¿Cuántos rollos de papel toilette valen nuestros hijos?

Venezuela es como si fuera una isla rodeada de capitalismo por todas partes. El capitalismo tiene como moneda dominante (por ahora) al dólar. Ningún país del planeta es o será alguna vez, auto suficiente en producir absolutamente todo lo que en el se usa. Necesitamos dólares para comprar lo que tenemos que adquirir del exterior, y a su vez, lo que vendemos al exterior, llámese petróleo o como se llame, debe ser vendido, generalmente, en dólares. Pero, y de dónde salen los dólares. Los fabrica el país que domina la mayor parte del mundo. Ese dominio lo fundamenta en su poder militar, ya que los dólares o papelitos verdes, eso es lo que son, papel pintado de verde con la cara de sus padres fundadores, así los llaman, no tienen ningún respaldo en oro, como debería ser. Deberían poner en esos billetes el rostro del ratón miguelito –entiéndase mickey mouse-.

Como todo país que cuestione su dominio militar y económico sufre las consecuencias (es bombardeado en nombre de la libertad, de Mickey mouse, y más ocultamente, de Mc Donald, Pepsi Cola, General Motors y otros insospechados como General Electric con sus fábricas de misiles), la cosa es seria, tan seria, que hasta los gobiernos europeos se conforman con las migas de su dominio, antes que enfrentarles. Y es que son tan despiadados, que no sólo te dejan sin dólares, te dejan, lo que es peor, sin Mickey mouse, y hasta sin Tribilin, ni papel toilette. Habrase visto semejante barbarie. No les basta con conspirar para bajar el precio del petróleo, para que los productores tengamos menos dólares, y así tengamos más dificultad para surtir nuestro mercado interno, y la oposición tenga como manipular a incautos sectores de nuestra población. Claro, quienes pertenecen a la clase privilegiada tienen cuentas en el exterior en dólares, y siempre tendrán acceso hasta al Pato Donald.

Y es que la inflación despiadada que soportamos, es otro instrumento de la clase privilegiada económicamente, y su lucha de clases, para mantener las desigualdades sociales, que los diferencien de la mayoría del pueblo. Eso de comer carne regularmente, de tener salud en cualquier momento, etc. es un privilegio que sólo deben tener ellos, nada de Barrios Adentro, o cosa parecida, y fotos con Mickey, ni lo sueñen.

Nuestros antepasados marcharon descalzos, sin camisas, hasta Bolivia y el Potosí, y muchísimos murieron en el camino, y créanme que les digo, que no fue por una paca de papel toilette o de harina PAN, lo hicieron para que todos, inclusive esos que hoy más se quejan de la escases, sus hijos y familias, tuvieran Patria. A estos dispuestos a vender su alma a las trasnacionales, habría que preguntarles cuántos rollos de papel toilette vale la dignidad de sus hijos y su familia. Nuestros antepasados recorrieron medio continente por la libertad, la de sus hijos, sus familias y por las generaciones futuras, pero quienes reniegan en los supermercados no entienden eso, ellos son capaces de vender esa Patria, ese presente de los menos favorecidos, y ese futuro de las generaciones venideras, ni siquiera por una paca, lo harían por un simple rollo. Y no es que yo crea que no es importante limpiarse el trasero, claro que lo es, o tener acceso a una buena alimentación, claro que eso es importante, y por eso es que nos lo escasean, para que pensemos que sólo la esclavitud a sus mandatos nos garantizará el añorado papel toilette. Y si no, vean lo que les pasa a los griegos.

Si aceptáramos la esclavitud, en seguida vendrían los dólares, nos lo daría el Fondo Monetario Internacional, pero no seamos tan ilusos de pensar que sería un regalo por someternos a la esclavitud. NO, eso hay que pagarlo. Y de dónde creen que saldrían los dólares para pagarlo. Tendríamos que eliminar las pensiones para darle ese dinero a ellos, tendríamos que eliminar Barrio Adentro, para darle lo ahorrado en gasto social, tendríamos que poner la gasolina como a diez bolívares el litro para pagarles con el excedente del cobro, y paremos de contar lo que tendríamos que hacer para pagarles, y si el pueblo protesta, plomo con ellos como en el Caracazo. Que mueran miles. Eso no importa porque los sobrevivientes podrían nuevamente ver a Mickey aunque fuera por televisión, y podrían tener nuevamente, papel toilette en abundancia. Y los Opositores que hoy reniegan en los súper, dirían "que alivio, por fin salimos de los Chavista y tenemos otra vez a Mickey en TV". Claro, los oligarcas y sus familias, así como la alta burguesía jamás habrán tenido privaciones, les bastó irse a Disney en sus avionetas, o desde cualquier otro país, pagar un pasaje en dólares.

La deuda externa con el Fondo Monetario Internacional, que el "gran carajo" de Chávez pagó, para librarnos de sus imposiciones y poder ser soberanos, es un instrumento de dominación. Esa deuda es un círculo vicioso, para pagar parte de ella hay que volverse a endeudar, y así sucesivamente. Es un mecanismo por el cual los países reciben dólares, pero es el mecanismo por el cual nos mantienen esclavizados al capital mundial de las trasnacionales. Cada vez más países van sustituyendo al dólar en sus transacciones económicas. Y como todo lo que tiene un principio tiene un fin, tanto el dominio del dólar como el capitalismo tienen su fin asegurado.

Quiero repetir nuevamente, que no estoy diciendo que no importa la escases de productos, ni la corrupción o la inseguridad. Claro que importan y bastante, pero no basta con quejarse, el pueblo debe actuar, no esperar de brazos cruzados a que un papá Estado le resuelva los problemas, las trasnacionales y sus gobiernos no están ni estarán de brazos cruzados, están empeñados en someter a cualquier pueblo que se les resista, el pueblo debe denunciar y presionar al Estado para que actúen conjuntamente. El pueblo debe entre otras, crear Juntas de distribución de alimentos, de Fiscalización y Contraloría Social, etc.. Sólo su organización y movilización, junto a un Estado consecuente, puede encontrar soluciones. Hay que combatir el Burocratismo, la corrupción de funcionarios, en especial los de más alto nivel, y no esperar que se vayan del país para denunciarlos.

Eso es traición. Sería partidario hasta de un decreto de "Guerra a Muerte" contra los corruptos, porque están destruyendo la confianza del pueblo, el presente de las mayorías y el futuro de las generaciones venideras. Pero muchos, como nuestro glorioso Pueblo Libertador, no vendemos nuestra conciencia por un paquete, ni por una paca de papel toilette, ni por nada, nuestros antepasados no solo nos dieron independencia política, en ese momento, nos dieron ante todo Dignidad. Y esa no tiene precio.

Soy de los que ve el vaso hasta un cuarto de lleno, porque sé que el pueblo seguirá avanzando, creando cada vez, más Consejos Comunales y Comunas, y algún día, ese fenómeno creará un salto cualitativo hacia adelante. Y el sacrificio de nuestros antepasado, la carestía de papel toilette, etc., habrán valido la pena, y habré vivido con Dignidad. Podremos, como Bolívar, bajar tranquilos a donde haya que bajar. Pero, mientras ese momento no llegue: "Unidad, Lucha, Batalla y Victoria".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1640 veces.



Felson Yajure


Visite el perfil de Felson Yajure para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas