Razones para el optimismo

1.- Si algo caracteriza a los revolucionarios de todo el mundo es la alegría en la lucha diaria por buscar la superación política y social de los pueblos que al fin de cuentas se convierten en fuente de inspiración. Luchar al lado de quienes históricamente han sido marginados de toda acción gubernamental ha sido la clave para convertir, luego de profundas y duras jornadas, sueños en realidad.

2.-Construir el instrumento de lucha, el partido, afinar estrategias y tener el tesón y la paciencia, es indudablemente tarea en la cual se combinan estrategias para amoldar, conducir y hacer brotar de cada compañero la emoción de cada paso, con altibajos en un camino cargado de piedras, espinas y emociones a granel. Nunca nadie dijo que construir un partido para la revolución era tarea fácil como eso de pelar mandarinas. Si se ha dicho, es ley, que sin partido revolucionario no hay revolución. De manera que emprender cambios y convertirlos en revolucionarios, ya sabemos contra quien choca y cuantos enemigos se encuentran en el camino.

3.- Venezuela y la Revolución Bolivariana no ha sido la excepción durante los últimos 16 años. Como nunca lo ha sido la Revolución Cubana. Tampoco lo han sido los procesos de cambios que viven Ecuador, Bolivia o Nicaragua. Contra todas estas iniciativas de inclusión social, de pensar y actuar para quienes históricamente fueron excluidos, solapados e invisibilizados, adviene la respuesta de feroces, asesinas y rabiosas oligarquías que en componenda con centros imperiales reclaman a cualquier costo sus espacios de poder.

4.- En medio de los evidentes ataques que vivimos en cada una de estas realidades, lo mejor es establecer comparaciones científicas de los indicadores políticos y sociales. En el caso nuestro, por ejemplo, saber a ciencia cierta que ha ocurrido con el destino de la renta petrolera, como fuente principal del ingreso para el presupuesto nacional. Saber y entender que todo el interés del gobierno revolucionario sigue encaminado a darle respuesta a nuestra población socialmente vulnerable. A quienes tienen menos, a sabiendas que en la actualidad contamos con ingresos disminuidos en un 50 por ciento.

5.-A pesar de la estruendosa caída de los precios del petróleo, el gobierno nacional mantiene firme el propósito de impulsar el sistema de misiones sociales, como motor prioritario en los propósitos de la Revolución Bolivariana. Este comportamiento contrasta de manera abismal con la óptica capitalista salvaje que nutre a la derecha venezolana. Empeñada en volver al poder utilizando esquemas criminales importados.

6.- Hay suficientes razones para mantener la firmeza al lado del Presidente Nicolás Maduro y el PSUV, como principal fuerza motora de la Revolución Bolivariana. La reivindicación de la patria con su alto contenido de soberanía, la fuerza de la solidaridad y el humanismo, la lucha diaria contra quienes volver por la entrega de nuestras riquezas y convertir el país en el caos. Si agregamos el incansable propósito de buscar la paz a cualquier precio, simplemente decimos que no vacilamos en sentir nuestro regocijo de alentar con toda nuestra fuerza el sueño de nuestros libertadores, de Chávez y el desvelo de millones que hoy son visibles ante el mundo.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1241 veces.



Juan Azócar


Visite el perfil de Juan Azócar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Juan Azócar

Juan Azócar

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a213120.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO