Como lo veo lo escribo N° 209

¿Bolivarianos?, ni por el carajo; ¿Chavistas? ¡No me jodas!

Disculpen de nuevo por repetir los calificativos del artículo pasado, pero al parecer mi llamado anterior, no llegó a los destinatarios descritos en él, o si lo leyeron; sus vanidades, egoísmos y envidias, terminaron por justificar sus inacciones y llegar a decirse, que eso no es con ellos. Para los que manejan el poder, el pueblo siempre es el culpable; las cúpulas y los aprovechadores ya tienen su fórmula, le dicen a las comunidades que se organicen y cuando lo hacen les indican que deben organizarse más y cuando logran lo máximo, entonces crean otras organizaciones y se olvidan de las anteriores. Si tienen duda de lo anterior, pregúntense donde están Los Círculos Bolivarianos, Los Patrulleros, Las UBES, las comunas y hasta los del Frente Francisco de Miranda,  ¿crecieron?, ¿los héroes que se mantienen fieles en ellas, tienen algún peso específico en el proceso revolucionario?
 
Si quieren leer críticas y propuestas para este mal que nos aqueja les dejo el enlace titulado:
 
“De un Bolivariano al Presidente”; publicado en enero del 2008 - http://www.aporrea.org/actualidad/a49101.html
 
Las respuestas de algunos a mi exposición, ni siquiera dan en el clavo, varios se enfocaron en candidatos o en organizaciones que decidieron hablar sin pepitas en la lengua de la situación real del país y mostrar un camino alternativo con propuestas lógicas para salir de la innegable crisis moral y económica que viene sufriendo la Patria. Cuando el fondo del asunto era; que esa marginación o eliminación que se hizo de los 283 candidatos por el CNE, desde todo punto de vista, es un atropello que atenta contra la construcción y consolidación del Socialismo Bolivariano de Venezuela (SBV), ese bebe como suenan sus siglas, que estamos construyendo. Esa acción, que no tiene justificación ante la libertad de postular y postularse para serle útil a la Patria, ofende y contradice los ideales bolivarianos y socialistas, traídos al presente por el Comandante Chávez.
 
Para aquellos que no quedaron claros, ni siquiera con el pensamiento de Bolívar, les comunico que el anterior artículo estaba dedicado ante todo al pueblo al que siempre me refiero, para que siga las instrucciones del Comandante Chávez, de analizarnos cada uno ante el espejo. Pero el objetivo sin duda era, que hiciera reflexionar a los que cuentan con el carisma y transmiten seguridad a una gran cantidad de venezolanos, porque en ellos recae la responsabilidad y obligación de responder ante la actual crisis de valores; sobre todo, de los que cuentan con la capacidad de orientar a los ciudadanos en lo que se refiere a sus deberes y derechos insertados en la actual Constitución Bolivariana, y  por otro lado, para los que con conocimiento de causa no exponen la verdad de lo que sucede en su entorno (intelectuales).
 
Es más, como mi artículo tardo en publicarse, opte por enviárselo a otros compatriotas, inclusive algunos Diputados que en años remotos alguna vez me respondieron; precediéndolo con dos párrafos, uno mío y otro de Bolívar,  que repito a continuación:
  
“Discúlpenme por entrar a sus correos después de mucho tiempo sin enviarles mis opiniones, por muchas razones me quede en solitario con Aporrea, una de ellas era el alcance de mis letanías, el constante llamado a la conciencia, para algunos fastidiosa y repetitiva, para otros una utopía. También le pido disculpa a los que por primera vez recibirán este mensaje con la libertad de reclamarme o no, mi intromisión en sus buzones; pero la culpa de todo esto la tiene uno de los  pensamientos de Bolívar, que activa mi corazón y la sangre venezolana que corre hasta mi cerebro y lo hace salir al aire y tratar de transmitirlos por el viento y las nubes, para que sea captado por los ojos y oídos, y entendido por todos los seres humanos: 
 
“Hay sentimientos que no se pueden contener en el pecho de un amante de la patria; ellos rebosan agitados por su propia violencia, y a pesar del mismo que los abriga, una fuerza imperiosa los comunica. Estoy penetrado de la idea de que el Gobierno de Venezuela debe reformarse; y que aunque muchos ilustres ciudadanos piensen como yo, no todos tienen el arrojo necesario para profesar públicamente la adopción de nuevos principios.” (Bolívar) Discurso de Angostura (febrero de 1819)
 
Lo anterior me recuerda  que motivado a la inclusión en mi escrito del siguiente párrafo del discurso  de Bolívar ante el Congreso de Angostura:
 
“Multitud de beneméritos hijos tiene la patria, capaces de dirigirla, talentos, virtudes, experiencia y cuanto se requiere para mandar a hombres libres, son el patrimonio de muchos de los que aquí representan el pueblo; y fuera de este soberano cuerpo se encuentran ciudadanos que en todas épocas han demostrado valor para arrostrar los peligros, prudencia para evitarlos y el arte, en fin, de gobernarse y de gobernar a otros. Estos ilustres varones merecerán sin duda los sufragios del Congreso y a ellos se encargará del gobierno, que tan cordial y sinceramente acabo de renunciar para siempre.” (Bolívar) Discurso de Angostura (15 de febrero de 1819)
 
Un compatriota confundido como salta a la vista, me pregunto lo siguiente: “como llegaron al poder y continúan en él, personajes, incluyendo al presidente, tan nefastos, que solo han usufructuado sus cargos y destruido al país por sus grandes falencias.” y al final colocaba el siguiente pensamiento de Bolívar:
 
"El que manda debe oír aunque sean las más duras verdades y, después de oídas, debe aprovecharse de ellas para corregir los males que producen los errores" Carta a José Antonio Páez. San Cristóbal, Abril de 1820.
 
Mi contestación al compatriota fue la siguiente:
 
“La respuesta está en el presente que viene del pasado, un pueblo abandonado a la ignorancia que nadie ha querido despertar ni inculcarle el amor por la Patria; y el que logró avivar las esperanzas, se dejó atrapar por lo que Bolívar advirtió, la intriga y la adulancia; y como usted mismo señala, cuando comenzó a oír y se percató de la verdad y quiso corregir los errores, los que nunca actuaron con lealtad y llegaron donde están con la mentira, adelantaron su muerte; pero si los que son capaces de dirigirla y tienen el talento, las virtudes y la experiencia para gobernarse y gobernar a otros permanecen callados e indiferentes, no solo ante los presentes sino a los que en el pasado han atentado contra la Patria y su Pueblo, Venezuela no tendrá esperanza; por eso escribo para despertar consciencia y no intereses mezquinos. Los venezolanos tenemos un potencial, que fuerzas externas mantienen contenido, es deber de todo el que ama a la Patria el buscar que salga a flote, sin fanatismos ni dogmas que nos alejen del camino perseverante y humano que vive en nuestros corazones.
 
Espero que mi respuesta le satisfaga de no ser así tiene toda la libertad de exponer sus argumentos, aunque no suelo debatir  mis opiniones, su pregunta me pareció digna de responderla bajo mi punto de vista.”
Si quieren confirmar que mi llamado ha sido consecuente les recomiendo el siguiente enlace:
 
“¿Dónde encontrar a los beneméritos que dirigirán a la Patria?”
Publicado en septiembre del 2007 
 
Porque señalo con énfasis, ¿Bolivarianos?, ni por el carajo; ¿Chavistas? ¡No me jodas!; por lo que escriben y por lo que dicen, revísenlo ustedes mismos, la mayoría de los que se llaman o se dicen bolivarianos y chavistas, prefieren evocar pensamientos foráneos y su praxis está bastante alejada de lo que predican. Se olvidan del legado de Bolívar y pronto lo harán con el del Comandante Chávez.
 
Deseo agregar que estoy plenamente de acuerdo en que se realice un estudio profundo y un debate nacional sobre la “Carta de Jamaica” cuyo título verdadero es “Contestación de un Americano Meridional a un caballero de esta Isla” originalmente dirigida por Bolívar a Henry Cullen. Pero estoy completamente convencido, que el discurso del Libertador, ante el Congreso de Angostura, contiene todos los elementos para elevar a la Patria a lo sublime, no aplicarlos desde ahora, antes de cumplir los 200 años de su legado, provocará un mayor desengaño al ver cómo nos han burlado y “cómo nos han quitado lo que el dejo siendo nuestro” (Ali).
 
Los que sueñan en ser grandes líderes, deben tener primero un profundo amor por la Patria y su Pueblo; segundo, deben crear directrices siempre beneficiosas para la mayoría y tercero, hacer lo que capto  muy bien el escritor británico  John Lynch, de Simón Bolívar, cuando expreso:
 
“Bolívar tuvo que diseñar su propia teoría de la liberación nacional y, como hemos señalado, esta fue una contribución a las ideas de la ilustración, no una imitación de ellas”. (John Lynch)
 
Si desean contagiarse con esa fuerza patriótica, que será la única capaz de impulsar nuestro desarrollo y enfrentarnos a cualquier depredador del mundo; compenétrense en la lectura de todo el legado de Bolívar, asuman su identidad y verán que es una posible realidad, yo me he visto allí y por eso escribo una y otra vez mi sueño, tratando que otros lo perciban; el enlace siguiente lo confirma:
 
“Delirio Bolivariano; Mi Discurso” - publicado en junio del 2008 
 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3696 veces.



Luis Díaz


Visite el perfil de Luis Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: