = US