Pildoritas 110 (año VIII)

Mediocridad, simple ya llana mediocridad

No es lo mismo decir:”parece que va a llover” que decir “está lloviendo”, no es lo mismo decirle a alguien: “si yo te comparase con una persona mala o de mala reputación, seguro que no te gustaría”, que decirle: “ eres una persona de mala conducta”.

Hasta en la manera errónea que la derecha mediática interpreta cualquier expresión de algún dirigente chavista, demuestra su brutalidad y más como en el caso de la respuesta que el candidato del PSUV en el Zulia el joven Fidel Madroñero le da a la periodista que le entrevista, en cuyo contenido es tan claro que no se puede prestar a otra interpretación distinta, a la de que a la entrevistadora , con toda seguridad, para nada le podría gustar o caer en gracia, que alguien la llamara prostituta, que para nada es lo mismo que decirle, “Usted es una prostituta”, que es precisamente lo que nos quieren vender como salido de la boca del joven candidato y que incluso amenazan con llevar a los tribunales, donde seguramente nada les procederá, pues allí está la grabación, que no deja pie para una interpretación distinta a la de que, en ningún momento, el entrevistado llamó de tal manera a la entrevistadora, y más bien servirá para que los demandantes queden una vez más en ridículo, porque en la mayoría de los casos que aquí, como internacionalmente, han ido a acusar a personas e instituciones, ha sido sin bases de sustentación y montando ollas llenas de mentiras.

Es una forma de conducta de la derecha que quien sabe por qué razón, a sabiendas de que por lo general, más tempraneo que tarde todo se les cae, cuando resplandece la verdad, siguen insistiendo en su estrategia, que solo se explica como una manera de mantener alimentada la psiquis de sus seguidores, que así como la mala hierba requieren de cuidados para que no abra los ojos y caiga en cuenta de que lo que tiene como supuestos líderes, son simple y llanamente, personajes sin conciencia, sin independencia de pensamiento, guiados por sentimientos de odio y piezas de planes imperiales, que como sabemos tienen como conducta, originar las más grandes mentiras de la historia, como la de que en Irak había armas de destrucción masiva para justificar el genocidio y la destrucción de ese pueblo.

Aquí los lacayos viven inventado ollas, matrices de opinión y lo hacen porque lamentablemente tienen una audiencia cautiva que invadidos por la disociación y el odio, necesitan de ello como de una droga de la cual ya son dependientes crónicos y de muy difícil regeneración.-

Pero bueno, eso es lo que hay y parece que estamos condenados a coexistir con tantas muestras de mediocridad, que la derecha de este país lleva en sus genes.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1669 veces.



Saúl Molina


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: