El Sistema, la crisis y las lecciones de la historia

Como bien lo señalò Hugo Chàvez, estamos en el punto de lo que no termina de fenecer y lo que debe nacer...El sistema capitalista parece invulnerable, pues ha resistido muchas pruebas y avatares en un cuarto de siglo-cuarta repùblica-  y en el recièn siglo XXI. Un poco a la manera de lo que ocurre en el reino de la naturaleza, el sistema procura renovarse a travès de los baños electorales o por las diversas apelaciones fàcticas segùn las circunstancias y sus capacidades de poder.

La crisis que està enfrentando ahora podrìa debilitarlo a fondo y traer otras perspectivas a nivel global y, en particular, para el paìs. Se trata ante todo de un problema polìtico, de poder.

Hay que precisar los fundamentos y mecanismos de la dominaciòn que ejercieron AD,Copei en menor medida y los poderes fàcticos econòmicos,militares y religiosos. El clientelismo es una situaciòn històrica en la cual las masas populares renuncian a su iniciativa y a su participaciòn directa en las luchas polìtias a cambio de ciertas lisonjas que les labra un aparato burocràtico. Fuè por cierto, la gran lecciòn y preocupaciòn que Chàvez llamò a no caer, repetir y superar por vìa de la construcciòn de una nueva cultura polìtica. De no haberse producido, si es el caso, la historia estarà condenada a repetirse y sucederse como tragedia y farsa. Es a lo que juega la derecha-ultraderecha nacional y la injerencia imperial norteamericana. Si el olvido tiene memoria, la historia no debe repetirse....

El dominio de los poderes polìticos y fàcticos del pasado cuartorepublicano se instituyò en la perversiòn del principio representativo mediante un escamoteo històrico en el que las camarillas burocràticas habìan sustituido por completo a las masas como sujetos esenciales de todos los procesos.

Ahora, en una coyuntura bien distinta como la que hemos vivido en los ùltimos quince años, es posible, es imperativo, perturbar la preeminencia burocràtica.

Pero ello implica una polìtica y unas consignas con filo muy tajante que sacudan el universo, hasta ahora...y por ahora  paralizado, de la acciòn popular. En esta nueva senda que se perfila es necesario renunciar a toda idea de compartir con la burocracia o recibir de ella los gajes o lisonjas que la inmovilicen y secuestren su condiciòn de sujetos històricos heredados del aprendizaje con el comandante. El clientelismo cuartorepublicano gozò de una hegemonìa porque acorralaron y sembraron ilusiones de armonìa para perpetuarse en el poder.

Ahora hoy, es el momento de superar, acabar el compradrismo. No se trata de alternar con el clientelismo. El reto es romperlo y proyectar una tàctica y estrategia como sujetos històricos, para enfrentar la crisis.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1422 veces.



Luís Palencia


Visite el perfil de Luís Palencia para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: