Democracia Revolucionaria o subversión fascista

Los conceptos y las ideas no escapan al determinismo histórico. No es lo mismo, el concepto de dictadura que tenía el senado romano, para el cual, era necesario instituir una dictadura cuando Roma estaba en serios peligros. Evidentemente era un concepto distinto al concepto de la época de las dictaduras asesinas de Pinochet en Chile o Videla en Argentina. La lucha de clases, como bien señala el llamado materialismo histórico, seguirá siendo y será el motor de la historia, mientras existan las clases sociales. En la actual época, en la cual, aunque iniciando su declive, el fantasma de la globalización capitalista neoliberal recorre el mundo, y todavía tiene fuerza para imponerse, y el capitalismo sigue siendo el sistema dominante en el mundo, son muy pocos los países que en resistencia, luchan por su soberanía y/o tratan de construir una sociedad de transición, hacia el único sistema que puede sustituir al capitalismo, y dar inicio a la verdadera historia de la humanidad, el Socialismo, ya que no puede hablarse de humanidad mientras las bombas atómicas de las potencia militares, los bombardeos (financiados por las trasnacionales) sobre los pueblos, para asegurarse mercados, sean verdadera espada de Damocles contra todos aquellos que osen tratar de construir un mundo nuevo, realmente humano. La llamada "democracia" en abstracto, pura, no existe, siempre ha sido instrumento de dominación de los dueños del capital, dependiendo de la clase o clases dominantes en la sociedad, reyes y aristócratas, señores feudales, oligarcas dueños de trasnacionales, etc.. Solamente con el socialismo será instrumento de las mayorías.

Como vemos, la democracia como idea o sistema de gobierno, tampoco escapa al determinismo de la lucha de clases. Desde la democracia de los patricios o la de los esclavistas de la antigüedad hasta la democracia burguesa que inició con la revolución francesa, ha sido un sistema de gobierno determinado, manipulado y limitado por las clases dominantes, respondiendo esencialmente a sus intereses pecuniarios. Claro, la burguesía perfeccionó el engaño y la tergiversación de hechos, haciendo creer que sus visión corresponde con la verdad, que su libertad es "para todos", cuando solo es de ella para explotar al pueblo. Desde los mismos inicios de la revolución francesa; se trató sólo de derechos en el papel, como bien señalaron los revolucionarios de la época, entre ellos los agrupados en la llamada Conspiración de los Iguales, Gracco Babeuf por ejemplo; y eso que la aristocracia no tenía medios de comunicación (entiéndase manipulación, tergiversación y propaganda). Si en algo ha sido ducha la burguesía y oligarquías mundiales y nacionales, como clase dominante ha sido en la tergiversación de hechos, así crean la ilusión, que su libertad de explotación del hombre por el hombre es la libertad del hombre, que su democracia de clase es una democracia absoluta. Hay que dejarlo bien claro, una cosa es la democracia burguesa y otra cualitativamente distinta debe ser la Democracia Participativa y Protagónica (revolucionaria Bolivariana siglo XXI).

Con las recientes sentencias de la Sala Constitucional del TSJ, números 155 y 156, pasa lo mismo, son sentencias ajustadas a Derecho, que no hacen más que tratar de garantizar la defensa del sistema constitucional que la mayoría mercenaria de la asamblea insiste en desconocer y desacatar, pero la oposición y los mercenarios del capital trasnacional tergiversan la verdad, y venden la idea de que las sentencias son un atentado a la democracia, los diputados pueden conspirar, declarar que el presidente abandonó el cargo, llamar a incendiar al país, pero eso no es delito porque ellos así lo dicen, según ellos sus palabras valen más que los hechos, quizás hasta sientan que pueden abrir las aguas, sobre todo porque los medios de tergiversación así lo dicen. La verdad es que la Asamblea Nacional en tan sólo dos días podría salir del desacato, el fondo del asunto es político, es lucha de clases. La Sala Constitucional sólo está asumiendo las funciones que los diputados de oposición, por estar en desacato y actitud golpista, no asumen, es decir, la Sala está garantizando el funcionamiento de la institucionalidad democrática y Constitucional, dando una solución como se lo ordena el art. 336 de la Constitución, ante una controversia entre poderes públicos, no se trata de leguleyismos, aunque soy abogado, los análisis legales se los dejo a los cientos de colegas que escriben sobre el tema, quienes seguro harán buenos análisis jurídicos y detallados. En cuanto a las sentencias, bástese decir, que comparto lo señalado por el abogado Isaías Rodríguez, ex fiscal de la nación, quien ha afirmado que están ajustadas a Derecho, y viene señalando, que Venezuela no es un régimen parlamentario, es "presidencialista – judicialista", porque la Sala Constitucional tiene el mandato constitucional de regular y garantizar el funcionamiento institucional de la República, de la supremacía y efectividad de las normas, y principios constitucionales (art. 336 CRBV), es decir, el funcionamiento de la institucionalidad, y eso es lo que pretende la Sala con las sentencias de la controversia, las cuales son completamente ajustada a Derecho. Luego; si por estar en un sistema político mundial casi absolutamente capitalista, al servicio de la hegemonía de las trasnacionales, salvo pocas y honrosas excepciones; el gobierno se ve obligado a adoptar ciertas medidas tácticas, eso es harina de otro costal, y pertenece al área de la táctica y la estrategia, y las circunstancias concretas del momento histórico. Lo cual es valedero, mientras no se abandonen los principios de soberanía y lucha por construir el Socialismo.

Ahora bien, en los albores e intentos de construir un proceso de transición post capitalista, como es el caso actual de la República Bolivariana de Venezuela, existe la lucha por un nuevo tipo de democracia, la Participativa (de contenido popular y revolucionario) contra la representativa o burguesa, como vemos en los recientes acontecimientos de la OEA, los países capitalistas se sienten en el derecho de imponer su criterio de democracia como el standard internacional de lo que debe ser la democracia. En esto no van ha transigir nunca, pues, ninguna clase dominante ha cedido nunca en la historia, sus privilegios motus propio o por verdadero reconocimiento de la mayoría, para eso tienen el golpe de Estado, para reestablecer e imponer socialmente sus intereses económicos, y sus tergiversaciones de la verdad. Eso es lo que explica la aparente insensatez de la dirigencia de la oposición venezolana, no es que sean brutos, que lo son. Son es intereses de clase, son los mercenarios del capital trasnacional y nacional, del sistema capitalista.

Los clásicos (Marx, Engels, Lenin, etc.) hablaban de Dictadura Democrática del Proletariado en la acepción de defensa de los intereses de las mayorías. Los medios capitalistas se empeñan en borrar la palabra "democrática" para distorsionar la verdad, y facilitar la manipulación de las conciencias de las mayorías. Ahora podemos hablar, con base a nuestras circunstancias históricas, de "Democracia Revolucionaria Siglo XXI", y las sentencias controvertidas deberían ser instrumento para afianzar su defensa y construcción.

Este nuevo tipo de democracia requiere la imposición de un nuevo sistema conceptual jurídico-institucional, el cual no se impone de una vez, total y completamente. Es producto de una larga lucha de clases, de avances, retrocesos, equivocaciones, correcciones, zig zags, avances y retrocesos, movimientos laterales y demás estratagemas que requieran las circunstancias y que sean necesarias para avanzar sin dejar de lado los principios. Requiere una nueva Constitución (ya la tenemos), con nuevas Salas, como la Constitucional, y nuevas figuras jurídicas que desplacen a las antiguas, y permitan defender los intereses populares, la sentencias habilitante son un ejemplo, y que se van creando al fragor de la lucha, para enfrentar las ya caducas, como la inmunidad parlamentaria burguesa, usada como instrumento burgués de subversión. Sólo la lucha misma va determinando que medidas son necesarias, ahora Sentencias habilitantes. Antes leyes habilitantes. Es la nueva legalidad popular abriéndose paso ante la contrarrevolución burguesa de un sistema internacional dominado por el capitalismo, la globalización es de la las trasnacionales, no un fenómeno de cibernética, aunque ésta influya. Que la OEA los apoya. ¿Es que podría ser de otra manera?.

Las decisiones allanan el camino para enjuiciar a los mercenarios del capital, esbirros y traidores del pueblo. La inmunidad burguesa no los ampara para tales delitos, ni crea súper ciudadanos o protege delincuentes, habilitan al presidente para que revise (tome medidas), es decir, son decisiones habilitantes, que ponen el balón del lado de la Fiscalía y los tribunales.

Ahora se entiende la actitud de la Fiscalía para evadir su responsabilidad en la aplicación de la Justicia. Ya desde hace tiempo se notaba su omisión en la aplicación de la ley a los golpistas. La oposición puede decir que el Presidente abandonó el cargo, llamar a desobedecer las decisiones judiciales, y la Fiscalía, bien gracias. Ahora se entiende, se le cayó la máscara.

Lo que sí debe haber es coherencia en la vanguardia del proceso, para minimizar los errores.

"No faltarán los que traten de aprovechar coyunturas difíciles para mantener ese empeño de la restauración del capitalismo, del neoliberalismo, para acabar con la Patria".

Hugo Chávez 8 dic.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 715 veces.



Felson Yajure


Visite el perfil de Felson Yajure para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: